Discurso del Jefe de Gobierno al asistir a la toma de protesta del periodo 2016-2018 del magistrado Edgar Elías Azar como presidente del TSJDF

FECHA:04 DE ENERO DE 2016
LUGAR:Pleno Público de Magistrados del TSJDF
Muy buenas tardes a todas a todos ustedes. Quiero saludar la presencia del señor presidente del Tribunal Superior de Justicia de esta capital y del Consejo de la Judicatura; del presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa.

De todos y cada uno de los magistrados, magistradas; de los magistrados y magistradas en retiro que nos acompañan también, los saludo con todo mi cariño y todo mi afecto.

A los señores jueces, juezas, a todo el personal del Tribunal Superior de Justicia de esta ciudad; a integrantes de mi Gabinete; a distinguidas y distinguidos invitados que nos acompañan el día de hoy.

A todos los amigos y amigas de los medios de comunicación; a los consejeros y a las consejeras que nos acompañan.

Muchas gracias a todos y cada uno de ustedes por su presencia en este importante acto, un importante acto de trascendencia para la Ciudad de México, porque hoy quiero extender mi más amplia felicitación al magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, al doctor Édgar Elías Azar, por este nuevo periodo al frente del Tribunal de esta capital.

Señor presidente 2016-2018, sepa usted que en el Gobierno de la Ciudad de México estamos desde ahora comprometidos a trabajar hombro con hombro y mano a mano, con todos y cada uno de los integrantes del tribunal que usted preside.

Vamos a trabajar con un tribunal unido, con un tribunal fuerte, con un tribunal que demanda hoy la Ciudad de México para los retos que enfrenta.

Esta capital, esta capital de la República tiene frente a sí retos muy importantes para este 2016, habrá que trabajar juntos para la implementación de lo que llamaba hoy por la mañana yo, el reto de implementación de justicia más grande que ha tenido esta ciudad en toda su historia.

Nunca antes –y pudiéramos revisar los anales— ha habido un reto de implementación de justicia como el que ahora se tiene de frente.

Yo estoy convencido de que se va a lograr, estoy seguro y así lo manifiesto en todos y cada uno de los foros. Esa seguridad, señor presidente la tengo porque noto un tribunal fuerte.

Porque conozco a las magistradas que lo integran, porque conozco a los magistrados, a los jueces, a las juezas, a todos, al personal administrativo, a los secretarios de acuerdos, a todos los que trabajan acá. Y sé que todos y cada uno de ustedes va a dar el mayor de los esfuerzos para que la Ciudad de México logre esta tarea.

Conjuntamente –así lo he platicado con el presidente de la Comisión de Gobierno—, tanto el órgano Legislativo como el Ejecutivo estarán trabajando de manera consistente.

La Ciudad de México se merece una implementación del Sistema de Justicia ejemplar.

Me parece que esta capital es un laboratorio viviente de muchas de estas grandes tareas y de muchos de los grandes cambios del país. Y aquí vamos a dar cuenta una vez más de lo bien que se puede realizar una labor y de lo bien que se puede realizar una tarea.

No es un reto fácil, no es un reto sencillo, le tocará a usted enfrentarlo, presidente, como titular de esta institución, le tocará enfrentarlo porque lo he reiterado en otros foros y así se ha dicho también por diversos personajes.

Este cambio en la Ciudad de México y esta implementación, equivale a la implementación de un país completo, de un país grande o de varios países pequeños de Centroamérica o de varias entidades de la República en un solo momento.

Pero tengo confianza magistrados, se los digo de frente, magistradas, porque sé que cuento con ustedes, porque sé que cuento con el Tribunal, sé que cuento con un presidente que estará muy pendiente para enfrentar este reto de infraestructura, de profesionalismo y por supuesto, de capacidad.

Tenemos el mejor, el mejor de los planes que es, contar con el mejor capital humano y así estoy seguro que vamos a sacar adelante esta implementación.

Quiero decirle también señor presidente, que desde ahora, el Gobierno de la Ciudad de México, que represento, hace una amplia convocatoria, convocatoria que extendemos a la ciudadanía por supuesto, pero que ahora, dado el evento y dado el lugar, lo hacemos de manera puntual al Tribunal Superior de Justicia de esta capital, para que se sume a la construcción de lo que será nuestro proyecto, nuestro ante proyecto para discusión de la nueva Constitución.

Necesitamos pues, de la suma de los magistrados, de las magistradas, de los jueces, necesitamos la participación del Tribunal.

Sepa usted que desde ahora esta convocatoria queda abierta para que en estos trabajos se sume, y para que sigamos construyendo juntos lo que es, o lo que yo veo como una gran entidad.

Una entidad que algunos critican porque dicen que tendremos muchos más recursos, pero que otros entienden, porque somos la sede de los poderes, porque somos la capital de la República, porque tenemos particularidades que atender todos los días, porque hay 20 millones de personas que están demandando servicios, porque este es uno de los tribunales más grandes, porque nuestro órgano Legislativo tiene una producción de leyes que no se puede comparar con ningún otro.

Por todas esas y otras razones, estoy seguro que llegaremos también a buen puerto con nuestra Reforma Política de la Ciudad de México.

Y por eso es que hoy quiero reiterar, a mí me da mucho gusto participar en esta protesta, en esta toma de protesta del presidente del Tribunal, ver un tribunal unido, ver un tribunal fuerte, ver el tribunal de mi capital, ver a mi Tribunal Superior de Justicia, lo digo como ciudadano, verlo así, como siempre, como lo he conocido, con capacidad, con ganas, con retos y con todo lo que significa ser uno de los tribunales más grandes de América Latina.

Mis parabienes en su gestión, presidente; mis parabienes a todos y cada uno de los integrantes de este pleno, mi reiterado reconocimiento y gratitud por poderme permitir dirigir este mensaje y desearles un feliz 2016 a todos y cada uno de ustedes. Hasta luego.