Alianza CONACYT/STC/CIDESI Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica, en las instalaciones del Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDESI)

Fecha: 17 AGOSTO DE 2016

Lugar: Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDESI)

Muy buenas tardes. Buenas tardes a todas, a todos ustedes. Quiero agradecer todas las atenciones y por supuesto la colaboración permanente con las tareas y proyectos que se han planteado a CONACYT, a su director general, al doctor Enrique Cabrero, muchísimas gracias.

Hoy agradecer también al doctor Jesús González Hernández y a todo su equipo, que nos han dado una explicación muy detallada y muy interesante de todo lo que se está haciendo en este lugar de innovación, de desarrollo, de investigación.

Por supuesto también permítanme saludar al director de Planeación del CINVESTAV, que nos acompaña el día de hoy; al director de Desarrollo de Negocios de Tecnalia; también al subdirector de Evaluación de Corredores Multimodales de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes; y al subdelegado de BANOBRAS, así como a mis compañeros de Gabinete, Gabinete ampliado; de los amigos y amigas de los medios de comunicación. Muchas gracias, gracias por su presencia. A todos y cada uno de ustedes, muchas gracias.

Hoy estamos siendo testigos no solo de la donación de este tren, digamos de este carro del Metro, sino estamos siendo testigo de un cambio radical en la manera de operar del Metro. Hoy gracias al acuerdo del Consejo de Administración del Metro, estamos entregando -a quienes saludo por supuesto-, estamos entregando este carro. Pero lo que se está entregando al país es un antes y después en un tema de innovación tecnológica.

Todo lo que ha venido haciendo el Metro a partir de que se dejó de impulsar, de empujar lo que era el desarrollo de innovación, de tecnología y, por supuesto, de producción, ha sido simplemente comprar en el exterior, depender de las tecnologías, de los desarrollos y de la innovación de otros países.

Nosotros lo que hacíamos era comprar las tarjetas, algunas a Brasil, otras a Francia, otras a diferentes lugares. Acabamos de observar una pieza, por ejemplo, que fue una pieza clave para poder echar a andar la Línea 12 del Metro y que se tuvo que comprar en Gran Bretaña, es una pieza de alta especificación y especialidad del servicio que da. Y ya está haciéndose aquí en México, con este muy provechoso Convenio de Colaboración con CONACYT y con todos los científicos, ingenieros, los jóvenes de mecatrónica y todos los especialistas que están trabajando en esto.

Yo platicaba con el doctor Cabrero y con el doctor Jesús González y les decía: “¿Podemos hacer un tren?”, y me dicen que sí, no muy lejano, ¿verdad?, además no vamos a decir: “Sí, algún día vamos a hacer un tren”, no; sí podemos hacer un tren, se va a trabajar, se va a trabajar con esa visión, con esa mira de poder hacer un tren pronto en México.

Por lo pronto, ahora, ya el Metro de la Ciudad de México, ya está vendiendo tarjetas que antes compraba en el extranjero, hoy ya las está vendiendo México a Chile, por ejemplo, qué importante, ahí es donde está el futuro de nuestro país, ahí es donde está el futuro del desarrollo.

Para muestra basta un botón, acabamos de pasar por una licitación que comentaba Jorge Gaviño, de 10 trenes, empezó con 10 trenes, fueron 12 trenes, tres mil 295 millones 50 mil pesos en esos trenes que obviamente no van a ser para el país, tendrá algo de carga en lo que participen algunos trabajadores mexicanos, pero realmente no es para nosotros, cuando debiera ser para nosotros, esos tres mil 295 millones 50 mil pesos podrían estar hoy destinados al desarrollo de México, nada más por poner un ejemplo. Todo esto podemos hacer, todo esto lo podemos desarrollar.

Yo quiero felicitar verdaderamente a todos los ingenieros, los científicos, a todos los técnicos que han podido hacer posible lo que acabamos de ver, los pernos que observamos que ya se desarrollaron, los rieles del sistema de suspensión que acabamos de ver son piezas que ya no se conseguían y que estaban condenando a varios de los trenes a quedarse ahí, para siempre arrumbados porque no se conseguían las piezas simple y sencillamente.

Este tren es de 1976 o 79 ¿No, Jorge? 79, imagínense ustedes entonces es un convenio muy afortunado, yo verdaderamente, miren, vamos a vivir el próximo año recortes presupuestales ya lo sabemos —ya está, como dicen por ahí, ya está cantado el tiro— de que va a ver recortes presupuestales.

Pero yo quiero hacer un llamado de nueva cuenta para que no se afecten recortes presupuestales ni en educación, ni en salud y en este rubro tampoco yo creo que a CONACYT no se le debe recortar el presupuesto, conste que lo estoy diciendo yo, que lo estoy diciendo a título personal, asumo la responsabilidad, no se lo había comentado siquiera al director, pero no se le debiera de recortar el presupuesto.

Porque gracias a eso, gracias a ese presupuesto hoy con 10 millones y con 20 millones verdaderamente vamos a tener un beneficio invaluable para la ciudad, para el Metro y que sí se puede también cuantificar económicamente.

Y con este nuevo esfuerzo que estamos haciendo en donde nosotros estamos colocando 50 millones y CONACYT está colocando 30 millones vamos a redoblar esta tarea, que además le estamos dando transferencia de tecnología, transferencia de conocimientos a muchos jóvenes que están aprendiendo a hacer este tipo de trabajos, de trabajos de alta especialidad.

Verdaderamente, se los digo sinceramente estoy emocionado de ver esto que nos acaban de mostrar acá, toda esta pieza. para mis amigos y amigas de los medios de comunicación, toda esta área que acabamos de visitar esta destinada al Metro, todas esas grandes máquinas robóticas están trabajando nada más en piezas del Metro, y así vamos a estar trabajando un rato en lo que tenemos todo este convenio.

Yo creo que ya no se debe detener. El Metro debe ser autosustentable en este asunto de la tecnología, los proyectos que nos acaban de mostrar, proyectos específicos, para seguridad, para optimización y por supuesto para brindar un mejor servicio a la gente.

Está de verlos con detalle, de verlos con mucho cuidado, cada uno de ellos, cada uno de ellos va a traer un beneficio muy importante, como ya se están viendo hoy los frutos, Jorge cuando me lo platicó y me dijo: “Mira, no podemos echar a andar los trenes de la Línea A con nueve carros, porque es una tecnología que hay que ir a hacer estudios a Francia, y luego otros quizá complementar con algún tema en España”. Era pues algo que primero te iba a llevar muchos años, luego muchos recursos, y luego quién sabe si se iba a poder o no.

Hoy ya se está haciendo, a partir de este convenio, a partir de ese capital semilla, de ese laboratorio, hoy ya la ciudadanía está viendo la diferencia de ir con un tren de seis carros, a un tren de nueve carros. Estamos hablando de mil 500 personas que hoy se están transportando en esos trenes, gracias a la tecnología, gracias a la innovación.

México debe de apostarle más a esto, debiéramos de tener mucha más innovación, para eso se requieren recursos también, hay que apostarle más, porque nosotros se los decimos a los jóvenes permanentemente, sean emprendedores, arriésguense, atrévanse a fracasar, y nosotros parece que queremos seguir conservando y conservando los números y cuidándolos. No, también atrevámonos a que México sea un espacio muy potente en esto que serán transferencias de tecnologías y un referente.

Por ejemplo, yo estoy seguro que con este laboratorio, con el otro laboratorio que tenemos allá en la Ciudad de México, el Metro de Guadalajara, el Metro de Monterrey, y por qué no hasta el Tren México-Toluca cuando funcione, todos esos sistemas ferroviarios, van a tener aquí un referente para sus piezas, para sus trabajos, y eso nos va a dar desarrollo y nos va a dar progreso en el país.

Así que muchas gracias otra vez, gracias por todo el apoyo al Sistema de Transporte Colectivo Metro, todos nosotros se lo reconocemos, y gracias a que le siguen apostando a la ciencia. Los científicos siempre nos sorprenden y nos seguirán sorprendiendo permanentemente. Muchas felicidades a todos y cada uno de ustedes. Muchas gracias.