Firma de Convenio “El Médico en Tu Casa”, Nuevo León

Fecha: 16 DE MAYO DE 2016

Lugar:Patio Central, Palacio de Gobierno Ignacio Zaragoza S/N, Centro de Monterrey, Nuevo León

Muy buenas tardes, buenas tardes a toda la gente de Nuevo León. Muy buenas tardes a todos y cada uno de los integrantes de esta comunidad en Monterrey.

Quiero saludar y agradecer puntualmente, todas las atenciones y por supuesto, toda la coordinación y colaboración al señor gobernador del estado de Nuevo León, a don Jaime Rodríguez Calderón, mejor conocido como “el Bronco” porque ahora que caminábamos por la calle, toda la gente decía “Bronco”, no decían Jaime, ni le decían gobernador, nada más “Bronco”.

Así que muchas gracias, un fuerte aplauso porque estamos muy contentos en la Ciudad de México por esta colaboración. Muchas gracias, Jaime.

También a su distinguida esposa, a la señora AdalinaDavalos, porque estoy convencido que la tarea que ella estará desempeñando en esta estrategia de “El Médico en Tu Casa”, que es precisamente el trabajo de las cunas, el poder llevar esta nueva perspectiva de vida a los bebés, a los nuevos niños y niñas de Nuevo León, va a servir muchísimo, va a ser un antes y un después en cómo se desarrollan los niños y las niñas en Nuevo León.

Agradecer también, por supuesto, al señor secretario de Salud de Nuevo León, al doctor Manuel Enrique de la O Cavazos, porque gracias a su visión, a su trabajo y todo lo que platicó con el señor gobernador y cómo se lo planteó, todo lo que le dijo a Jaime fue que llegamos finalmente, a la firma de este importante convenio, para nosotros muy importante.

Y saludo por supuesto, también la participación de las universidades, la participación de los diputados, de las diputadas, de los estudiantes de Medicina, de los doctores, de las enfermeras, de promotores, de jefes de jurisdicción, de los vecinos y vecinas, de todos los representantes de los medios de comunicación que hoy le dan a saber a la comunidad de Nuevo León todo lo que vamos a estar trabajando.

Este programa nace de manera muy sencilla, y quizá por eso ha sido el éxito porque –como platicábamos con Jaime— nace del contacto con la gente, de una necesidad directa de atención en territorio donde nos damos cuenta que no importa si haces un gran hospital, si haces una gran instalación médica, si la gente no puede ir ahí, si está imposibilitada de trasladarse, si está postrada en su cama, si es una persona con discapacidad o si es una persona que simple y sencillamente cree que no tiene derecho a los servicios de salud.

Lo que estamos haciendo es regresar a la tradición de los médicos. Yo siempre lo comento, que yo recuerdo al médico con el maletín, con su bata, yendo a la casa y entregando una receta ahí, después de revisarte con su estetoscopio, después de hacer una revisión del estómago, de los pulmones, de todo, dejándote una receta.

Esa es la imagen que tenemos del doctor, del que llega, el médico que llega y te da alivio hasta tu casa, eso fue lo que se perdió. Se perdió esta posibilidad del contacto directo, de ir a las comunidades, de –como se dijo aquí— acudir a caballo si es necesario, de llegar hasta los lugares más difíciles de acceso.

Por eso en la Ciudad de México hoy llevamos dos millones 200 mil casas visitadas. Y eso nos ha dado números muy importantes, en donde encontramos a 90 mil adultos mayores –en donde encontramos—, que no pueden trasladarse la gran mayoría de ellos, en donde encontramos a más de 10 mil mujeres embarazadas, de las cuales, hasta siete mil no llevan control médico, y estoy hablando de mujeres muy jóvenes.

Algunas de ellas, niñas de 13, 14 años, llegando en el octavo mes, en el séptimo mes y no llevan absolutamente ningún control médico. Ahora lo que hacemos es tener este contacto y por supuesto, brindarles una atención mejor.

Que al Estado le beneficia, por supuesto, porque hacemos prevención, porque evitamos un embarazo de alto riesgo, porque evitamos una complicación postparto, porque damos salud al niño o a la niña y porque controlamos lo que sigue con las cunas.

Que lo platicaba yo precisamente hoy con nuestra primera beneficiaria de estas cunas que entrega el estado de Nuevo León, en donde me decía: “Es mi segundo hijo, va a ser mi segundo bebé, pero el primero durmió en la cama con nosotros”.

Ese es el riego, eso es lo que nos preocupó mucho con esta estrategia de las cunas, es decir, que el bebé niño o niña tendrá su propio espacio, que no corra ningún riesgo, como platicábamos con el doctor, con el secretario de Salud del estado, que nos decía: “A veces el brazo del papá en un movimiento involuntario puede provocar la asfixia del bebé, puede llevarlo a situaciones trágicas”.

En cambio en estas cunas, están en total independencia y las puedes poner en el suelo, porque tienen un tratamiento especial que no permite ni siquiera que puedan prender fuego, porque están ignífugas, ni que se mojen, porque son impermeables.

Está en total independencia y le da una sensación muy importante para el desarrollo del niño o de la niña.

Hoy estamos sumando este esfuerzo y nos da muchísimo gusto que sea con Nuevo León, porque hoy les quiero decir que ya le pagué la apuesta al “Bronco”, ya le pagué la apuesta que me ganó de los Tigres contra los Pumas, ya también en la mañana pagamos la apuesta y nos comprometimos con las computadoras para un café Internet, para un ciberespacio para niños y niñas, en una de las comunidades de Nuevo León.

Quería hacerme otra apuesta, pero le dije que con el América no voy yo, así que ahí mejor que gane el Monterrey.

Qué bueno pues, que sigamos trabajando de la mano, y que sigamos apostando por la gente, aquí demostramos que no hay un interés político o partidario, o de color, sino que estamos trabajando por la gente.

Nosotros en la Ciudad de México –porque no quiero dejar de comentarlo— estamos implementando una acción que nació acá en Monterrey, que es la acción poética, en las bardas, en esas bardas donde las pintan de blanco y ponen un pensamiento que motiva a la ciudadanía, eso lo estamos implementando allá.

Es una acción ciudadana y es una acción importante, y así vamos a estar compartiendo.

Yo escucho con atención muchos de los planes que tiene Jaime Rodríguez “El Bronco”, y me parece que tiene una visión que va muy de la mano con lo que hoy firmamos, contacto con la gente, atención a quien más lo necesita, llevar los servicios para que todo mundo pueda tener acceso a ellos.

Hoy pues, nos da muchísimo gusto poder compartir esta experiencia. No es enseñar algo, es compartir una experiencia, porque este programa tiene la virtud de que en cada estado, lo hacen a su manera.

Acá será a la manera de Nuevo León, acá será “El Médico en Tu Casa” al estilo de Nuevo León, al estilo regiomontano. Y nosotros seguramente estaremos aprendiendo de algunas de las variables de las que van a tener acá.

Una de las tareas fundamentales es la convocatoria –como lo platicaba yo con el gobernador—, nosotros no tendríamos el éxito que hoy tenemos, si no se hubieran sumado las universidades, la suma de las universidades es importantísima.

De los estudiantes que conectan con su comunidad, la suma de las enfermeras también, estudiantes de enfermería; de los odontólogos, de todos y cada uno de los que conforman el sector salud; de las trabajadoras sociales. Esto verán que será una gran tarea y que hoy a la Ciudad de México, la llena de orgullo.

Muchísimas gracias, Jaime Rodríguez “El Bronco”, muchas gracias querido hermano por poder hacer posible que la Ciudad de México comparta esta experiencia, y que ponga a disposición un trabajo compartido y coordinado que seguramente lo vamos a tener en muchos otros espacios.

Hoy estamos acá, les deseo todo el éxito en “El Médico en Tu Casa”, les deseo todo el éxito y toda la salud para la gente de Nuevo León y la gente de Monterrey. Muchísimas gracias, que la pasen muy bien, muy buenas tardes a todos ustedes.