Discurso del Jefe de Gobierno al presidir el festejo del Día de Reyes e inauguración de instalaciones del Centro de Equinoterapia Iztapalapa

FECHA:6 DE ENERO DE 2016
LUGAR: Unidad de Policía Metropolitana Montada

Buenas tardes a todos los papás, a todas las mamás que hoy nos acompañan, a todos los niños y a las niñas que veo que se portaron bien, porque acá dejaron regalos los Reyes, quiere decir que se portaron bien. Y todo el año de que se hayan portado bien pues, ahora será retribuido y seguramente van a encontrar por aquí algo que dejaron los Reyes a todos estos niños y a todas estas niñas.

Muy rápido, mamás, papás, recordarles que acá en la Ciudad de México estamos trabajando para ustedes; que hoy la Ciudad de México tiene garantizado un presupuesto que estuvimos empujando, estuvimos impulsando con toda decisión para fines de año, para que hoy tengamos garantía de todos estos servicios para la gente que lo necesita.

Para que hoy tengamos garantía para los programas de adultos mayores, para que hoy tengamos garantía de los programas de apoyo a personas con discapacidad, para que hoy tengamos todo lo que la Ciudad de México ofrece a toda la gente que está viviendo acá y que lo necesita además.

Como ya lo dijo aquí el secretario, por allá el Día del Niño del año pasado, nos dimos una vuelta porque siempre los niños que están acá nos impulsan y nos significan mucho por todo el esfuerzo que hacen.

El esfuerzo que hacen ellos, ellas y que hacen sus papás también. Vienen acá y están perseverando, están todo el tiempo en sus terapias.

Y fíjense, hace poco –les cuento una anécdota—. Un buen amigo de la Facultad de Derecho, estuvimos platicando y me hacía mucha referencia acá, a este lugar. Lo que yo no sabía es que su hijo viene acá también.

Lo que quiere decir que el alcance de este Centro de Equinoterapia es para todos, es para todas, si no, dónde sería, dónde podrían encontrar este tipo de tratamiento. No sería fácil.

Porque platicaba yo precisamente con el encargado del agrupamiento de acá de la Secretaría de Seguridad Pública, y le decía: “¿Cómo cuántos habrá de estos centros en la Ciudad de México que realmente tengan una capacitación y que tengan un desarrollo profesional? Quizá, pudiéramos estar hablando de tres o de cuatro en toda la ciudad.

Pero, luego pasamos al otro problema, las sesiones cuánto cuestan. Y cuando estamos hablando de uno de los de alta capacitación –como sería este— puede llegar hasta mil 200 pesos la terapia de 20 o 30 minutos. Se volvería imposible.

Por más que nos desesperáramos y que quisiéramos tomar esa terapia, sería imposible, no estaría al alcance.

Entonces, esta tarea que realiza nuestra policía, que realizan los caballos de ustedes, porque ustedes son los dueños de todo esto, es para ello, es para los niños, es para las niñas. Si nosotros estamos conscientes además del beneficio que tienen, yo aquí he quedado sorprendido de los avances.

Yo creo, papás, mamás, que aquí se van a seguir escribiendo historias de vida, historias muy importantes, los niños y niñas que hoy están tomando sus terapias, después se van a acordar con gusto de este lugar, porque aquí encuentran una nueva forma de desarrollo, vuelven a tener confianza, autoestima, equilibrio, encuentran una mejor forma de su convivencia del día a día.

Y ustedes también encuentran aquí una esperanza que es bien importante para seguir con esas ganas de venir aquí a las terapias, de trasladarse hasta acá y encontrarse este espacio que es para sus niños y para sus niñas, para sus hijos.

Bueno, pues aquella ocasión que hicimos la visita, coincidentemente habíamos tenido algunas lluvias, y les preguntaba yo: “Y bueno, ¿cuando llueve qué? Se suspende. Oye, pero si alguien viene del otro lado de la ciudad a su terapia, viene con su niño, su niña, pues se suspende porque no se puede si está lloviendo”.

Entonces, por eso hicimos esta techumbre, para ustedes, para sus niños, para sus niñas. Por eso hoy les podemos decir que ya nunca se va a suspender una clase cuando llueva, ya siempre va a haber un espacio aquí para ustedes, para que puedan encontrar su terapia y para que vengan con toda la seguridad de que eso no va a ser una causa para que se suspenda jamás.

Pero, además pudimos ampliar nuestros horarios de atención, porque pues también se hacía de noche y ya era muy difícil trabajar en las terapias como se requiere. Ahora tenemos otro turno y estamos hablando de otras 600 personas que vamos a poder atender, otros 600 niños, niñas, jóvenes que requieren de sus terapias.

Yo creo que son buenas noticias en el Día de Reyes para los niños y para las niñas, ¿no? ¿Cómo lo ven ustedes, papás, mamás? Aquí está pues, el compromiso cumplido, aquí nos comprometimos, aquí se los cumplimos.

Hoy me comprometo con ustedes que vamos a tener toda la infraestructura pendiente, no vamos a tener ningún rezago, vamos a estar con todos los recursos necesarios para que ustedes tengan todo el 2016 garantizado, todas sus terapias. Aquí van a encontrar apoyo y aquí van a encontrar respuesta.

Es sus ciudad, es la Ciudad de México para ustedes, es para ti, es para tu familia, es por ti, porque estamos trabajando por ti, y por eso vamos a seguir trabajando con mucho gusto.

Nosotros con encontrar la sonrisa de un niño, de una niña, con ver el desarrollo, con ver el progreso, con eso estamos más que pagados.

Ese es el tributo y eso es lo que nuestros elementos de la policía están haciendo. Ustedes ven con el amor que trabajan aquí y con el gusto que lo hacen, así lo hacemos porque eso es lo que generan los niños y las niñas, mucha fuerza, mucho compromiso.

Y bueno, sigamos pues trabajando, sigamos adelante, vamos juntos con otras tareas.

Por lo pronto, Día de Reyes, regalo de Reyes para los niños y las niñas, acá están sus instalaciones, son de ustedes, aprovéchenlas, por favor. Es para ustedes, para sus familias. Les dejo un beso, un abrazo, que estén muy bien. FelizDía de Reyes, nosvemos pronto.