Entrega de los Trabajos Integrales de Restauración de la Estatua Ecuestre ce Carlos IV y su pedestal “El Caballito”

Miguel-ManceraFecha:28 JUNIO DE 2017

Lugar:Plaza de los Leones del Museo Nacional de Arte.

Muy buen día a todas y todos ustedes, me da mucho gusto saludar a la secretaria de Cultura del Gobierno de la República, a María Cristina García Cepeda, por supuesto, a todo su equipo de trabajo a quien felicito ampliamente.

Al señor director General del INAH, mi reconocimiento por el profesionalismo y el trabajo coordinado para poder llegar a este día, este importante día para la Ciudad de México. Al señor embajador de España, muchas gracias por su presencia y también a los integrantes de su equipo de trabajo.

A todas y todos ustedes, a los servidores públicos del Gobierno de la República y los servidores públicos del Gobierno de la Ciudad de México, amigas, amigos; a nuestros compañeros y compañeras de los medios de comunicación.

Este es un día muy importante para la Ciudad de México porque de nueva cuenta, en un trabajo coordinado, damos realce, aparte —porque es muy extenso— de su gran patrimonio cultural, histórico; de la belleza que representa la ciudad.

Platicábamos, apenas hace unos minutos, que seguramente será un espacio de muy alta convocatoria esta plaza de nueva cuenta, más aún de lo que ya simboliza y más aún de la belleza de los edificios que la enmarcan.

Hoy, otra vez, con esta figura ecuestre de Carlos IV estará dando la belleza, el simbolismo de esto que se ha denominado la “Ciudad de los Palacios”, por varias notas y por muchas páginas de la historia.

Con el INAH hemos venido realizado un trabajo muy importante bajo la conducción de la secretaria María Cristina García Cepeda y hemos ido presentando nuevas cosas para la Ciudad de México y hoy nos corresponde esta restauración.

Una restauración que además precisa datos importantes y que nos deja claro que hay que estar trabajando de la mano, que hay que ir en un acompañamiento con profesionales en cada una de nuestras intervenciones y en cada una de nuestras acciones.

Hoy precisamente estamos trabajando en lo que será una nueva forma de contemplar el Templo Mayor de la Ciudad de México; en breve, les estaremos presentando también esto que va a ser espectacular y verdaderamente un sitio de también muy alta convocatoria para toda la gente, no solo de la ciudad, sino quienes vienen  de fuera. Pero, como eso, muchos otros trabajos nos están ocupando.

Estamos juntos en la restauración de nuestras estatuas en el Paseo de la Reforma, que requieren también una intervención puntual, profesional y por cierto, me permito felicitar a quien coordinó los trabajos de esta restauración; merece un gran aplauso porque verdaderamente es espectacular.

Ha quedado y conste, que tenía que ser una mujer para  que quedara así de hermosa la estatua, como hoy la estamos observando.

No solamente la parte de la estatua se restauró, sino como aquí se ha dado cuenta, la parte del basamento que tenía ya un deterioro considerable, que tenía infiltraciones y que era indispensable que se interviniera también.

Ha quedado como en 1803, quizá con mayor pronostico de durabilidad por todo lo que se ha implementado y todas las técnicas y avances que tiene hoy la ciencia y la restauración. Pero la belleza sigue siendo incomparable.

Así como se narró, así como se mencionó, así como se ha admirado en los diferentes sitios que ha ocupado; hoy, esta figura ecuestre vuelve a dar realce a la historia y al rescate de eso: de nuestra historia, de nuestro origen, de lo que somos y de lo que representa esta ciudad desde el punto de vista cultural, de la gran potencia que tiene.

Vamos a seguir en otros compromisos, otros trabajos, todavía tenemos más sorpresas con la secretaria María Cristina García Cepeda, que pronto les estaremos platicando a todos y cada uno de ustedes.

Pero hoy, vale mucho la pena a todo el equipo de trabajo: a mis compañeros de Gabinete, de Gabinete Ampliado, a mis compañeros del Gobierno de la República, a todos los profesionales que paso a paso, detalle a detalle hoy nos están dando esto que es un espectáculo artístico, histórico de nuestra ciudad, la figura ecuestre de Carlos IV otra vez “El Caballito”, otra vez la plaza.

Que vamos a aprovechar, por cierto, para iluminarla; porque era una plaza oscura, era una plaza que permitía ver la escultura de día, pero no así de noche y hemos platicado y hemos conversado y hoy estamos de nueva cuenta con esta tarea.

Déjenme recordar nada más, porque siempre en estas tareas vale la pena recordar, recordar a un buen amigo que también tenía este proyecto y cada vez que nos veíamos lo estábamos platicando y en un gran relevo de estafeta y con mucho profesionalismo, tomamos esta que era una tarea de todas las veces que nos encontrábamos, de Rafael Tovar y de Teresa, a quien hoy también seguramente le gustará y le estará gustando mucho ver esta estatua

Muchas gracias a todos y cada uno de ustedes, a todas las mujeres que hicieron posible esta tarea, empezando por la secretaría de Cultura, a la restauradora, a todo el equipo de trabajo y también a todos los hombres que algo pusimos de parte nuestro. Muchas gracias, muy buen día.