TERCERA SESIÓN ORDINARIA DE LA ASAMBLEA GENERAL DEL CES CDMX

151116-fotos-miguel-angel-mancera-tercera-sesion-ordinaria-de-la-asamblea-general-del-ces-cdmx-1Fecha:15 NOVIEMBRE DE 2016

Lugar:Museo de la Ciudad de México.

Muy buenas tardes a todas, a todos ustedes, me da mucho gusto saludarlos, saludarlas. Agradecer a todos los distinguidos integrantes de este Consejo Económico de la Ciudad de México que verdaderamente ha sido, y sigue siendo muy productivo para tareas esenciales de la Ciudad de México.

A mí me parece que la función que ha tomado ahora el Consejo, el impulso que ha tenido, está mostrando que es un instrumento de construcción de políticas públicas que debiera de estar replicado. ¿A qué me refiero con esto? Me refiero a que este Consejo económico debiera estar, para mi gusto, también en todo el marco del país. Es decir, las tareas de conducción económica, que se plantean en el seno de una participación tan plural, tan incluyente y además, de actores de la vida diaria fundamentales para poder construir una política pública.

 

Aquí se escucha a los empresarios, se escucha a los académicos, a los actores políticos territoriales, a los representantes de los trabajadores; a todos los sectores involucrados en la tarea económica de una comunidad.

 

Yo estoy seguro que si este mismo esquema lo tuviéramos a nivel nacional, estaríamos construyendo una política pública que no fuera solamente del pensamiento unitario, sino de una serie de personas y personalidades, e instituciones que podrían advertir tanto riesgos, como líneas de acción que se vuelven fundamentales para las tareas propias de esta conducción.

 

Quiero saludar, por supuesto, la presencia del presidente ejecutivo, del doctor Eduardo Vega, que siempre lleva una conducción muy atinada de este Consejo; al secretario de Economía de la Ciudad de México; a los secretarios de Gabinete, de Gabinete Ampliado; diferentes representantes de las demarcaciones políticas de la Ciudad de México, y también a los representantes de la academia, del sector empresarial, y del sector de los trabajadores. A todos ustedes, muchísimas gracias.

 

Yo creo que aquí ya se han dicho varias de las cosas que hoy estamos trabajando, y solamente quisiera señalar algunas de ellas de manera muy enfática.

 

El tema del salario mínimo. Seguimos hoy trabajando a favor del salario mínimo. Lo seguimos divulgando. Hay sitios todavía en nuestro país en donde no están bien enterados de qué es lo que se está proponiendo con el salario mínimo, y lo estamos llevando del norte al sur, en todo el territorio nacional, y está teniendo una aceptación muy, muy importante.

 

Platicaba yo con el presidente del Consejo, que este curso que se inauguró en la UNAM, curso de salario mínimo —un curso de ocho semanas—, cuenta con más de 108 interesados inscritos digamos que —no quisiera decir solamente alumnos porque se pensarían que son alumnos de la Facultad, no— está viniendo gente de todos lados, incluso inscritos de la Secretaría del Trabajo del Gobierno Federal —que me parece muy oportuno además, porque ahí es donde hay que explicar bien de qué se trata—.

 

Entonces, esto es una fuerza que no se debe detener, mucho menos ahora, todo por el contrario. Yo creo que ahora hay muchos más razones que antes para impulsar el tema del salario mínimo, porque se ha demostrado que puede generar productividad, que puede impulsar varias de las cadenas económicas deseables para la economía nacional, así que me parece que esto es muy oportuno.

 

Quiero felicitar también a la secretaria del Trabajo por esta presentación del libro de los cuidados; esto ha sido una política pública que se ha venido construyendo con la CEPAL, en un origen, en donde de manera global, y me refiero a todo el mundo, es una preocupación constante este cambio de la pirámide generacional, en donde cada vez hay más adultos mayores y más personas que requieren de esto que son los cuidados y se genera el cuidado local, el cuidado doméstico, que ahora puede ser visto como una actividad económica propicia y, por supuesto también, acorde a esta nueva realidad que se presenta en la sociedad. Entonces, hablamos de economía del cuidado.

 

Y desde el seno de este Consejo, este es otro producto más que, en adición quiero comentar, será comentado en la próxima FIL en Guadalajara, Jalisco. Este es un libro producto de esta sede del Consejo Económico de la Ciudad de México que, conjuntamente, con el libro de salario mínimo que se presentó ahí también en la FIL, ahora este de economía del cuidado está sumado a estas tareas.

 

De la misma manera, quiero recordarles a ustedes que tenemos otro trabajo que se va a presentar en la FIL, que es el de las tendencias territoriales determinantes del futuro de la Ciudad de México. Esto ha sido un estudio muy importante, detallado, profundo, de geografía, de geomática, de varias de las oportunidades y de varias de las líneas o trazos analíticos de cómo puede reformularse la agenda e irse replanteando la agenda de desarrollo económico y social de nuestra ciudad en la zona metropolitana. Hablamos de la zona metropolitana con los fenómenos poblacionales y, por supuesto, con los impactos ambientales. Seguramente, una copia de este trabajo lo estaremos entregando en la próxima reunión de C40 en donde vendrán alcaldes de todo el mundo a platicar acerca del cambio climático y de otras realidades mundiales.

 

Hoy seguimos trabajando desde acá, con ustedes, en los cambios estructurales de la Ciudad de México en materia económica. Hoy no podemos también, dejar de comentar esto que se ha señalado aquí, que es la reconversión digital, que es un planteamiento para una ciudad así, ciudad digital y del conocimiento —como nos lo acaban de explicar— una ciudad que se ha transformado.

 

Hay por ahí en política un ejercicio muy claro de lo que se genera cuando hay una visión de lo que está sucediendo. Primero, es estar claros que lo que era ya no va volver a ser, la Ciudad de México no volverá a ser una ciudad que se comunique a través de los teléfonos alámbricos, por ejemplo; ahora la Ciudad de México está en una comunicación 2.0 permanente; y eso, ha llevado a que este gobierno haya iniciado una comunicación a través de las apps. Hoy tenemos una serie de apps que están conviviendo con la Ciudad de México. Tenemos una política de open data robusta que está siendo aprovechada por los programadores, por los generadores de este tipo de informaciones, y cada vez serán mucho más importantes.

 

Hoy la ciudad está analizando perfectamente lo que  es su “arsenal”, digamos, de fibra óptica y todas las oportunidades que ello le genera. Estamos, por supuesto, evitando procesos administrativos que lleven a doblar o duplicar procedimientos en la espera de atención del usuario, y hemos eliminado más de dos mil 500 trámites obsoletos para la Ciudad de México y generado nuevos nichos de oportunidad.

 

Yo me comprometí, por ejemplo, a evitar el papel en los residuos de los servidores públicos de la ciudad. Pareciera algo muy simple, pero estamos hablando de más de 300 mil impresiones que se hacían mes con mes, esto estará generando ya ahorros para la Ciudad de México y estamos avanzando de manera sustancial.

 

Lo mismo para los registros de acceso de entrada y salida; en una ciudad que quiere estar comunicada en todos sus procesos y que nos lleva al control biométrico, lo cual también está generando ahorros para la Ciudad de México en su ejercicio de gobierno. Es acelerar un proceso de reconversión digital, es trabajarlo con todo compromiso.

 

Y yo quisiera hoy, además de conocer varias de las tareas en materia económica que se están haciendo en la Ciudad de México y que ustedes deben de conocer, como son los programas de apoyo a indígenas para efectos de emprendimiento, como es el  programa “Yo Te Apoyo” que busca tener penetración y su nicho son las micro empresas de esta ciudad que son verdaderamente importantes, en un número de 400 mil, más o menos, 430 mil, y que estamos apoyando ya hoy llegando casi a 70 mil de éstas, lo que puede generar ciclos económicos importantes.

 

Lo mismo, que es el programa de “Apoyo a las Mujeres”, en un esquema de privación de la libertad, pero próximas a reincorporarse al sistema económico, a fin de que no salgan sin instrumentos, sin herramientas, sino todo lo contrario.

 

Bueno, todos estos instrumentos me parece que son absolutamente indispensables para el diseño de la Ciudad de México y para su futuro económico.

 

Ayer hacía yo referencia a la necesidad de invertir más en construcción en la ciudad, sobre todo en los nichos de vivienda de interés, medio interés social. Ahí vamos a hacer un llamado de nueva cuenta a la Asamblea Legislativa para que en breve se pueda presentar ya la aprobación de esta Ley de Vivienda, de esta modificación a la Ley de Vivienda, a las reglas 11 y 4 también de la misma materia, para poder estar en condiciones de aprovechar lo que hoy es un millón de créditos para los trabajadores, que no estamos utilizando en la Ciudad de México.

 

Ahí están los créditos, pero no los estamos utilizando por algunos obstáculos legislativos. Yo creo que esto va a ser también un avance muy importante.

 

Eso es lo que queremos construir, no construir muros, sino construir viviendas. Y hoy se muestra una oportunidad muy importante para México.

 

México tiene la oportunidad de demostrar todo lo que es su bagaje económico, toda su fuerza económica, una fuerza económica interna muy importante, que a veces menospreciamos o a veces conducimos a sitios muy complejos o complicados, ¿no?

 

La verdad es que hemos encontrado que hay un aliciente, por ejemplo, hacia las nuevas energías, hacia las energías renovables, pero cuando tú tratas de echar a andar uno de estos mecanismos, te vas a encontrar con “cien mil” disposiciones normativas, que lo único que estamos logrando es ahuyentar a quienes quieran participar en este tipo de procesos.

 

Entonces, esto es lo que me parece que hoy tendríamos que sentarnos, por eso hablo de un Consejo Económico de nivel nacional, que me parece que pudiera ser muy oportuno en un replanteamiento quizá a futuro de nuestro tratamiento económico.

 

Hoy yo quisiera decirles que es muy importante para este Consejo que tengamos una visión clara de cuál es el panorama hacia la posible apertura del TLC, a esta reapertura del TLC, yo creo que este Consejo debiera de tener un análisis muy puntual.

 

Para esto me permito sugerir que convoquemos a la UNAM, al Politécnico, al Tec, al CIDE, por supuesto, a la UAM, al ITAM, que también está incluido en este Consejo. A los empresarios aquí representados, a los sindicatos que también tendrán, sin duda, repercusión con esto que está planteado, que es muy probable que se realice.

 

Si es que se va abrir este Tratado de Libre Comercio, pues sepamos exactamente  de qué se trata y qué podemos hacer; sepamos exactamente cuál es el rol que estará jugando nuestro país, cuáles son los puntos que hay que defender, cómo vamos a proteger a nuestra economía, porque finalmente es un tratado en donde hay tres pares –al menos en el documento– y estos pues pares deberían ir a hacer propuestas, no a esperar a ver qué nos proponen o esperar a ver qué es lo que se acuerda por dos para que lo asuma el tercero.

 

Entonces, me parece que es muy importante que nuestra sociedad sepa exactamente de qué se trata y quizá pudiéramos convocar a un foro, querido presidente, que usted encabezara, que usted pudiera llevar a cabo, en donde estos organismos y estas áreas de la sociedad civil pudieran participar y en breve, tuviéramos nosotros un panorama muy claro para también tomar una posición desde el Gobierno de la Ciudad de México.

 

No lo quiero hacer a título particular, porque para eso tenemos un Consejo Económico en la Ciudad de México. Entonces, quiero estar bien informado, quiero estar con una línea de análisis de estudio serio y que nosotros podamos presentarle a la ciudadanía que es lo que opina este Consejo, derivado de esta experiencia, respecto a esta posibilidad de apertura del Tratado de Libre Comercio.

 

Me parece que no hay que tomarlo a la ligera y tampoco hay que esperarnos a que el destino nos alcance, sino debemos de anticiparnos y decir cuáles son los puntos, cuáles le han dado un desarrollo económico a nuestro país, cuáles están siendo motores, cuáles estarían en riesgo, cuáles hay que cuidar más. Entonces, estar bien enterados de esto, me parece que sería fundamental.

 

Por todo lo anterior yo quiero felicitar a los integrantes del Consejo, celebrar que se hayan presentado estos dos trabajos, estaremos muy atentos, también el de Eduardo, por supuesto, que me parece muy oportuno lo que ha planteado Eduardo, que se tome esto en cuenta.

 

Yo no sé si ustedes están bien enterados, pero todos los días estamos presentando actividades culturales en el Metro, todos los días, absolutamente todos los días hemos tenido cartelera cultural en el Metro y la convocatoria, las consecuencias de derrama económica, lo que te genera para productividad en todo, es muy importante.

 

Entonces, sí es también muy oportuno que podamos voltear, porque –bueno– Eduardo además de antropólogo, es poeta, ¿no? Y si alguien se quiere dedicar a la poesía, pues también, que sepa cuáles son los nichos de oportunidad, porque si no dirías, si se dedica nada más a la poesía, “de qué vamos a vivir”, le diría la novia, ¿no? Pues que sepa que también puede haber una oportunidad importante si tenemos estas agrupaciones, asociaciones o –como decías– esta industria artística, que es sin duda, muy importante si nosotros la sabemos canalizar.

 

La Ciudad de México está empeñada en rescatar muchos de los sitios con una amplia tradición artística de esta ciudad, y que sin duda es un motor económico también muy importante.

 

Si algo nos ha consolidado ahora como una potencia turística, es la cultura que hay en esta ciudad. Si algo nos ha consolidado como potencia turística, es toda la diversidad de manifestaciones en que se presentan, y si no de ahí tomen ustedes el ejemplo del pasado Festival del Día de Muertos, que nada más le quiero recordar al secretario de Turismo federal, que esto es algo que se ha hecho toda la vida en la Ciudad de México; no es algo que se le haya ocurrido para este año. Nosotros hemos tenido esta “fiesta de muertos” desde siempre, bueno, pues desde los Aztecas, nada más, ¿no? Entonces, si ahora nos queremos adjudicar títulos, pues ahí está el tema.

 

Pero, vaya, esta es una fiesta de la Ciudad de México, acabamos de publicar también el Decreto correspondiente, y esta va a seguir siendo una fiesta de la Ciudad de México, que se volverá más grande porque, desde ahora quiero convocar a los representantes de las diferentes delegaciones, para que el próximo año participen todas las delegaciones en esta festividad de la Ciudad de México.

 

Es una representación muy importante y a nivel mundial tiene una fuerza también muy importante. No es que solo se haga en la Ciudad de México, eso es diferente, se hace en Aguascalientes –acabo de ir a Tabasco y allá también tuvieron su festividad de Día de Muertos–, eso es natural, simplemente acá tenemos una particular.

 

Nos decían que no, que porque –digamos– las grandes marionetas, los grandes personajes que se presentaron, que no eran propios de la ciudad, pues los hicimos aquí en la ciudad, si no mal recuerdo, ¿no? En el Faro, se hicieron en el Faro de Oriente, para mayor información.

 

Entonces, pues ya si eso no es de la ciudad, entonces no sé de quién sea; al rato nos van a decir que los hizo no sé quién. Lo de James Bond fue una coyuntura, pero no quiere decir que la tradición mexicana esté sujeta a la producción de una película. Esto es algo que pertenece a la cultura propia de los mexicanos. Entonces, eso lo vamos a seguir defendiendo.

 

Y hoy yo quiero agradecerles a todos y cada uno de ustedes su participación. Y siendo las trece horas con treinta minutos, del día 15 de noviembre de 2016, declaro formalmente clausurada esta sesión, esta Tercera Sesión Ordinaria 2016 del Consejo Económico y Social de la Ciudad de México reunido en Asamblea. Muchísimas gracias, muy buenas tardes, que la pasen muy bien.