Develación de Cuadro del Dr. Juan Ramón de la Fuente

DevelacionFecha: 07 JULIO DE 2016

Lugar: Instituto Mexicano de Cultura

Muchas gracias, muy buenas noches a todas, a todas ustedes. Si sigo el protocolo debería de decir: “gracias buenas noches”, siguiendo a mi maestro, mi maestro Eduardo Luis Feher, porque así hizo el protocolo de inauguración, pero la verdad es que, yo primero quisiera agradecer la invitación para poder estar hoy compartiendo con todos y cada uno de ustedes este momento muy importante, por supuesto para el doctor Juan Ramón de la Fuente, pero para todos sus amigos, y para todos los que lo apreciamos y lo estimamos y valoramos toda su trayectoria, pues también se vuelve absolutamente relevante e importante.

Yo lo felicito a él, por supuesto también felicito al Instituto Mexicano de Cultura por este fomento a este tipo de eventos, de reconocimientos a personajes, mexicanos ilustres. Yo creo que esto es lo que nos anima a seguir trabajando, y sobre todo en el caso del Doctor de la Fuente, que es uno de los mexicanos más distinguidos en estos campos de investigación, de conocimiento y por supuesto de aportación a las tareas propias de nuestro México.

Hoy tengo además el agrado de ver a mucha gente que quiero, al maestro Eduardo Luis Feher, que fue mi maestro en la facultad de derecho; al doctor Heinz que lo vi por allá también, que tuve la oportunidad de conocerlo cuando era yo abogado litigante; a Don Javier Quijano, de quine guardo su autógrafo por ingreso a la Barra Mexicana, Colegio de Abogados.

Y a muchos amigos queridos, al maestro, doctor, director de la Facultad de Derecho, de mi Facultad de Derecho, y por supuesto a tan distinguidos integrantes de esta mesa principal.

Yo solamente agregaría una reflexión más, a todo lo que ha dicho, y ha dicho muy bien, el doctor Juan Ramón de la Fuente. ¿Y qué pasa cuando nosotros tenemos hoy en México? –y esta es una tarea de gobierno bien complicada–.

Hoy en México tenemos la autorización de las drogas, pero tenemos prohibido el comercio de las mismas. Entonces los que tienen un gramo o tienen dos gramos, la pregunta es, ¿cómo lo obtuvieron? No cayó del cielo la droga, pero si nosotros llegamos a detenerlos en el momento mismo de esa transacción, entonces se vuelve un acto punible, por supuesto, perseguible, reprochable, e incluso, hasta un delito grave por ser por fines de comercialización.

Es algo que se legalizó, pero que nunca se resolvió, ni se ha resuelto, ni siquiera se ha resuelto en la propia exposición, pues, de todo el estudio de la corte, es decir, todavía queda esta parte, –me parece– a resolver, y qué se va a hacer después si se avanzara aún más.

Yo creo, y por eso coincidimos el doctor de la fuente y su servidor, porque él tuvo este grupo de investigadores que sirvió para presentar la iniciativa –que acompañamos a la Cámara de Diputados y que llegó al Senado de la República–, en el sentido de los medicamentos con sustancias activas de la mariguana, para no entrar todavía a un debate mayor, que tiene muchas aristas y todavía tiene mucho por resolver.

Comparto todo lo que aquí ha dicho el doctor, de los enfoques, me parece que hay que trabajar también en las cortes de drogas para que tengamos un avance diferente y sustancial en esta materia, y México está con un impulso muy sostenido en muchos temas que en alguna otra época hubieran generado polémica, y que hoy hay que entrar, y por supuesto, atender.

Otra vez ya me extendí demasiado maestro, perdón, pero no podía dejar, primero de felicitar al doctor Juan Ramón de la Fuente, de agradecer al Instituto Mexicano de Cultura por esta invitación; de saludar a tanta gente querida que veo por aquí. Y por supuesto, de reiterar el compromiso que tenemos para seguir aportando en este tema que va a dar mucho, mucho todavía de qué hablar.

También está el doctor Rafael Camacho, por allá también lo saludo, colaborador del Gobierno de la Ciudad de México, en estas tareas, y bueno, no quisiera omitir a nadie más.

Simplemente agradecer la oportunidad de poder dirigir este mensaje, y de saludar y felicitar al doctor Juan Ramón de la Fuente, como se lo merece. Muchas gracias.