Ceremonia de Visitante Distinguido a Stephen Wiltshire, artista inglés

ceremonia-de-visitanteFecha: 26 OCTUBRE DE 2016

Lugar:Salón de Cabildos del Antiguo Palacio del Ayuntamiento

Muy buen día a todas y todos ustedes, quiero saludar y dar la bienvenida de nueva cuenta a Stephen Wiltshire, a su distinguida hermana; a todos y cada uno de los amigos que nos acompañan el día de hoy y que siempre están participando en muchas de las tareas de la Ciudad de México.

Hoy, esta convocatoria tiene que ir también al presidente de los Bancos de nuestro país, que nos ha apoyado mucho en diferentes tareas.

Así es que a los patrocinadores como lo es el caso, hoy específicamente, de Bancomer —que por cierto es en la Torre Bancomer en donde está desarrollándose esta importantísima experiencia artística para la Ciudad de México—, y por eso, reitero mi saludo al presidente del Consejo de Administración y al director de Comunicación y que va a quedar plasmada, entiendo, en el lienzo ya quedó plasmada la Torre Bancomer.

Hoy aprovechamos para saludar Stephen. Agradecerle mucho la visita porque sabemos que, dentro de este especial talento que tiene, él ha plasmado ya a otras ciudades mundiales. Él se ha ocupado de ciudades de gran renombre o de gran tradición y de gran tamaño, como platicaba yo con él.

Me decía que ha visto una Ciudad de México grande, una ciudad, me decía, con muchos detalles, tiene muchos detalles que hay que recordar. Él decía que era difícil recordar todos los detalles. Bueno, después de lo que vemos, cómo lo dibuja y cómo lo plasma, verdaderamente, difícil sería para uno, él tiene una facultad increíble, es absolutamente increíble lo que realiza.

Me da mucho gusto saludar también al presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, al presidente de la Comisión de Gobierno y, verdaderamente, estamos muy contentos con esta visita de Stephen Wiltshire, porque la Ciudad de México se coloca otra vez en este lugar que le corresponde, que es un lugar como ciudad global, como ciudad de convocatoria a eventos de talla mundial.

Y esta oportunidad de que un artista con este don tan particular, como lo tiene él, deje huella y deje plasmado en un lienzo toda la interpretación de su memoria en nuestra capital es, verdaderamente, gratificante para nosotros. Le preguntaba yo a él, hace unos minutos, cuándo terminará este importante trabajo, me dice que calcula que el viernes esté concluyendo ya. Y la verdad, es que estamos ansiosos ya por ver todos esos detalles. Pero es verdaderamente impresionante —yo no sé si ya tuvieron ustedes oportunidad de verlo— lo que detalla en cada uno de los trazos que va conformando.

Pude ver y también me sentí muy contento de que haya quedado el WorldTrade Center—porque por ahí vivo yo, entonces ya quedó constancia también de esta zona—, pero lo cierto es que hoy estamos, la Ciudad de México en esta categoría de interpretación artística, muy particular de él como lo esta Nueva York, como lo está Sidney, como lo está Hong Kong, como lo está San Francisco, Dubái, Estambul, París y Roma, entre otras.

Me resultó muy gratificante escuchar algún comentario de una entrevista que le hicieron de “bote pronto” y que dijo: “no pensaba que la Ciudad de México fuera así, pero me pareciera que tiene alguna similitud con Tokio”. Y ahora le preguntaba yo y le preguntaba a su hermana, y me reiteraban esto, “pues pareciera como algunas de las ciudades que hemos visto en Japón”.

Hoy estamos pues con este talento artístico, con este dibujo que está enmarcado en un momento muy importante para la Ciudad de México de proyección mundial, como lo decía yo, con eventos de talla mundial. Este se viene a sumar a la Fórmula 1, a la NFL, a todo lo que vamos a estar viviendo en los próximos días; al gran festival del Día de Muertos de la Ciudad de México que será también acontecimiento en la parte de Avenida Juárez; la gran Rodada de Reforma conmemorativa también de esta tarea.

Él, con su talento, captura hoy una ciudad moderna. Captura hoy una ciudad que está en desarrollo. Y hoy nos muestra todo lo que a veces no vemos de la Ciudad de México. Todo lo que se nos hace tan común, que no podemos a veces dimensionar la gran inversión, el gran trabajo y el gran desarrollo que tiene hoy nuestra capital.

A veces, es necesario que alguien venga de fuera para que nos abra este espectro, y para que nos diga: “mira, esta es tu ciudad, esta es una ciudad de la que te debes sentir orgulloso”. Es una ciudad que se puede plasmar en un lienzo y que puede dar esto —que ustedes lo van a ver cuando termine— estoy seguro, estoy convencido, va a ser una gran experiencia artística.

Esto es lo que queremos hablar de la Ciudad de México. Estas son las cosas buenas que le pasan a la ciudad. Y reitero, es un poco lo que te sucede cuando tienes a tus hijos, que tú no te das cuenta de cómo están creciendo y cómo están cambiando y de repente llega alguien de fuera, los ve y les dice: “pero cómo has crecido”. Volteas y dices: “pero yo lo veo igual”. Pues no.

La Ciudad de México está así, está ahora en los ojos de Stephen. Está mostrándose con toda su grandeza y verán ustedes esta gran experiencia.

Agradecer, sin más, todo su talento, todo la dedicación. Agradecer a Stephen que haya decidido y haya colocado su tiempo, su dedicación y todo este don, este talento particular que tiene él, para, con una memoria fotográfica —no hay otra forma de decir— es una memoria fotográfica de altísima resolución —porque a veces uno puede presumir de memoria fotográfica, pero yo no creo que tengamos una memoria fotográfica HD— de muy alto alcance. Porque, verdaderamente, estamos impresionados con lo que puede lograr.

Y por eso, es que la Ciudad de México hoy se siente, verdaderamente, satisfecha y contenta de declararlo huésped visitante distinguido de esta ciudad. Agradeciéndole, de nueva cuenta que, con su obra artística, deje plasmado aquí en la Ciudad de México.

Muchas gracias por tu trabajo Stephen. Gracias por tu trabajo y dedicación a la Ciudad de México.

Muchas gracias, muchísimas gracias por todo este tiempo. Y vamos a esperar a tener esta obra que, seguramente, después tendrá muchas reproducciones para poder tener por ahí un buen recuerdo de esta gran Ciudad de México, de la que debemos de sentirnos muy orgullosos.

Como lo habrá dicho y como lo dijera en su momento el gran escritor Carlos Fuentes: es una gran ciudad, es una ciudad que convoca a mucha gente a ser parte de la historia. Hoy nos está convocando a ser parte de la historia. Una historia que, como él refería, se cocina a fuego lento y que hay que recordar pues hoy su grandeza. La grandeza que hoy mismo admiraba Stephen en esta parte de lo que fue Tenochtitlán y de lo que fue un cambio hacia la conquista; y tener aquí a unos pasos lo que él está retratando en su dibujo: una ciudad monumental, una ciudad de palacios, ahora con palacios altamente modernos.

Muchas gracias a todos y cada uno de ustedes. Y de nueva cuenta, gracias Stephen, por todo.