Homenaje a Porfirio Muñoz Ledo

FECHA:22 DE ENERO DE 2016

LUGAR:Auditorio de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje

Muy buenas tardes a todas, a todos ustedes. Yo no voy a arriesgarme después de la oratoria de don Porfirio, a intentar desarrollar un discurso. Simplemente, quiero abonar a todo lo que ya se ha dicho aquí.

La admiración de un equipo de trabajo, el reconocimiento al compromiso de don Porfirio Muñoz Ledo que en mi gobierno me ha permitido el privilegio, privilegio, de contar con colaboradores como don Cuauhtémoc Cárdenas, como don Porfirio Muñoz Ledo.

Como la suma de la maestra Efigenia, que también participa en nuestro Consejo; como grandes hombres que han aportado mucho a este país.

Simple y sencillamente don Porfirio, yo estoy muy contento con todo lo que se ha podido lograr.

Cuando en el 2012 nos pusimos esta meta de lograr la Reforma Política de la Ciudad de México, recuerdo sus palabras y me dijo: “No está fácil, no está fácil”, que además en el acento notaba yo que no era un camino liso, sino era un camino con muchos obstáculos.

Pero, él se dio a la tarea de conformar un equipo de voces autorizadas, él se dio a la tarea también de integrar unas líneas para el cabildeo y emprendió un dialogo abierto con todas las fuerzas políticas.

Si algo tiene esta Reforma constitucional, es que se ha hablado con todas las fuerzas políticas. Y que se ha incluido la opinión de muchas de las voces más autorizadas respecto de lo que son parabienes hacia la Ciudad de México.

Él, ha estado trabajando incesantemente, yo lo reconozco. Recuerdo a manera de anécdota un evento en el que estaba haciendo uso de la palabra y días antes habíamos tenido la triste noticia de que don Porfirio había tenido un problema de salud, un problema de salud que mostraba que era delicado.

Y al estar hablando de repente dije: “No puede ser”,  pensé que era una revelación o alucinación porque vi pasar a un hombre con oxígeno, con un enfermero en las oficinas de gobierno, era él que venía a cumplir con su trabajo, que venía a su oficina y que no escatimaba el tiempo, era don Porfirio Muñoz Ledo.

Así es, así es su compromiso, así es su dedicación, yo me siento muy afortunado, me siento muy conmovido con este homenaje hacia él.

Y estamos comprometidos para seguir luchando por el salario mínimo, para seguir luchando por una Constitución hacia la Ciudad de México y otras muchas causas que seguramente seguiremos abrazando, don Porfirio, porque aquí están en la mesa principal sus amigos en el público, sus amigos, conocidos, mucha gente que lo admira y mucha gente que lo seguimos admirando.

Muy merecido este homenaje que le rinde la Ciudad de México a un político, a un historiador también porque habrá que escucharlo hablar de historia, a un profesor, a un docente, a un amigo a un colaborador, a un gran servidor público.

Don Porfirio Muñoz Ledo con toda mi admiración, el homenaje de la Ciudad de México. Muy buenas tardes.