Clínica de Autismo CDMX, Clínica de Intervención de Trastornos Físicos, Sensoriales y del Neurodesarrollo, en el Centro de Salud “Galo Soberón y Parra”

FECHA: 10 DE FEBRERO DE 2016

LUGAR:Camarones No. 485 esquina Norte 87, colonia Sindicato Mexicano de Electricistas, delegación Azcapotzalco

TEMA:Clínica de Autismo CDMX, Clínica de Intervención de Trastornos Físicos, Sensoriales y del Neurodesarrollo, en el Centro de Salud “Galo Soberón y Parra”

Buenos días a todas, a todos; me da mucho gusto saludarlos. A todos los especialistas que están trabajando en esta clínica, mi más sincero reconocimiento. A todo el equipo del doctor Ahued, porque este compromiso es un compromiso que lanzamos prácticamente desde la campaña, donde encontramos una parte muy sensible de la población y que hoy estamos cumpliendo.

Otra vez estamos dando nota, y estamos dando cuenta del cumplimiento de los compromisos que hicimos con la Ciudad de México, con quienes más lo necesitan, como lo han dicho aquí.

Quiero agradecer la anfitronía de territorio, al jefe delegacional, a Pablo Moctezuma Barragán, muchas gracias, Pablo, por estar trabajando en conjunto por el bien de Azcapotzalco.

De la misma manera agradecer al presidente de la Comisión de Gobierno, con quien seguramente estaremos platicando, porque queremos seguir con otras acciones, otras acciones que beneficien a la población en general en materia de salud, estaremos platicando al respecto.

Agradecer también al señor Embajador, porque él ha sido una pieza muy importante en eta construcción.

Cuando nosotros nos dispusimos y propusimos a poner manos a la obra, en este proyecto de la clínica del autismo, pues era una tarea especializada, no era cualquier centro de salud, no era repetir un modelo que ya tuviera la Ciudad de México, sino era algo nuevo.

Era algo que se requiere saber, por ejemplo, que hay que contar con una cámara Gesell, que hay que contar con un espacio especial para el desarrollo sensorial, que hay que contar con un espacio especial para el monitoreo del sueño, etcétera.

Y –bueno—, pues además de nuestros especialistas y además por supuesto, del apoyo del Instituto Nacional de Psiquiatría, fue muy importante el apoyo de Israel. A través del Embajador, yo quiero agradecer a los especialistas que estuvieron acá, que nos apoyaron con esas tareas; estuvieron pues, hospedados en la Ciudad de México, y estuvieron dando una serie de pláticas, y transmitiendo conocimientos especializados en autismo.

Por eso, lo que hoy estamos ofertando aquí –como bien lo decía la doctora Medina Mora—, no es un trabajo improvisado, no es algo que vamos a ver si funciona o no funciona, es una clínica que está con especialistas, con equipo especializado y que sabe que dará resultados, el equipo que tenemos aquí  es un equipo que va a dar resultados, que va a beneficiar a la población también, eso está claro.

Ustedes imagínense a una persona de escasos recursos, que de repente se encuentra ante esta problemática. Primero, ¿dónde voy? Luego, si me van a dar un diagnostico correcto, cómo puedo tener un diagnostico certero en este tema.

A veces hay que pasar un peregrinaje por muchos lugares, por muchos espacios, y no se encuentra. Simplemente, “pues quién sabe qué tiene el niño, algo, se le ha de ir quitando, a lo mejor es por el tiempo”. “No fíjate que se parece a su tío, su tío también tuvo algo similar y no pasa nada”.

Es decir, empiezan a construirse algunas historias que no son y que no van a ayudar ni a la familia, ni por supuesto, al niño o a la niña.

Entonces, ¿qué se encuentra aquí? Pues, se encuentra primero un lugar de respuesta inmediata, un lugar de respuesta también, sin otro factor que no es menos importante.

Cuánto significaría en el gasto para una familia que tenga que atender a un paciente con autismo. ¿Cuánto significaría? Calculamos que puede estar entre los siete y los 10 mil pesos mensuales una terapia, es decir, estar yendo a las terapias, estar yendo a algo que es indispensable para el tratamiento.

Ya se dijo aquí que no se conoce la causa y por lo tanto no se tiene cura. Entonces, hay que estarlo tratando y hay que estar llevando de la mano a las familias.

Aquí pues, estamos dando un servicio gratuito –que hoy quiero compartir con mis amigas y amigos de los medios de comunicación—, acompaña hasta la adolescencia prácticamente.

¿Por qué hasta la adolescencia? Porque después entra la doctora Medina Mora. El Instituto Nacional de Psiquiatría se ocupa ya de continuar los tratamientos para personas adultas.

No quiere decir que dejemos desprotegidos a ninguno de los pacientes, sino que estaremos cumpliendo con esta tarea complementaria. Fíjense qué importante es que nosotros sigamos trabajando con los institutos que tiene nuestro país.

Hoy, en el Sistema de Salud de la Ciudad de México, tenemos verdaderas alianzas estratégicas importantísimas, si nosotros no tuviéramos esta clínica hoy, pues seguramente estaríamos hablando con la doctora y refiriendo pacientes, y viendo qué hacemos, cómo lo resolvemos.

Pero, esto va ayudar también a resolver, a quitar cierta presión a la sociedad porque encuentras un lugar donde canalizar la atención.

Es lo mismo que estamos haciendo en el espacio para este tipo de tratamientos de la Secretaría de Seguridad Pública, donde damos también terapia con los equinos, la equinoterapia, ahí también cada sesión de esas podría costar entre 800 y mil pesos; y nosotros las damos gratuitas.

Yo creo que esto hay que verlo en conjunto, cómo está hoy nuestro Sistema de Salud, el Sistema de Salud de la Ciudad de México, no tengo duda –déjenme decirlo de manera aventurada— que es uno de los mejores Sistemas de Salud que hoy por hoy tiene el país.

Porque trabajamos de manera coordinada también, porque hoy a nuestros pacientes con problemas cardiacos, tenemos una referencia inmediata, tecnológica, en tiempo real con el Instituto Nacional de Cardiología, porque nuestros pacientes con problemas respiratorios, tenemos una referencia inmediata también con el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias.

Y ahora, estamos en este trabajo coordinado con el Instituto Nacional de Psiquiatría, no es cualquier clínica –lo quiero dejar claro otra vez—, es una clínica de alta especialidad.

Lo que se está haciendo aquí, lo que vieron ustedes con los niños, con las niñas –amigos, amigas de los medios de comunicación— es trabajo de alta especialidad. No sabemos en qué momento cualquiera de nosotros puede necesitar de estos servicios, para un familiar, para un hijo, para una hija.

Qué bueno que en la Cuidad de México tengamos dónde acudir y que, por supuesto, lo podamos hacer con esa confianza de que es un trabajo especializado y que además sepamos que nos van a ayudar porque es un servicio gratuito.

Esta inversión que realizamos aquí, porque es inversión, no es un gasto, esta es una inversión, es una inversión muy importante que realiza la Ciudad de México aproximadamente de 11 millones, 11 millones que bien vale la pena –doctor, Ahued— que pensemos en realizar otra de estas y habría que lanzar el compromiso.

Y de una vez hagamos el compromiso de hacer otra de estas clínicas en la parte Sur de la ciudad, ya estamos acá en la parte Norte, vamos también a atender a las personas que están en el Sur.

Y –bueno—, pues lancemos este compromiso para otra clínica. ¿Qué te parece?, ¿lo hacemos? Bueno, pues entonces lo vamos a hacer con el apoyo de ustedes también, vamos por otra clínica de autismo.

Más o menos estaremos atendiendo a mil 500 pacientes para dejar ahí los datos que luego nos piden, estaremos atendiendo mil 500 pacientes con autismo, estaremos brindando tres mil consultas de psiquiatría.

Estaremos atendiendo tres mil de psicología clínica, aproximadamente mil sesiones de terapia de lenguaje, 300 de terapia de aprendizaje, mil de terapia física y un número cercano a 200 o más sesiones de terapia familiar, que también es otra de las tareas.

Y como es costumbre, la Ciudad de México este año también participará en la iniciativa Light It Up Blue, que pinta de azul a la Ciudad de México en señal de esto, de que nos interesa, no somos ajenos a que existe el autismo.

Hemos visto aquí la frecuencia, uno de cada 160 niños y niñas, uno de cada 160 niños y niñas, eso quiere decir que debemos estar muy atentos y que debemos estar participando en todas las tareas como esta convocatoria.

También queremos realizar otra cosa, doctora –y ahí nos tendrá que ayudar usted también—, queremos porque esto es muy común, de verdad, es más común de lo que creemos incluso, y es difícil la detección, el diagnóstico es complicado.

Hay ocasiones que se puede alcanzar a los seis meses, es decir, en edades tempranas, pero prácticamente tienes que llegar hasta los tres años, que es la edad de diagnóstico.

Yo le pediría al doctor Ahued que hagamos, quizá un ejercicio, para que en la propia página de la Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad de México, tengamos una especie de test –una especie—, pues de interrogatorio de evaluación para que los papás, las mamás puedan entrar a la página y puedan ir respondiéndose algunas de esas preguntas: “Tu hijo presenta este comportamiento, tu hija presenta este otro. ¿Has detectado?”. Yo creo que eso nos va a ayudar a hacer una referencia, lo colocamos en la web y entonces la Ciudad de México va a poder hacer esta ayuda –digamos— un prediagnóstico de padres, muy básico, pero que ya me indica que debo de acudir con el especialista.

Y esto lo podemos hacer en una tarde, sentados en la computadora los papás, las mamás, si lo hacemos con la técnica necesaria, yo creo que puede servirnos para el tamizaje de un posible caso de autismo.

Reitero, 2015 nos reportan –al menos de lo que tenemos en cifras—, en la Ciudad de México pueden estar entre cuatro, seis mil casos de autismo. Entonces, es muy importante que nosotros estemos realizando esta tarea.

Compromiso cumplido, tarea encomendada a la Secretaría para que tengamos otra, ya tenemos nuevo compromiso, esta ya está en Azcapotzalco. Pablo, que la gente de acá de Azcapotzalco y obviamente, de toda la ciudad lo aproveche.

Vamos a estar trabajando con mucha cercanía para seguir cumpliendo con esta tarea de llevar salud a todo el territorio de la Ciudad de México. Muchas gracias a todos los que nos han apoyado, gracias. Gracias a la Embajada otra vez; al Instituto Nacional, gracias, y a ustedes que son nuestros profesionales, gracias por seguir apoyándonos. Muchas gracias, buen día.