“Encuentro Contigo Maestr@”

FECHA: 05 DE MARZO DE 2016

LUGAR:Centro de Formación Docente y Escuela de Padres de la Ciudad de México

TEMA:“Encuentro Contigo Maestr@”

Muy buenos días a todas y a todos ustedes. La verdad es que estamos muy contentos, muy emocionados de poder saludar a tantas maestras y a tantos maestros y además ver en sus rostros esa luz o esa chispa de felicidad y por supuesto de un anhelo que estoy seguro que van a cumplir todas y todos ustedes.
Una oportunidad que aquí ya se comentó y aquí ya lo han dejado muy bien señalado, que les debemos nosotros a ustedes. Eso es lo que deberíamos de analizar, ¿cuánto le debemos a nuestros maestros?

Yo creo que hoy con el testimonio del presidente de la Comisión de Gobierno; del líder de la Sección 10; de la diputada, del diputado que nos acompañan, de por supuesto la secretaria de Educación y de todos ustedes, cualquiera de nosotros podría recordar con mucha facilidad, y miren que aunque ya nos dieron ánimos y dijo el maestro que seguimos siendo jóvenes, pues ya pasaron algunos años de que estuvimos en la Primaria y en el Preescolar, pero podríamos recordar sin duda a nuestras maestras y a nuestros maestros.

Yo me acuerdo perfectamente de mis maestras de Preescolar, de la maestra Elvia, me acuerdo perfectamente, estaba en el Kínder Tlacoquemecatl, kínder que está si alguna o alguno está dando clase pues ya sabe de cuál le hablo, en Vértiz.

Antes estuve en el que está en el Colegio Militar, en el Antiguo Colegio Militar, ahí en Tacuba; luego en la Escuela Presidente Miguel Alemán en donde me acuerdo de la maestra Olga, de la maestra Gloria, del maestro Fernando, de todos y cada uno de esos maestros que fueron, con su propio estilo, cada uno y cada una de ellas, llenándonos de conocimiento, y no te das cuenta porque es un proceso en el que vas jugando y aprendiendo; es un método en el que vas acumulando conocimientos y aquí ya se dijo bien también.

Es una formación, es una formación de carácter, de la educación, y los maestros hoy podrían estarse titulando no solo en estas capacidades, sino podríamos estarlos titulando de psicólogos, de odontólogos, de gastroenterólogos, porque ya saben cuando al niño le duele el estómago: “¿Sabes qué?, sí, vamos a hablarle a tu mamá, porque ahora sí estás mal”; “No, no te preocupes, ahorita se te pasa”, y cómo sabes ¿eh?, tiene poderes nuestra maestra, tiene magia nuestro maestro, bueno, esa es la realidad.

Entonces, en la reflexión diríamos que nosotros les debemos a ustedes, que todos los que andamos en la ciudad le debemos a nuestros maestros. Por eso es que la creación de este programa de “Contigo maestr@”, lo único que estamos haciendo es devolver un poco de lo mucho que nos dieron ustedes; es reconocer estas capacidades que están ahí.

La Ciudad de México a veces olvida, y olvida durante mucho tiempo. Así tenemos hoy por ejemplo algunos campamentos que desde el terremoto del 85 siguen siendo lugar de habitación de familias, que llevan 30 años ahí, viviendo en la calle, y hoy estamos en este gobierno, en el gobierno central, en el Gobierno de la Ciudad de México, estamos dándole vivienda a esas personas que se volvieron como un adorno de la ciudad, como parte de su entorno y, claro, caminas al lado de ellos y no sabes toda la problemática y todo lo que han vivido en la calle, porque ahí viven.

O de repente nos encontramos, acabamos de echar a andar 191 camiones del Sistema M1, a 600 autobuses que ahí estaban, ahí se iban a quedar arrumbados y de la misma manera nos alejamos de los maestros porque simplemente veíamos la problemática, escuchábamos la problemática y con eso de que la Ciudad de México pues no participa en el tema educativo.

Con eso de que en otras épocas era todo estar peleando y todo en una confrontación pues no se podía construir. Hoy la secretaria Barrales creo que ha tenido un tino muy importante porque cuando platicamos cómo podemos ayudar a los maestro realmente, cómo podemos llegar con las maestras pues surgió esto que es “Contigo Maestr@”.

¿De qué se trata?, se trata de que con ocho fines de semana, con un programa profesional, eso es bien importante, porque hoy pudiéramos estar nosotros buscando dar la capacitación con nuestras propias capacidades, con algún personal de la secretaría, no, es una universidad reconocida la que está dando esta capacitación, es la UAM, no es cualquier institución, es una universidad pública, reconocida con el prestigio que tiene bien ganado la UAM.

Y el Gobierno de la Ciudad de México participando en una alianza estratégica con el sindicato de los maestros y de las maestras y se trata de que en estos ocho fines de semana, ustedes, hombres y mujeres, tengan un beneficio.

No nos vamos a detener, eso sí se los digo desde ahora, tenemos que lograr la meta, ya hay nueve mil maestros y maestras que están inscritos y están teniendo confianza, yo creo que este esfuerzo debiéramos llevarlo a todo el país, deberíamos de llevarlo a todo el territorio nacional, ¿cuál es la fórmula? El secreto es muy sencillo.

Hay que convocar a las universidades reconocidas, a las universidades con una capacidad y con una capacitación perfectamente profesional y hay que llevar a los profesores y a las profesoras simplemente por el sendero, por el camino para que tengan su licenciatura y con eso estoy seguro que van a tener mejores oportunidades económicas, profesionales y de autoestima, de autoestima que eso es bien importante.

Eso lo van a lograr, ustedes ya están ahora en el sendero y pronto seguramente nos vamos a estar viendo aquí para entregar sus certificados de licenciatura, qué bueno que vaya a ser así, qué bueno, qué bueno.

Sí, tengo que decirlo, para mis amigos y amigas de los medios de comunicación que sí hay que hacer un esfuerzo económico, el Gobierno de la Ciudad de México tiene que hacer un esfuerzo económico, pero si no lo hacemos nosotros, si no ponemos ese granito de arena sería muy difícil porque el examen que están obligados a hacer para dar este paso no es un examen barato.

Si hoy les dijera yo a la fuente de gobierno que me acompaña, ¿saben cuánto les constaría a los maestros hacer este examen? Estamos hablando de cerca de 10 mil pesos; ¿más? Más el costo del curso, el costo del curso lo dejas fuera, pero si lo integramos, 15 mil pesos. Ahora, 15 mil pesos, ¿cuánto tendrías que ahorrar para poder gastarte ese dinero?

Eso te llevaría a lo mejor a postergar un año o dos años ¿no? Por eso es que tenemos que hacer este esfuerzo y por eso es que vale la pena que hagamos el esfuerzo; porque lo dijo bien, lo dijo la secretaria de Educación, Alejandra Barrales, no es ir en contra de los maestros, sino es cómo juntos podemos encontrar la ruta y la solución. Lo vamos a lograr, van a ver, ojalá que este programa que estamos probando ya que hay una base de datos, que hay una plataforma, que hay una universidad, que hay un método y que vamos a tener a los primeros graduados muy pronto y que aquí mismo les vamos a entregar sus certificados, aquí se los vamos a entregar; que sí funciona el programa.

Si se quiere hacer nacional, qué bueno que se haga nacional, ya está el camino andado, ya podemos decir cómo está, sí se puede implementar.

Porque a veces cuando vas abriendo el camino pues te vas encontrando uno o dos o tres obstáculos y los vas quitando poco a poco, pero esta ruta ya está armada, esta ruta ya es una realidad. A mí me da mucho gusto apoyar a los maestros y a las maestras. Quiero agradecerles su confianza, qué bueno que acudieron a la convocatoria. Cuando íbamos a lanzar la convocatoria dijimos, ¿y cuántos llegarán?, ¿y cuántos acudirán? Nueve mil en esa respuesta.

Muchas gracias maestro, maestra, gracias también a los que se están formando en su curso de directores porque sé que también van a tener un beneficio económico cuando se reconozca esa capacidad que bien lo dijo aquí el maestro, ya la tienen, nada más hay que certificarla.

Ya la tienen, es decir, ustedes tienen estas capacidades y a hora solo lo que nos falta es acompañarlos, apoyarlos y nosotros vamos a seguir apoyando contigo maestro, maestra, muy buen día que la pase muy bien. Gracias por su confianza, nos vemos pronto, hasta luego.