“Entrega de 170 Acciones de Vivienda”

Miguel-ManceraFecha:06 SEPTEMBRE DE 2017
Lugar:Auditorio del Instituto de Vivienda de la Ciudad de México.
Muy buen día, buen día a todas y todos ustedes, nos da mucho estar hoy en esta cita porque verdaderamente ha sido uno de los retos que nos planteamos cuando llegamos al Gobierno de la Ciudad de México.
Analizamos obviamente la necesidad de vivienda en la ciudad, es muy alta. No siempre es gente de la ciudad la que está pidiendo vivienda en la ciudad, a veces son personas que han llegado de otros lugares, que vienen de fuera.

Pero las acciones en materia de vivienda en la ciudad no se han detenido, por el contrario, las hemos multiplicado. Ha sido una administración en donde los récords que tenemos de construcción de vivienda –y además ustedes han visto la calidad de la vivienda– ha superado por mucho los parámetros que se tenía.

Ahora cada vez que desarrollamos un vivienda incluimos focos ahorradores, incluimos aditamentos que hacen sustentables las viviendas, es decir, el Instituto de Vivienda tiene un lineamiento que ahora le marca que deben de ser viviendas dignas, así como lo marca la Constitución, así como nos marcan los ordenamientos.

Pero hoy es un día muy especial porque uno de esos retos –digamos, construimos vivienda, entregamos a familias, atendemos necesidades de la población– pero esto, esto era algo que no nos estaban pidiendo.

No nos lo pedían porque pareciera que no tenían derecho o que eran personas con las que no podía dialogar el gobierno porque generalmente los mecanismos son otros, la forma de llegar al Instituto es otra y había que salir entonces a la calle y decirle a estas familias: nosotros tenemos que atenderlas.

No pueden pasar otros seis años sin que volteen a ver algo que no es parte de la ciudad; no es una avenida que decore la ciudad, no es parte de una calle el tener a todas la familias ahí viviendo y ya es como un paisaje urbano, no.

Ahí encontrábamos familias que estaban pasándola mal y que no se notaba o que no se pensaba que pudiera haber una solución. Ese reto lo planteamos y le dije a Raymundo: vamos a ver los campamentos cuánta gente está desde el terremoto del 85.

¿Treinta años nos tardamos?, ¿treinta años tuvieron que pasar?, ¿pues no que estamos haciendo vivienda? Le decía yo a Raymundo: ¿pues no estamos entregando edificios? Ó ¿no se están construyendo unidades habitacionales?

Y cómo pueden pasar 30 años y nosotros permitir que esta, estas familias, que esta nuestra gente, esté viviendo en la calle. Miren cuando yo era niño me tocó vivir –el otro día pase por ahí– por donde está la Calzada México-Tacuba y era también una vecindad en donde vivía con mi mamá en un –me acuerdo porque cuando eres niño tu mamá te obliga a que te aprendas la dirección por si te pierdes, ¿no? estaba muy de moda eso–. Entonces era Calzada México-Tacuba, número 5, interior 6.

Fíjate cómo me acuerdo, entonces eso nunca se me olvido porque como me dijo tantas veces que me lo tenía que aprender; casi te pregunta el nombre y primero das la dirección ¿no?

¿Cómo te llamas?, “Calzada México-Tacuba”, no. Bueno pues ahí se vivía también en un entorno así, en un entorno en donde te tienes que acostumbrar a lo que te marca la vida; aquí estamos hablando que 50 familias tenían tres baños para poder vivir.

Yo creo que hay muchos que no imaginamos lo que es eso, que nunca lo hemos vivido, quizá no lo viviremos, pero tenemos que tomar conciencia. Y eso sí podemos hacerlo, tomar conciencia. Entonces de lo que se trató aquí es de rescatar a la Ciudad de México y nosotros vamos a entregar esto también como un legado, vamos a entregar en lo que yo digo que son hechos y no política.

Porque podríamos estar entregando también estas viviendas allá con el grupo fulano de tal o el grupo perengano de tal y quizá seriamos los más guapos y los más bonitos.

Pero esta necesidad de la Ciudad se tenía que atender, hacerle justicia a 30 años de olvido, porque eso es lo que la ciudad va después acumulando, aquello que se vuelve como los olvidados, como los que no existen.

Vas pasando por ahí y “¿qué hay por aquí?, ¿qué es esto mamá?; es un campamento, ¡ah qué bueno!” Y así se llama, como aquí nos platicaron, “me tocó vivir en el campamento”. Y seguro en el domicilio ponías campamento Matamoros para que te llegaran tus cartas, para que llegara tu correo.

Bueno, pues ahora aquí están sus viviendas. Hoy estamos entregando con el testimonio de mis amigos y amigas de los medios de comunicación 170 viviendas para 680 personas, más las que se acumulen porque ya oí que hay varias que se acaban de casar entonces seguramente va a crecer el número de habitantes de estas viviendas.

Me da mucho gusto que tengan estas viviendas dignas, que tengan estas viviendas en donde se pueda desarrollar su vida de manera diferente. Muchos de los niños pequeñitos, que seguramente hay varios por aquí, van a conocer una vida diferente ya. Qué bueno, qué bueno que lo logras.

Mira, cada departamento que hoy estamos entregando a ustedes, si lo vieras a valor comercial, éstos, cualquiera de los nuevos edificios, no estaríamos hablando entre 1 millón 200, 1 millón y medio, algunos alcanzan hasta dos millones. Pero tú solamente vas a realizar un pago que estará, dependiendo del estudio socioeconómico, entre 500 y 800 pesos, hasta que se acabe de pagar.

Imagínate, eso es crearte un patrimonio, eso sí es algo que tú le vas a dejar a tus hijos, a tus hijas, a tu familia. Y aquí atendemos a todo en el INVI, a mujeres jefas de familia, a jóvenes también, porque creemos en los jóvenes, a personas con discapacidad, a adultos mayores, a todos. Todos tienen cabida.

Y luego, como siempre dice Ray, bueno, quieres hacerle una mejora, después quieres solicitar un crédito, te faltó alguna cosa, también te vamos a dar un crédito porque eres parte de esta familia, primero de la familia de la Ciudad de México; primero de la familia de México, porque eso hay que tenerlo ahora muy presente con esto que pasó en Estados Unidos para nuestros paisanos, para nuestros migrantes, para nuestros “Dreamers”.

Entonces, primero la familia de México, eres parte de la familia de la Ciudad de México y eres parte de la familia INVI; así que nosotros vamos a cuidarte a ti porque eres parte de nuestra familia. Ese es mi trabajo, cuidar a tu familia, y eso es lo que nosotros tenemos que hacer, entregarte una vivienda digna.

Aquí hicimos una inversión de 75 millones de pesos, que son los mejor invertidos que pudiéramos tener. Cambiarle la vida, despertar estas emociones, despertar de repente una lagrima que a todos se nos hace un nudo en la garganta cuando pensamos en cómo se estaba viviendo ahí, cómo eran las noches, en cómo eran las temporadas de lluvia, ya nos platicaron lo que pasaban, los fríos y más ahora que los fríos han estado verdaderamente fuertes.
Niños, niñas, personas con discapacidad, eso cambio, eso ya lo dejamos, volteamos la pagina; siempre hay que recordar porque es bueno saber de dónde venimos, qué vivimos, qué somos.
Fíjense, no se me olvida la vez que hicimos la recuperación del predio de Atlampa ¿verdad Ray? Ahí en Tlaxpana ¿sí verdad? Bueno por ahí en Atlampa.
Fuimos y entonces, era verdaderamente complicado caminar por ahí porque era también, un campamento improvisado y cuando metimos la maquinaria para destruir esas viviendas; muchas con lamina y cartón, la gente lloraba porque estabas destruyendo su vivienda, porque estabas acabando con parte de su vida, de su historia.
Pero lo que les decíamos es que aquí comienza una nueva historia, comienza una nueva historia, guardamos este librito y ahí cuando queramos recordar lo abrimos y tenemos un nuevo libro que ahora comienza para San Simón y comienza para Matamoros.
Así que muchas felicidades a todos ustedes, me da muchísimo gusto estar haciendo esta entrega, qué bueno. Mira, ahora pedí que nos pusieran esta imagen, mira, la tienes acá para quienes quieran ver de este lado, o de aquel lado es la misma.
Eso que están viendo ustedes ahí, es otro campamento, ese un campamento que se formó en la zona de Iztapalapa cuando desalojaron, la Policía Federal desalojó –porque a lado lo que tienes ya son instalaciones de la Policía Federal y se desalojó a todas las personas que estaban ahí– y llevan desde la historia de la Policía Federal ahí viviendo y entonces ahí circulan coches, ahí se estacionan incluso los que trabajan en donde está la Policía Federal y se vuelve parte de tu entorno.
Y tú pasas por ahí y dices: pues quién sabe que será esto; pues ¿qué te gusta que llevan, la historia de la Policía Federal? ¿Qué será Ray, unos 15 años que lleven más o menos, no? también son personas que llevan por ahí viviendo 15 años, ve la condiciones. Esto lo vamos a arreglar también, esto también, desde hoy está el compromiso, verán ustedes pronto imágenes cómo vamos a ir con las maquinas a levantarlo y a quitarlo de la Ciudad de México.
Eso no se puede permitir, no se debe permitir. Bueno pues, así vamos a seguir, atendiendo a los que más lo necesitan, atendiendo a toda nuestra gente de la Ciudad de México. Muchas felicidades, muchas felicidades a Matamoros 110 y a San Simón 310 como siempre les digo, luego nos invitan al mole.
Felicidades a la cumpleañera, felicidades a todos ustedes, muchas gracias, nos vemos pronto, que la pasen muy bien.