“Colocación de la Primera Piedra del extinto campamento de Telecomunicaciones, Área Federal Complejo de Telefonía”

Miguel-ManceraFecha:30 OCTUBRE DE 2017
Lugar:Delegación Iztapalapa.
Buenos días, buenos días a todos y a todas ustedes, agradezco a Dione Anguiano como siempre, por la colaboración que estamos teniendo estrecha para muchos de los proyectos que se realizan en Iztapalapa.

Como siempre reconocido con ella y con su esquipo de trabajo, con el INVI y todo el equipo del INVI, también gracias a Raymundo y a todo su equipo de colaboradores y saludo a las dos organizaciones que están hoy aquí presentes, a las familias. A las familias que estuvieron ahí diecisietes años, a los hombres y mujeres que hoy nos acompañan, los saludo a Juan y por supuesto a Mario, también los reconozco por su liderazgo, los reconocemos a todos.

A esta confederación agrarista también, también los saludamos, por su puesto y les reconocemos todo su trabajo a todos ustedes, las familias, lo importante, son las familias que están acá.

Historias de vida, que acompañaron a este campamento, historias de una Ciudad que se podían ir contando, en cada uno de estos espacios, en donde nos decían y donde nos ha sucedido ya en otros casos que retiramos campamentos, donde surgen las lágrimas, cuando ves que entran las máquinas y que destruyen las viviendas.

Pero es una renovación, no es una destrucción, es una renovación, es dar un paso y es algo que se requiere, para lo nuevo que viene, para esto que están viendo ustedes ahora aquí, en la pantalla.

Esto es lo que espera pues, a sus hijos, hijas a sus familias, eso es lo que se va a vivir, no dentro de diez años, dentro de quince años. Estamos calculando poco más o menos, un año tres meses en la construcción, que vayan viendo ustedes cómo va evolucionando el proyecto, que lo vayan acompañando.

Será una nueva vida, es una nueva vida de esto que se queda en el recuerdo, que se queda en la historia de este campamento de Telecomunicaciones. Ojalá que sirva para que los gobiernos de la Ciudad de México, estén con esta visión de retirar de la calle a las personas que ahí están.

Todavía hay varios campamentos que hay que atender en la Ciudad, hoy nosotros tenemos el compromiso y comenzamos con esta tarea, básicamente con los campamentos que se conformaron con el terremoto de 85.

Personas que estuvieron viviendo en la calle, 32 ahí, treinta y dos años acompañando historias donde nacieron niños que ahora son adultos y que seguían viviendo en el mismo campamento.

Nosotros lo que nos dimos a la tarea fue de retirar esos campamentos, 5 de esos campamentos; pero en esta visión y en esta búsqueda también encontramos el campamento de Telecomunicaciones, dijimos “no es posible que una calle de la Ciudad de México esté ahí por más de 15, 16 ó de 17 años ocupada por mil personas que están viviendo y qué cuánto tiempo más van a vivir ahí”; pues quién sabe, hubieran seguido, otros 15, otros 20 años, hasta cuándo; y eso fue lo que nos planteamos.

Por eso el Gobierno de la Ciudad de México, este gobierno, lo primero que dijimos es, tenemos que atender a estas personas, estamos hablando de 212 familias. Así fue que se estableció un diálogo directo con Dione, a quien le dijimos: “vamos a trabajar de la mano, vamos a trabajar conjuntamente” hay que ir a hablar con las familias y hay que decirles que esto es una realidad”.

No estamos hablando de algo que se va a proyectar, es una realidad.

Inversión para esto dos complejos, para estas dos obras que vamos a realizar, 152 millones de pesos que están ya comprometidos y que están destinados, eso quiero que lo sepan ustedes. No es a ver si se puede.

Y entonces no es a ver si se va a poder, sino es porque lo vamos a hacer ya, porque ya tenemos los proyectos, porque ya tenemos los terrenos y porque se tiene el dinero; no estamos esperando a ver si sucede, a ver cómo le hacemos; no, ya sabemos lo que tenemos que hacer.

Por eso hoy estamos hablando de plazos, yo me comprometí con ustedes a que en una semana íbamos a estar en el lugar donde va a estar su vivienda. Así que hoy estamos aquí, este es uno de los proyectos que se va a desarrollar, estamos hablando de las dos colonias: de San Juan Cerro y de Paraje San Juan, en Iztapalapa.

En estas dos colonias estará esta nueva historia, una nueva historia que ustedes van a escribir con sus familias y quedará el recuerdo de aquello que se vivió y que bueno, la Ciudad de México —desde mi particular punto de vista— debió haberlo resuelto hace muchos años.

Se pudo haber planeado y se pudo haber resuelto, lo que no puedes hacer es hacer como que no ves y entonces, pasar a un lado, o que vayas a circular y digas: “mira, por ahí no nos vamos porque por ahí no me gusta pasar” Ahí también está viviendo la gente y es también la Ciudad de México y ustedes forman parte de esta ciudad que hoy tiene una Constitución y esa Constitución da derechos y esa Constitución dice que hay que proteger a la gente, que hay que cuidarla, esa es la tarea que tenemos que hacer.

No podemos permitir que se haga al ahí se va. Yo les quiero decir para su tranquilidad, de todos los edificios que estamos haciendo como estos, de todas las viviendas que estamos desarrollando como estas, ninguna tuvo afectación ahora en este sismo, todos están bien, lo cual quiere decir que ustedes van a tener garantía de que van a tener una casa digna, una casa moderna, una casa para sus niños y sus niñas, para todos estos niños que andan aquí.

Miren, vamos a hablar más o menos de casi 10 mil metros de desarrollo que vamos a hacer. Pero lo que más me da gusto es ver a tantos niños ¿cuántos de estos niños que andan hoy por aquí vivían en ese campamento? ¿Todos los que vinieron? Levántenme la mano los papás, las mamás, los niños, todos los que vivían ahí en el campamento.

Ahí está, todas las historias que no tendrían, los mismos niños, que nos decían oye, yo no quería que lo tiraran porque me gustaba vivir ahí. Es que eres niño, es tu espacio de juego donde convives con otros niños; pero ahora les vamos a dar otro espacio muy bonito que van a tener en su vivienda, en su casa, con su recámara, con su cocina, con su sala, con su baño, con sus calentadores solares, con todo.

Luego no nos vayan a desconocer y no nos vayan a saludar. No vayan a cambiar. Así los queremos igual, que nos inviten cuando ya esté el edificio, cuando esté la inauguración, que nos inviten al festejo. ¿De acuerdo? ¿Ahí nos van a invitar? ¿Se van a acordar de nosotros o ya no? Bueno, si se van a acordar entonces ahí nos invitan.

Vamos a trabajar ahora por México también, porque esta parte, esta acción también es por México, para un México más fuerte.

Y hoy les quiero decir que, ahora sí que en otras noticias, déjenme decirles. Estamos revisando los panteones de la Ciudad de México para que queden tranquilos. Porque me preguntaban si podían ir con tranquilidad allá, porque hay que ir a visitar a nuestros difuntos y hay que ir a los panteones.

Sí, ya estamos revisando todas las áreas perimetrales, porque en el caso de Mixquic, teníamos la barda dañada y ya la estamos arreglando. También estamos hablando con toda la gente para que estemos tranquilos, para que ahora que tengamos esta conmemoración la pasemos bien.

Y los quiero invitar para que nos acompañen ahora estos próximos días 1 y 2. Vamos a estar entregando pan de muerto ahí en el Zócalo, así que quien ande por allá, los esperamos para compartir con ustedes un pedacito de pan de muerto, porque nosotros los invitamos allá así como ustedes nos van a invitar ahora que estén sus inmuebles.

Buen trabajo, un trabajo conjunto con Dione, un trabajo conjunto con Raymundo y ahí está el resultado. Compromiso que hicimos, compromiso que cumplimos. Compromiso que hacemos, compromiso que cumplimos. Hoy, aquí estamos colocando la primera piedra de lo que es una renovación, una nueva vida para todas las familias que están aquí con nosotros. Para todos los niños, para adultos mayores, para todos ustedes

Muchas gracias por acompañarnos, ahí queda para la memoria. Nos vemos cuando esté terminado. Gracias.