ENTREGA DE APOYOS DEL FAM

El-Jefe de Gobierno CDMXFecha:16 NOVIEMBRE DE 2017
Lugar:Centro de Formación Docente y Escuela para padres.
Muy buenas tardes a todas, a todos ustedes. Primero quiero explicarles que la demora para el inicio del evento es absolutamente involuntaria, estábamos en una Ceremonia de Promulgación de una Ley General con una serie de personas que buscan a sus familiares a lo largo y ancho de la República Mexicana; en la Promulgación de la Ley General para Atención de Desaparecidos.

Entonces, este evento se prolongó y yo solamente estaba viendo la hora para poder estar aquí con ustedes, pero es muy importante para mi poder estar con todos y cada uno de ustedes en esta ceremonia, es muy, muy importante.

Saludar a Gabriela García, agradecerle por supuesto, desde aquí enviar un saludo al titular del Instituto Nacional de Migración, un afectuoso saludo y reconocer porque hay que reconocer pues, cuando es así, este apoyo que se ha tenido y esta comunicación con el Gobierno de la Ciudad de México para poder canalizar estos recursos a nuestros migrantes; es algo que se toca, se palpa.

Es una ayuda real, no estamos hablando nada más de algo que queremos hacer sino esto es real, esto es algo tangible. Yo platicaba con cada una de las personas que se acercaban con nosotros, con la Licenciada Rosa Isela ¿Qué van a hacer ahora? Y me platicaban sus diferentes proyectos, desde quien va a poner una taquería, quien va a poner una estética, quien se va a dedicar a las reparaciones, al taller; es personal especializado.

Ustedes allá adquirieron habilidades especiales y cuando llegan aquí, pareciera que las puertas se cierran, no, nosotros abrimos las puertas aquí en la Ciudad de México, ustedes tienen un lugar aquí en la Ciudad de México, aquí es su casa, aquí nosotros tenemos que cuidarlos y los cuidamos con mucho gusto.

Uno de los compañeros que ahora recibió este apoyo me dijo: también quiero utilizarlo porque me tengo que operar de una rodilla, ya le dije que lo vamos a operar nosotros y lo vamos a operar gratis, no tiene por qué utilizar este recurso para operarse. Aquí todos ustedes tiene servicio médico, todos. Por el simple hecho de estar en la Ciudad de México todos tienen derecho al servicio médico, ustedes y sus familias.

Así que eso descuéntalo hermano, tu dinero utilízalo para otra cosa, no para tu rodilla, para otra cosa de bien.

Estamos hoy —y solamente para dejar constancia con nuestros amigos y amigas de los medios de comunicación—, hoy estamos entregando este apoyo a nuestros hermanos migrantes.

Hoy estamos entregando básicamente la cantidad de 6 millones 690 mil en diferentes apoyos: 219 iniciativas que van a venir a complementar trabajos bien importantes además, porque sus tareas son de apoyo a la economía de la Ciudad de México.

Cada uno de los proyectos que aquí se han comentado y que aquí me han dicho y que seguramente tienen todos ustedes, son apoyos importantes para la Ciudad de México.

Ustedes son importantes para la Ciudad de México, eso les debe de quedar muy claro. Cuando llegan aquí, todos los derechos que tiene esta Ciudad, todos los derechos que tienen ustedes; todos los derechos para las mujeres, todos los derechos para nuestras mujeres migrantes; todos los derechos de los hombres, todos los derechos para nuestros hombres migrantes.

Ya hicieron un trabajo importante allá. Hoy estamos buscando cómo defender a nuestros migrantes que están allá —no porque queramos que no regresen, los que regresen bienvenidos y aquí estamos para ayudarlos—, pero también tienen derechos y hay que defenderlos a los que están allá porque si no los separan de sus familias, los separan de sus hijos y esos son dramas verdaderamente dolorosos que nos hacen vibrar a todos.

La verdad es que las historias son muy duras cuando después de muchos años, separan a una madre de sus hijos o separan a un padre de sus hijos. No quisiera imaginarme un caso de esos.

Así que, verdaderamente, nos colocamos en sus zapatos, y nosotros tenemos que defenderlos desde aquí. Hacer todo nuestro mayor esfuerzo y lo vamos a seguir haciendo con toda convicción.

Quiero decirles, miren, esta Ciudad de México la estamos construyendo como una ciudad hospitalaria, y no lo decimos nada más “de dientes para afuera”, lo hacemos como ya ha quedado aquí claro, cuando llegas a la ciudad estamos en la central camionera, estamos en los aeropuertos, estamos buscando captar a las personas que necesitan ayuda.

Desde dar alimentación, desde dar atención médica, desde dar un lugar donde puedas dormir y qué bueno que Saúl sea un testimonio viviente de esto.

Desde establecer la primera llamada, porque llegas a veces sin dinero para poder comunicarte con tus familiares, aquí LOCATEL te hace la primera llamada a los Estados Unidos gratuita y a buscar a tus familiares si es que no eres de la ciudad y eres de algún otro estado, también ayudamos con eso.

Tenemos todo un programa para ropa, para comida, para sustento, para poder tener también seguro de desempleo, para poder ayudar, como ahora, con estos proyectos.

Vamos a estar trabajando con el Instituto Nacional de Migración en varios de los proyectos que también, y de los programas que tienen y además ellos saben que la Ciudad de México trabaja con seriedad porque estamos cumpliendo con todas las reglas, con todo lo que se impone para la entrega de los recursos, para poder hacer ayudas efectivas, para poder cambiar vidas; eso es lo que queremos.

Eso se tiene que hacer en todo el país y tenemos que llevar estos apoyos a todos los estados, en todos los rincones porque en todos los rincones y en todos los estados hay migrantes y todos tenemos historias de vida. Tenemos familiares que se fueron con un sueño, que se fueron con una ilusión y que ahora nosotros tenemos que ayudar y tenemos que defender también; lo vamos a hacer.

Y hoy quiero decirle a Saúl, porque la historia que él nos ha comentado aquí, pues es una historia que solo nos deja claro algo, esta política que se ha implementado es una política injusta, es una política que no está reconociendo todo lo que se hizo por una nación, y eso no puede ser parte de una política de un pueblo que se diga pueblo solidario y pueblo que comprende el sufrimiento de las personas; no puede ser.

Porque no puede ser – que como nos platicaron aquí – alguien haya pasado 48 años de su vida entregándosela a una nación, haya pasado 14 años sirviendo en una de las tareas más difíciles que es la tarea militar; en un pueblo distinto pero defendiendo a esta nación, y de repente le digan: “por una falta administrativa te vas, ya no te queremos, ya no sirves aquí”. Eso no puede ser, verdaderamente me parece muy injusto, es lo menos que podríamos decir, muy injusto.

Pero miren, dentro de eso que es injusto, viene algo que es de beneficio para nuestra ciudad, porque es una historia la de Saúl, pero puede ser la historia de muchas, muchas personas. Saúl es una persona que tiene habilidades, él dice: “no tengo el idioma muy bien ahora”, pero él habla inglés, y esa es una habilidad que tiene un valor importante. Él tiene conocimientos pues de habilidades también de calificación para el mantenimiento de aeronaves, ahora está trabajando en una línea aérea.

Y así como muchas otras historias de los que van a poner sus negocios, ya me pasó una vez – se acordará la Licenciada – cuando alguien nos dijo, yo quiero un apoyo porque voy a poner una carpintería; y entonces, pues qué pensamos que nos iba a pedir, quería poner una carpintería, pues seguramente nos va a pedir un serrucho, pues un martillo y un desarmador.

No, nos pidió unas máquinas muy sofisticadas porque eso aprendió allá en los Estados unidos y ahora era un trabajo de carpintería pero de muy alta calidad. Así Saúl, Saúl viene con conocimientos especiales y con esas habilidades.

Yo le quiero decir a Saúl, aquí con el testimonio de todos ustedes, que sería muy bien recibido en nuestro agrupamiento de helicópteros, de cóndores, de la Secretaría de Seguridad Pública.

Entonces, si tú quieres querido Saúl, te puedes incorporar con nosotros ahí en la Secretaría de Seguridad Pública porque vamos a tener a un migrante nuestro en retorno y además con un apoyo, cuidando nuestros helicópteros, quién los va a cuidar mejor que alguien que quiera a su ciudad y que quiera a su país como el demostró, entregar su vida por una nación. Entonces, ahí está la oferta. Él nos dice y si quiere, lo vamos a tener ahí en cóndores. Sirve que nos enseña inglés, sirve que nos enseña inglés.

Yes, you can. You can do it. Aquí ya estamos hablando inglés, nada más para pasar el tiempo. Bueno pues ahí queda, queda el testimonio de que en esta ciudad los migrantes es parte nuestra. Ustedes son parte nuestra, es una sola familia, es una sola entidad, la Ciudad de México es su casa y ustedes están aquí y a nosotros nos importa que les vaya bien, que le vaya bien a ustedes, que le vaya bien a sus familias, que nos vaya bien a todos en la Ciudad de México.

Felicito a la Secretaria Rosa Isela, agradezco otra vez al Instituto Nacional de Migración y ahí está Saúl, lo van a ver después ya con su uniforme de cóndores, ahí nos va a estar ayudando verán. Buenas historias, buena tarde. Nos vemos, que la pasen muy bien.