Entrega de Reconocimientos a Cuidadoras de Personas Mayores

FECHA:08 DE ENERO DE 2016
LUGAR:Museo de la Ciudad de México

Muy buen día a todas y a todos, nos da mucho gusto saludarlas, la gran mayoría mujeres, la verdad, la gran mayoría mujeres.
Hoy la Ciudad de México con el testimonio de todos los amigos y amigas que nos acompañan aquí en la mesa principal, está anunciando una nueva etapa de contacto con las personas que requieren cuidados especiales, hablemos pues, de adultos mayores, de personas con discapacidad, de toda aquella persona que requiere tener un cuidado especial.

Y esta es una nueva etapa en la Ciudad de México, que comenzó a través de pláticas que se tuvieron con representantes de Naciones Unidas, con pláticas que tuvimos con la doctora Bárcena, de CEPAL, y con compromisos que se establecieron por parte del gobierno de la capital, porque la problemática es, y consiste, en que muchas de ustedes, muchos de ustedes que ya están realizando la función de cuidar alguna persona, pues lo están haciendo así, simple y sencillamente –digamos— con el instinto de cuidado, pero faltaba esta otra parte de la capacitación.

No es algo que no exista en el mundo, es algo que se presenta en otros países, por ejemplo, en Argentina.

En Argentina, en 2010 se estableció, se creó allá, un manual de cuidados, así se denomina, “Manual de cuidados domiciliarios, aprendiendo estrategias para cuidar mejor”. Se hizo como manual, precisamente pensando en esta problemática.

En 2013, en España, también otro manual, un “Manual de habilidades para cuidadores, familiares, de personas mayores dependientes”, así se denominó en España.

Lo que está hoy dando a conocer la Ciudad de México, es un programa todavía mucho más fuerte, porque aquí de lo que estamos hablando es de la capacitación de las cuidadoras y de los cuidadores.

Este es un trabajo que se está realizando, no solamente con el área de Desarrollo Social, que ya es importante, sino se está realizando también con el área de la Secretaría del Trabajo, ¿por qué? Porque nuestras cuidadoras y nuestros cuidadores tendrán, paralelo a su capacitación, esto que es tan importante del empleo temporal, este empleo temporal que va a lograr, qué, pues un incentivo también.

Que ustedes sepan que tienen las capacidades reconocidas como para salir a la calle y contratarse, como para tener una aptitud para la oferta laboral.

Esto es bien importante, porque logramos varias cosas. Primero, logramos que haya un conocimiento técnico, especifico de las y los cuidadores; el taller, la capacitación que se realiza aquí no es solamente teórica, ustedes lo vivieron, es teórico-práctica.

Se tienen instalaciones especiales, la Ciudad de México ahora tiene este instituto para la capacitación en el trabajo. Es el primer gobierno que lo tiene, es la primera vez que se tiene en la Ciudad de México.

Entonces, nosotros estamos creando ahora esta primera generación de cuidadoras certificadas, cuidadores certificados. ¿Certificados en qué? En sus competencias, en lo que conocen, en lo que pueden desarrollar.

Un cuidador –tenemos por acá algunas notas—, el cuidador conoce los principales padecimientos y síndromes geriátricos de las personas. Eso hay que conocerlo, hay que saberlo para poder desempeñar la actividad con profesionalismo como se requiere.

El cuidador sabe cuándo se requiere atención médica y cuándo no se requiere atención médica, porque ¿qué nos pasa? Es un poco el ejemplo y vámonos hasta el otro extremo. ¿Qué sucede cuando tienes un papá primerizo o una mamá primeriza? Escuchas que el bebé respira raro y no sabes qué está pasando, y ya quieres llamarle luego, luego al médico y quieres llevártelo al hospital corriendo y hay una alerta.

Lo mismo con los adultos mayores, lo mismo con las personas con discapacidad, si no estamos capacitados, entonces no sabemos cuándo es que se requiere la atención médica y cuándo nosotros o nosotras podemos atender la situación. Esto es de lo que se está anotando.

Es una problemática integral la que se atiende aquí.

Y hoy, la Ciudad de México está entregando estos certificados. Yo quisiera –si me pasan uno de los certificados— porque me parece muy importante que se conozca, que nuestros amigos y amigas de los medios de comunicación, muchas gracias, puedan saber, que esta constancia, lo que tienen acá es un folio, tiene el sello de la Secretaría de Educación Pública del Gobierno de la República, del gobierno federal.

Está el Instituto de capacitación, está obviamente el respaldo del Gobierno de la Ciudad y viene con todos, todos y cada uno de los folios y datos de la persona.

Y dice: “otorga la presente constancia en virtud de haber acreditado satisfactoriamente el Curso de Capacitación: Capacitación a Cuidadoras de Personas Mayores. Duración: 60 horas; periodo tal, el presente se expide, etcétera, de acuerdo con la información académica que obra en archivos del Centro Educativo.

Ahí está la constancia, esta es una constancia, esto es algo que vale, pues. Gracias.

No es lo único que vamos a hacer, este el arranque, es el arranque, pero ustedes lo van a escuchar después, nosotros estamos iniciando esto, pero las políticas de cuidados es una tendencia mundial.

Esto va a tener una fuerza cada vez mayor, porque además tomemos en cuenta algo que ya se comentó, la pirámide generacional nos está llevando a que cada vez haya más adultos mayores en la ciudad y habrá en el país cada vez más adultos mayores. Entonces, tenemos que prever, tenemos que adelantarnos a estas tareas.

Por eso lo estamos haciendo y por eso estamos hoy presentando en la Ciudad de México nuestra política de cuidados, una política de cuidados que comienza bien, que comienza como lo quisimos hacer, no de manera apresurada, no, lo de menos hubiera haber hecho algo rápido y de repente decir: “Ya estamos cumpliendo con nuestro programa de capacitación”, no aquí se está dando empleo temporal, aquí se está dando certificación de habilidades teórico-prácticas, aquí se está preparando como para que cualquiera de nuestras cuidadoras, hoy aquí presentes que recibirán su constancia, vayan y digan: “Yo puedo cuidar a una persona adulta mayor, yo puedo cuidar a una persona con discapacidad, ya tengo esos conocimientos”.

Ya no estamos con miedo, porque esto también sirve para empoderar a las personas. Hoy pues, tenemos esto, vamos a seguir trabajando, la instrucción a la Secretaría de Desarrollo Social y por supuesto, también a la Secretaría del Trabajo, es que se siga perfeccionando esto, que sigamos dando nota, que sigamos dando pauta, que sigamos dando la noticia a la ciudadanía de cómo vamos a avanzar.

Esto va a ser una tendencia mundial, se los vuelvo a repetir, lo van a ver, hoy estamos empezando. No se escuchaba mucho “los cuidadores”, porque es algo que vive dentro de los hogares y que ahí está y que ahí ha estado, pero es una realidad de esta ciudad y es algo que se necesita aquí en la Ciudad de México.

Hoy quiero aprovechar también, además de reiterar mi felicitación tanto a Desarrollo Social como a la Secretaría del Trabajo por esto, yo creo que se merecen un aplauso.

No puedo dejar de aprovechar la oportunidad de tener contacto con las cuidadoras y con los cuidadores y también con los adultos mayores o personas mayores, como refiere la ONU, que hoy nos acompañan, porque quiero aprovechar para reiterar este programa que lanzamos apenas hace unos días, que es de Alerta Social.

Esta alerta social, estamos entregando a quien se inscriba, obviamente es voluntario. Estamos entregando esta plaquita que tiene aquí los teléfonos de LOCATEL, que tiene los teléfonos de nuestro Consejo Ciudadano, la vinculación al Consejo Ciudadano, y tiene un número, viene un número.

Entonces, ya sea esta plaquita o la pulsera que tiene Luis Wertman –enséñaselas, así verán que ahí la trae Luis—, es esa pulserita. Lo que ustedes escojan, lo que ustedes quieran, ya sea una u otra, ahora que hablamos de los cuidados.

Qué sucede cuando tenemos a una persona adulta mayor y se nos sale de la casa y luego no sabe cómo regresar, es una realidad. O se nos sale y de repente se tropieza nada más y quien lo auxilia, que llega ahí los cuerpos de emergencia, no saben que es una persona diabética, no saben que es una persona con epilepsia, no saben nada, no sabemos nada, cómo auxiliarla.

Buenos, pues estas plaquitas y estas pulseras, con este número que viene aquí atrás, tiene la identificación de ustedes. Si ustedes se registran y nosotros llegamos a una atención médica con esto, ya sabemos qué necesita y a quién contactar sobre todo.

Entonces, podemos andar con mayor seguridad en la calle, porque si ya sabemos que de si de repente no nos acordamos cómo regresar. “Oiga, nada más hay que marcar aquí, número tal; usted vive en tal lado o espérese ahí, ahorita vamos a mandar ayuda”.

Ayúdennos ustedes a difundir esto, porque es algo gratuito y porque es algo para ustedes. Lo estamos reiterando.

Se lo voy a regresar a Luis, su pulsera, porque es de él, ahora sí que tiene ahí sus datos. Entonces, acá tenemos módulos, los que se quieran inscribir aquí que los atienda Desarrollo Social, por favor ayúdennos.

A las cuidadoras, mucho éxito en su tarea. Tienen ustedes una labor fundamental para esta ciudad, la tienen en sus manos, tienen el cuidado de gente que necesita mucho amor. No hay nada como ver que se atiende a una persona con cariño, con conocimiento, y que se da alivio. Ustedes tienen esta posibilidad en sus manos; síganse preparando, este es un paso nada más.

Cada vez vamos a hacer más fuerte nuestra política de trabajo.

Hoy nos acompaña el rector del TEC de Monterrey, y con él acabamos de platicar y de reiterar el compromiso.

Se van a profundizar en los estudios de adultos mayores y también señor rector, si podemos profundizar en este trabajo de los cuidadores. Cómo podemos hacer cada vez más completo este curso de capacitación y cómo podemos darles más herramientas a nuestras cuidadoras y a nuestros cuidadores, porque al rato van a querer tomar su maestría, su especialización, ya las conozco.

Nos vamos a ver pronto y también las vamos a ayudar en eso, un beso y que la pasen bien.