Conferencia Diálogo Sobre Su Visión y Reflexiones del México Que Queremos

miguel-angel-mancera-espinosaFecha:09 NOVIEMBRE DE 2016
Lugar:Expo Santa Fe
Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes, me da mucho gusto ver a tantos amigos y tantas amigas, radiodifusores y hombres de la comunicación, mujeres de la comunicación en México. Es para mí un privilegio poder estar en este marco, el Marco de la Semana de la Radio y la Televisión.

La verdad es que decía yo en la mañana, que tuvimos un evento temprano, que todos andábamos desvelados porque no podríamos creer, o si podíamos creer, de repente no sabíamos que estaba pasando con las elecciones en Estados Unidos y los resultados que se fueron dando ya, entrada la madrugada, digamos la media noche, parte de la madrugada.

Y vaya que fueron sorpresivos de alguna manera, porque también lo que comentamos es que queda demostrado, y esto como comentario de inicio, de entrada, de tiempo de saludar a Diego Ibarra, y reiterar el saludo a todos ustedes, que es diferente creo yo en la opinión pública, de la opinión publicada, porque teníamos todos una idea, de lo que podía suceder de acuerdo a la opinión publicada, a todo lo que se estaba manejando en las encuestas, a lo que se estaba diciendo en los diferentes medios, en donde se estaba haciendo este auscultamiento público y creo que se corrobora esto de que es diferente la opinión pública de la opinión publicada que fue finalmente la que se reflejó.

También nos preguntaban en la mañana que pensábamos al respecto de México, y decía yo, me parece que los resultados que se han generado y estos primeras reacciones, son reacciones que esas si estaban pronosticadas, los mercados financieros con el nerviosismo, las reacciones del tipo de cambio moviéndose, fluctuando de acuerdo a las expectativas y a las declaraciones que se van vertiendo de uno u otro lado.

Yo creo que se tardará algunas semanas en estabilizar, creo yo que pudiera ser, que se estabilice y una vez que las aguas hayan tomado su cauce, entonces poder ver con mayor exactitud, hacia donde se desarrollarán los diferentes escenarios.

México creo que tiene un gran oportunidad de un relanzamiento profundo, de un replanteamiento importante en donde están sus esquemas de productividad y de demostrar además en esta coyuntura todo el potencial que se tiene, porque tampoco es un escenario para estar con temores, sino por el contrario, me parece que es un escenario propicio, para que México pueda demostrar todo lo que viene y todo lo que puede hacer.

Creo que diferentes partes de la República se han venido realizando una serie de tareas, una serie de cosas que resultan fundamentales, importantes.

¿Qué papel estará jugando la Ciudad de México?, nosotros siempre lo hemos repetido y para la gente que viene de otra partes de la República, además de darle las bienvenida a los hombres y las mujeres que he podido saludar ahora; algunos que vienen de Bajío, otros que vienen del Norte, algunos de Baja California que saludé por acá; decirles que la Ciudad de México seguirá jugando este rol como capital de la República, con un dinamismo que queremos imprimir constante, permanente para seguir alcanzando esta participación más o menos del 20 por ciento del PIB.

Me parece que habrá que retomar, sobre todo los caminos de la inversión, hoy estamos con una contracción de presupuesto muy importante, para la Ciudad de México es un recorte aproximadamente de más de 10 mil millones, pero entonces tenemos que ponernos creativos y es donde la parte de la sociedad civil, y es donde la parte de la iniciativa privada, creo que juega un gran papel, porque bastaría solamente recordar el ejemplo de la carretera que se puso en marcha el día de ayer, esta carretera urbana, que lleva hasta la salida a Cuernavaca, que realmente lo que es una inversión de iniciativa privada. Eso es lo que representa, es la confianza de la iniciativa privada en un territorio, en un espacio, en donde puedes encontrar la fórmula financiera, para que esos recursos de iniciativa privada lleguen y finalmente pueda verse como un esquema de productividad.

Hace poco decía el presidente de los bancos, de la Asociación Mexicana de Bancos, que hay más de 30 mil millones que están listos para la inversión, ¿y entonces por qué no se invierten?, sería la pregunta.

Y creo yo que hay un poco tiene que ver con los entramados que nosotros mismos generamos desde mi punto de vista administrativo y desde el punto de vista burocrático, si nosotros logramos desactivar todos eso candados, creo que podemos tener un beneficio sustancial y aprovechar ese dinero que está ahí y aprovechar eso recursos que están ahí.

La Ciudad de México hoy tiene necesidad de hacer inversiones muy importantes, si en este momento llegarán y nos dijeran que hay 40 mil millones para infraestructura, los mismos que estaríamos aprovechando, porque simplemente les voy a dar un referente, necesitaríamos de 10 a 12 mil millones en materia de agua, en materia de hidráulica, para poder poner en sintonía, en orden todo lo que son plantas potabilizadoras. Esta ciudad necesita en este momento y vamos a terminar un proyecto, más o menos de unas 16 o 17 plantas potabilizadoras y además las plantas de purificación y las plantas de rebombeo, todo esto al margen de lo que es la renovación misma del parque de agua potable, en la red de agua potable y en la red del drenaje, eso podríamos gastar -les digo yo- entre 12 y 13 mil millones incluso de manera anual.

¿Cuánto es lo que se está destinando para la ciudad en esta materia? Alrededor de dos mil 500 o tres mil millones, eso es, entonces el ritmo para poder alcanzar esto solo se puede encontrar en esquemas donde la ciudad se allegue de recursos y pueda ir solventando de otra manera.

Lo que tendremos ahora y que es prácticamente ya algo que está muy avanzado es por ejemplo el tratamiento de la basura, platico ahora para quienes no están familiarizados con los temas de la ciudad.

¿Saben ustedes cuanto generamos diario de basura en esta ciudad? Generamos 13 mil toneladas de basura, diarias, 12 o 13 mil, 11 mil digamos que eso es más o menos lo que está variando. Y ahí otra vez si nosotros quisiéramos hacerlo de recursos fiscales, el tratamiento de esta basura sería imposible. En lo que llevamos en la administración estamos gestionando seis mil toneladas, con tres plantas compactadoras y lo que es la generación de composta.

¿Cómo lo podemos hacer? Pues en estos esquemas propios de las empresas que han podido entrar a procesar, tanto a compactar como a generar la composta. Ahora vamos a la termovalorización, va a ser la primera planta de termovalorización que va tener la Ciudad de México.

Y va a ser una planta que va poder operar más o menos tres mil 500 toneladas diarias de basura, solamente esas tres mil 500 toneladas diarias de basuras de esa planta, nos servirían para estar procesando la basura completa de otras ciudades del interior, solo esa; pero aparte vamos a tener un planta más de biodigestión, en donde estaremos gestionando, yo calculo otras mil 500 toneladas a 2 mil toneladas de basura diarias.

Eso es lo que significa poder mover ahí la Ciudad de México, ¿esto lo podríamos hacer nosotros con recursos fiscales? definitivamente no. Creo que hay una muy buena una oportunidad para poder generar atractivo de inversión e la Ciudad, generar al mismo tiempo lo que tanto se requiere, que es empleos, empleos tantos directos como indirectos y al mismo tiempo alcanzar un nivel de desarrollo como una ciudad global.

Pues yo veo a la Ciudad de México que va seguir generando este esquema, no se preocupen ustedes yo se los digo aquí a mis amigos, tanto por el debate que se ha estado suscitado de la Constitución de la Ciudad de México, lo podemos ver en retrospectiva.

La Ciudad de México fundada en 1315 ha seguido toda una serie de pasos histórico que la fueron llevando hasta que políticamente quedó como un Departamento del Gobierno Federal y así se conocía era el Jefe del Departamento del Distrito Federal y básicamente por eso es que tenemos delegaciones, porque se delegaban las funciones del Jefe de Departamento.

Hoy ya no es así, hoy aquí ya tenemos una Constitución, hoy ya se reformó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ciudad de México forma parte del pacto federal, hoy tenemos injerencia en las decisiones constitucionales y hoy tenemos una forma de administración que es sui géneris a los demás estados, ¿por qué? porque aquí tenemos una solo policía, 80 mil elementos para quienes vienen de otras partes de la República, tenemos 80 mil elementos de policía y tenemos un solo mando, lo cual quiere decir que las delegaciones no tienen su policía, salvo la que tienen intramuros, pero la función de la policía es propia del Gobierno Central.

Entonces esta Reforma Constitucional ha permitido que hoy la Ciudad de México esté perfectamente inserta en el desarrollo constitucional ¿qué hubiera pasado si no? pues hubiéramos seguido dependiendo del Congreso de la Unión, hubiéramos seguido dependiendo del nombramiento del Presidente de la República para el Procurador, hubiéramos seguido dependiendo del Presidente de la República para nombramiento de Seguridad Pública, hubiéramos seguido estando fuera de la discusión constitucional como siempre lo estuvimos, nunca formamos parte,

Hubiéramos estado fuera de lo que es la facultad de iniciativa constitucional también, es decir totalmente excluidos. Hoy ya se tiene esto ganado, incluso les puedo decir, porque me preguntan mucho si va cambiar la nomenclatura y voy a ser Gobernador de la Ciudad de México, no, se va a seguir llamando Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, pero sí tiene, la verdad es que tendrá el nivel de un Gobernador porque esa es la figura que está dentro de la Constitución.

Y esta Constitución ¿qué ordena o qué mandata? pues mandata que se puedan y se deban ordenar todos los temas jurídicos, ¿Cuál es el primordial?, pues que haya una Constitución. Hoy no tenemos Constitución los habitantes de la Ciudad de México, tenemos un Estatuto de Gobierno que organiza políticamente y administrativamente.

Y les digo, no se asusten tanto porque nosotros mandamos un proyecto de Constitución muy amplio, que incluye muchas propuestas; incluso propuestas que derivan de la participación en redes sociales. Es algo que ahora sucede, que difícilmente podíamos pensar en 1917, pues un esquema similar, claro que eran otras las formalidades, pero ahora las redes sociales forman un papel determinante.

Y nosotros tenemos que estar a la par de lo que es una propuesta amplia, la cual se va a ir compactando, va a ir tomando su forma y al final tendremos una Constitución, no tengan ustedes ninguna duda, acorde a lo que es la Ciudad de México; una Ciudad que estará a la vanguardia de los temas de medio ambiente, de los temas económicos, de los temas que requiere en su diálogo una ciudad como ésta, ¿no?, porque los temas son verdaderamente muy grandes, muy globales.

Por ejemplo, miren ustedes, la implementación del Sistema Acusatorio. Nosotros implementamos el Sistema Acusatorio pleno apenas en julio de este año, y en lo que llevamos en estos meses, hemos celebrado 10 mil audiencias del Sistema Acusatorio. Ese número, equivale a cuatro años en algunas entidades de la República, nosotros lo llevamos en tres meses, porque la implementación del Sistema Acusatorio acá en la Ciudad de México es un reto de tal tamaño que es equivalente a la implementación en Argentina, a la implementación en Chile, a la implementación de tres países de Centroamérica juntos o de trece entidades de la República Mexicana.

Entonces yo creo que hoy el reto que tenemos, el mayor reto, es la generación de riqueza, cómo podemos generar riqueza y cómo podemos generar empleos, porque eso es lo que toda la gente quisiera tener, generar empleos.

La Ciudad de México tiene una demanda de empleos diaria de 110 mil, diarias. O sea, diariamente hay 110 mil personas buscando empleo en la Ciudad de México, y obviamente pues atender una demanda así pues es muy complicado para la ciudad.

Nosotros tenemos que buscar los motores principales de la ciudad, ¿cuáles son?, es una ciudad de servicios, dejó de ser una ciudad industrial, es ahora una ciudad de servicios.

Entonces lo que nosotros planteamos es, la ciudad está dividida en vocaciones, tiene vocaciones muy claras; tiene una vocación que fue industrial hacia el lado de Azcapotzalco, tiene una vocación de investigación y de ciencia que está en el sur, perfectamente definida con los institutos, con las universidades, tiene una vocación agrícola en la partes altas de la zona sur y la zona poniente, y por supuesto también tenemos una vocación de tecnología en la parte centro, y digamos, en la parte del centro poniente, y la vocación financiera que está muy definida en nuestro Corredor Reforma, que eso no tiene pierde.

Entonces, ¿qué tenemos qué hacer?, darle potencia a la ciudad, porque la ciudad es una ciudad de servicios. Entonces de qué nos sirve tener un área industrial como lo es Azcapotzalco, si nadie va a venir a poner una industria aquí.

Aquí no vamos a poner una armadora de coches, aquí no vamos a poner una fábrica de aviones. Aquí es muy probable que se establezca la oficina central, la oficina financiera de alguna de estas empresas. Es muy probable que se establezcan aquí las áreas de capacitación. Eso es lo que nosotros tenemos que impulsar.

Y lo mismo me parece que sucede en el país; el país hoy tiene áreas estratégicas que se deben de potenciar de manera importante. Yo creo que hay todavía una, pues un nicho de oportunidad muy grande por ejemplo en el turismo, el turismo de México, me parece que debiera ser uno de los más potentes del mundo.

Lo que quieras imaginar aquí lo tenemos, lo que quieras conocer, o lo que quisieras ver en otras partes del mundo, pues valdría la pena primero conocer incluso la propia República Mexicana, de tan potente que es. Lo tenemos subutilizado, y en algunos casos lo tenemos desconocido. No sabemos ni siquiera que contamos con esas maravillas. Entonces me parece que ahí hay una oportunidad importante.

Otra cosa, otra que cosa que también de manera rápida quiero señalar. Vamos a seguir insistiendo con el tema del salario mínimo, ¿por qué?, porque no obstante a este resultado electoral que acabamos de ver, a mí me parece que México requiere estar en los niveles de productividad que está cuando menos en toda América Latina; y toda América Latina está marcando una productividad que es más o menos equiparable, por ejemplo, entre México y Chile, pero a la hora que vamos a los salarios no tiene nada qué ver uno con otro. Y el efecto de estos salarios es buscar contrarrestar la informalidad y hacer una mejor redistribución de la riqueza.

Si nosotros no damos ese paso, lo que va a suceder es que México va a quedar primero con niveles de pobreza, al menos de la pobreza alimentaria, porque con el salario mínimo que se tiene no se va a alcanzar a cubrir la canasta básica, y además no va a pasar a un esquema de productividad como sí lo están haciendo los otros países de Centroamérica.

Entonces no es que sea una necedad lo del salario mínimo, si no que se ha demostrado y se ha probado en todos los escenarios, primero que no tiene efectos contrarios, negativos, y segundo que sí da un efecto positivo a la implementación en los sistemas económicos.

Creo que con esto México podría ganar un posicionamiento importante y podría generar un verdadero estímulo para lo que es el combate a la informalidad. Hoy se calcula que debemos tener un 70 por ciento de informalidad nacional. O sea, no es que en la Ciudad de México haya mucha informalidad, que la hay, es que se está generando este círculo vicioso a través de la informalidad. Entonces me parece que ese es otro punto muy importante en donde se debe de actuar.

Y luego otra tarea sustancial que está en el comentario diario es el asunto de seguridad. El asunto de seguridad se vuelve algo muy importante de entender, dependiendo de las regiones. Yo sí creo que tenga que ver en las regiones, pero pasa algo en lo que debemos de hacer una escala previa que es la formación de la Policía; México no ha formado Policía, pero durante mucho tiempo.

Yo si les preguntara en este momento a ustedes si saben cuántos municipios hay que no tengan policía, difícilmente alguien diría “pues cómo no va a tener policía el municipio”, pues sí hay municipios que no tienen policía.

Entonces, en la última cifra que teníamos, a la que tuvimos acceso, es, había cuatrocientos municipios sin policía. Cuatrocientos municipios, digamos de 2 mil 600, cosas así. Cuatrocientos municipios. Si tú colocas en el mapa de nuestro país cuatrocientos municipios sin policía, luego colocas a los municipios que tienen policía pero que no tienen equipamiento, ¿no?, y luego a los que tienen equipamiento pero no tienen capacitación, y entonces puedes ir haciendo unos claros que son precisamente los que se aprovechan por quienes quieren hacer daño.

Si nosotros tuviéramos una policía formada, no necesitaríamos que el Ejército estuviera en las calles, porque el Ejército está destinado para otra función, y prácticamente el Ejército está teniendo que entrar a cubrir la nota.

Ahora, si transitamos al esquema que se está planteando, del modelo único de policía, del Mando Único en los estados de manera total; la problemática es que esto se está pensando que se puede implementar a seis años, entonces es mucho tiempo, vamos, yo creo que se tiene que encontrar algo intermedio y se tendría que encontrar algo en donde los municipios que ya tienen policía consolidada, que no son pocos, hay varios, les diría yo ahora Guadalajara, Nuevo León, algunas que ya tienen policía consolidada, Monterrey, pues, para hablar de las localidades. Esos se debieran de aprovechar y después ya tener un esquema de gradualidad hacia la homologación, que eso sí es diferente, la homologación.

También igualar las capacidades, porque si no igualas las capacidades se vuelve muy difícil, ¿Y a qué me refiero con eso? Hoy tenemos el Sistema Acusatorio, y el Sistema Acusatorio exige que haya cada vez más prueba científica, ¿no?, entonces tú debes de ir recabando la prueba científica, ¿pero qué sucede?, que no hay servicios periciales, no hay servicios periciales; o sea no tenemos servicios periciales consolidados.

Aquí, a nosotros, a la Ciudad de México, todos los días nos llegan solicitudes de pruebas periciales del interior de la República, es más, de la propia Federación nos llegan también solicitudes de servicios periciales, y digamos que la Federación y la Ciudad de México son los que tienen más consolidados los servicios periciales, no obstante que ahora estamos con un Sistema Acusatorio que exige esto.

Se asustarían ustedes si hoy dijéramos por ejemplo, que hay algunos lugares, y lo he reiterado públicamente, en donde el Servicio Médico Forense es la funeraria, entonces imagínense ustedes, ¿no?, ¿cómo en la funeraria se va a tener una prueba pericial de una necropsia?, por ejemplo, para conocer causa de muerte. Pues esa es la realidad, esa es la realidad del país.

Entonces a mí me parece que para poder fortalecer estos esquemas de seguridad hay que crear, hay que fortalecer policía, formar policía, para tener policías sólidas probadas en las diferentes entidades. Que no quiere decir que van a ser policías a prueba de fuego, siempre va a haber alguien que se le ocurra vulnerar la normatividad o que quiera pasarse del lado contrario, siempre. El chiste es que tengas los mecanismos para detectarlos y luego para sancionarlos.

Luego, homologar las capacidades periciales y después homologar las capacidades técnicas también. ¿Por qué las capacidades técnicas?, miren, hoy nosotros tenemos C4, y ustedes saben que los C4 son centros de comando, control, cómputo y comunicaciones, o sea, estos lugares donde están las cámaras, para que sea más fácil.

Entonces se le puso C4 por estas características, porque debe ser comando, debe haber control, control de datos, de información, comunicación, comunicaciones y cómputo. Hasta ahí todo iba bien, pero ahora ya se empezaron a crear C5. Yo les preguntaría a ustedes, ¿alguno de ustedes sabe por qué se llaman C5 los nuevos? Van a ver que no, que no se sabe, ¿por qué no se sabe?, porque cada quien le pone lo que quiera.

Unos dicen que se llama C5, que porque ahí hacen inteligencia, y entonces yo digo, ¿pero y nosotros qué hacemos? ¿no? esos de allá hacen inteligencia, ¿y los de acá pues qué hacemos?, nos hacemos como que no somos, ¿o qué?, y luego otros le ponen C5, porque la última “C” es de “calidad”, pues entonces nosotros podemos poner el C5 por “cariño”, “confort”. Eso no puede ser, o sea no puede ser en una estrategia de seguridad, pues.

Que lo que debiéramos de tener es pues algo así como que, pues “oye tú, si tú quieres ser una radiodifusora, pues debes tener un equipo A, B, C, D, E, F, G”, ¿no?, yo voy a certificar que transmitas así y hagas así.

Eso debe suceder con nosotros, qué tipos de cámaras estás usando. Yo me acuerdo de una conferencia de prensa donde un fiscal del interior de la República le dicen: “oiga, ¿y qué pasó con sus cámaras?” Y dijo: “es que había una tormenta”. Y como había tormenta pues se interrumpe la transmisión. Eso no debiera suceder si tú tienes un protocolo que diga “todas sus cámaras tienen que estar conectadas con fibra óptica o con un cable especial para lo que son las cámaras. Por eso la ciudad tiene un cable vía subterráneo aquí impresionante, porque afortunadamente aquí, las 21 mil cámaras que tenemos en la Ciudad de México están conectadas con fibra óptica, con cable especial, ninguna es aérea, absolutamente ninguna.

Entonces de una vez les anticipo: la Ciudad de México va a tener su C5 porque pues no nos vamos a quedar atrás. ¿Por qué vamos a poner la C5? Yo siento que una justificación para que le pongamos C5 déjenme decirles cuál es y ya pues ustedes juzguen sí o no.

Ustedes conocen el servicio de LOCATEL, ¿no? Bueno, LOCATEL lleva información en los sismos; dio información, por ejemplo, en la explosión de Pemex, de las personas heridas; dio información con el huracán –con los huracanes, más bien– cuando fue esa situación tan delicada de información. Si se dan cuenta todos los ejemplos que les estoy poniendo son nacionales. Incluso, si yo preguntara en este auditorio LOCATEL si es nacional o es local, seguro alguien me diría que piensa que es nacional, que es federal, y LOCATEL es de la Ciudad de México. Pues lo que hicimos ahora es fortalecer LOCATEL.

LOCATEL acaba de firmar un convenio con la Secretaría de Gobernación, y LOCATEL es el contacto ciudadano para los juicios orales y LOCATEL es el contacto ciudadano para cualquier emergencia que tenga el país en materia de Protección Civil. Y si hoy entran ustedes a la página de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del gobierno de la República, van a ver también que LOCATEL está señalada ahí para información. Entonces, es un sistema tan potente hoy LOCATEL, y además lo estamos fortaleciendo más, que nosotros vamos a poner este 5 de la C, de los famosos C 5 del contacto ciudadano, porque la verdad es que sí es un centro de contacto ciudadano que tiene todas las posiciones necesarias para estar dando información de manera permanente.

Entonces, si hacemos ahorita un resumen de lo que he dicho, estaríamos viendo que la perspectiva que tenemos es: necesaria inversión para el país, necesaria generación de riqueza, mejoramiento de los salarios, un planteamiento de seguridad –y fíjense como va partiendo de la ciudad, ¿eh? Yo estaba hablando de la ciudad y de repente lo vamos pasando al esquema nacional–, un planteamiento de seguridad ordenado en las partes esenciales.

El otro día me decían: “Oye, los homicidios”. La Ciudad de México, no es un secreto, tiene diariamente en promedio dos homicidios. ¿Qué quiere decir esto? Que nosotros tenemos un promedio de 2.5, nada más que cuando yo digo 2.5 me dicen: “Oye, ¿cómo?, ¿Alguien se murió a la mitad o cómo 2.5?” Pues 2.5 porque hacemos todo el promedio; a veces tenemos tres, a veces tenemos dos, a veces tenemos uno, a veces tenemos cuatro. Entonces tenemos un promedio de dos homicidios. Si lo vemos por cada 100 mil habitantes, la Ciudad de México tiene ocho homicidios por cada 100 mil habitantes. Tener ocho homicidios por cada 100 mil habitantes nos coloca en el lugar número 20 nacional; o sea, hay 19 ciudades que tienen mayor número de homicidios antes que la Ciudad de México. Sólo que a la Ciudad de México hoy la están midiendo con nueve millones de habitantes, y nosotros no le damos seguridad a nueve millones de habitantes; le damos seguridad a 16 millones de habitantes, cuando menos. Entonces, si nos midieran con los 16 millones de habitantes, lo que estaríamos encontrando es que estaríamos en el lugar 28 de esa tabla.

¿Por qué? Platicaba yo con el embajador de Gran Bretaña y me decía: “Lo que pasa es que nosotros en Londres no permitimos las armas”. Está altamente penado que alguien tenga un arma, y no tenemos tasa alta de homicidios”. Es más, me dijo: “La policía que nosotros tenemos en Londres casi no tiene armas. Hay algunas policías que tienen armas, pero no tienen armas de fuego”. Entonces yo creo que nosotros hemos permitido que se llenen de pistolas y se llene de armas de fuego la sociedad porque hemos sido muy laxos en ese terreno. Yo soy un convencido que habrá que ser un poco más estrictos en esta tarea. Y ahora se está impulsando una iniciativa en la Cámara de Senadores que va hacia eso, que yo creo que a ninguno de nosotros nos gustaría que un hijo nuestro traiga una pistola en la guantera del coche o que salga a la escuela con su arma aquí en la gabardina por si algo se le ocurre, pues. Si tú a una sociedad le das armas las va a utilizar, es como si a un policía le das armas no dudes que las va a utilizar. Por eso la policía antimotines de la Ciudad de México no tienen armas de fuego porque si no cada marcha estaríamos con un muerto necesario, eso es obvio.

Entonces recapitulando, estábamos en esta parte económica de la productividad, luego estamos hablando de la seguridad, de los temas focales específicos a atacar en cada una de las zonas del país, así como en cada una de las zonas de la Ciudad de México. ¿Nosotros ahora cuál es la problemática que estamos enfrentando? Fíjense ustedes, cuando yo empecé el Gobierno de la Ciudad teníamos 42 mil personas en prisión y cada semana ingresaban 30 personas y salían de prisión cinco, más o menos. Esos eran los números. Hoy tenemos 32 mil personas en prisión, quiere decir que hay 10 mil menos y el ingreso es de cinco y salen 30. Con el nuevo sistema cada vez va a ser menos la prisión preventiva. Acaba de suceder apenas hace unos días: un asalto, se presentó a la persona que había cometido el asalto y quedó inmediatamente en libertad porque no se puede enviar a prisión preventiva, y regresó a un lugar y perdió la vida. Es decir, a nosotros nos contó como un homicidio en la ciudad y no pudimos ser efectivos en el proceso o en el procedimiento penal. Esto tenemos que comunicárselo a la sociedad, tenemos que informar a la sociedad lo que está sucediendo. Yo casi les diría que los reclusorios de la Ciudad de México se van a vaciar. Hoy tenemos 10 mil menos, pero esta tendencia va y es con ese ritmo.

La ciudad tendrá que crear nuevos mecanismos para la actuación precautoria, porque esto lo tiene que saber la gente. Hoy tenemos más gente que antes estaba por delitos, por ejemplo, de robo con violencia en prisión que ahora los que tenemos en la calle por también la Ley de Ejecución de Sanciones.

Y luego, otro tema que estábamos comentando ahora es esta parte estratégica del salario. Entonces lo del salario, reitero, lo vamos a seguir manejando y lo vamos a seguir impulsando en esta tónica. Y luego creo que la parte de los programas sociales están entrando en una etapa de rediseño, y el rediseño de los programas sociales va encaminado a unos que son absolutamente indispensables para mantener a la población con una línea de bienestar, como pueden ser los temas de salud, en una población que va a ser cada vez más de adultos mayores. Cada vez tenemos mayor población con enfermedades crónico-degenerativas que debemos atender de manera preventiva porque si no el costo va a ser impagable. Y otro tema de los servicios o de los beneficios de programas sociales que debe ir encaminada, desde mi percepción, a generar programas productivos. Si tú generas programas productivos con el incentivo en los programas sociales, entonces vas a genera un nicho de oportunidad dentro de la economía misma y vas a activar círculos económicos solidarios en los pequeños espacios de convivencia. Entonces eso me parece que debe ser un rediseño total porque hoy no lo tenemos así. Hoy, incluso, los tenemos duplicados, que es algo que platicábamos con la Federación cuando se habló del presupuesto. Yo decía “bueno, ¿y para qué nos dan aquí dinero para los adultos mayores si ya tenemos aquí programas para adultos mayores?”. Es duplicar ese gasto, mejor vamos a destinarlo para agua, por ejemplo, que también es un tema muy importante.

Pues no está así, pero creo que hay una buena oportunidad para que se reconduzca y además para reorientar los presupuestos, sobre todo ahora con las oportunidades energéticas; todos lo vamos a vivir, todos lo vamos a ver. Hoy nosotros estamos hablando de que podemos dejar de tener un gasto cercano a los dos mil millones de luz en la ciudad con la generación de energías limpias. Es hacia donde vamos, creo yo, y es hacia donde estamos apuntando.

Bueno, yo simplemente quería hacer esta pequeña introducción, digamos, de grandes bloques, y ya tocamos lo que sería como nichos generadores, que a mí me parece que en el caso de México están en la parte de energía, en la parte de campo y en la parte turística también de manera importante. Además en un rubro que es la simplificación administrativa, que eso también cuenta de manera sustancial. Y la otra parte que es lo que estamos haciendo en la ciudad, la visión de la ciudad y cómo vemos a la Ciudad de México en el futuro. Estoy seguro que será y seguirá siendo una sociedad de servicios con una alta infraestructura y con mucho, mucho, de ocupación hacia los temas sustentables. Una sociedad sustentable es lo que debemos ir apuntando, siempre y cuando se logre algo que se ha querido intentar y que hasta hoy no se ha consolidado, que es conformar un acuerdo, un gran acuerdo de la Megalópolis, cuando menos de la Metrópoli si es que no se alcanza de la Megalópolis, pero sí de la Metrópolis.

Entonces, esto es lo que yo creo, es lo que yo comentaría, Diego, porque sé que hay alguna participación y puede haber preguntas. El periodo de preguntas y evasivas siempre es muy fructífero, así que yo creo que en ese estaremos atentos ya para pasar a él, porque además sé que tienen un programa que va muy de la mano. Y ya casi me llevé una hora en estoque estaba yo platicando.