Huésped distinguido, presidente de la República de Singapur

presidente de la Republica de SingapurFecha: 10 DE JUNIO DE 2016

Lugar: Salón de Cabildos, del Antiguo Palacio de Ayuntamiento

Muy buenas tardes a todos, a todas ustedes. Saludo a la muy distinguida presencia del señor Tony Tan KengYam, presidente de la República de Singapur, y de su muy distinguida esposa.

Saludo la presencia del presidente del Tribunal Superior de Justicia de esta capital, asimismo de los integrantes de la comitiva del señor presidente de la República de Singapur y de los distinguidos acompañantes también del Servicio de Relaciones Exteriores de la República Mexicana.

Al tiempo de saludar a mis compañeros de Gabinete, de Gabinete ampliado presentes el día de hoy, y a los amigos y amigas de los medios de comunicación.

Para mí es un honor poder recibir hoy en el Salón de Cabildos al señor presidente de la República de Singapur, lo mismo que a su distinguida esposa y a los miembros de la delegación que lo acompañan. Sean todos y todas ustedes muy bienvenidos a esta ciudad, en este histórico momento también, porque es la primera ocasión que un Jefe de Estado de Singapur visita América Latina.

Desde 1975 establecimos relaciones diplomáticas y los lazos de amistad entre nuestros pueblos se han estrechado. Nuestros países han construido una relación respetuosa y la Ciudad de México ha estado presente ahí, también como un actor muy importante en afinidades y en valores comunes que nos identifican.

Para todos es conocida la profunda transformación que ha tenido Singapur desde hace 51 años, a partir de que obtuvieron su independencia, siendo ahora una destacadísima ciudad-estado en el mundo.

Su dedicación y constancia han hecho de este pueblo hermano un ejemplo a seguir, un ejemplo a observar. Es una de las naciones más prosperas, estables y seguras del mundo. De ahí seguramente que más de 10 millones de turistas cada año lo visiten.

Sin dejar de señalar, por supuesto señor presidente, el zoológico nocturno y por supuesto, la gran cascada artificial, además de una impresionante arquitectónica de gran diseño y avanzada.

Se ha mostrado y se ha demostrado por Singapur que las condiciones geográficas no son una limitante para generar progreso y bienestar, todo lo contrario, Singapur ha sabido utilizarlas a su favor para beneficiar a su población.

Basados en una economía abierta y globalizada, Singapur es uno de los “Tigres Asiáticos” con mayor proyección comercial y hoy se le reconoce como uno de los principales centros financieros del mundo con un PIB per cápita de los más altos también a nivel mundial.

Producto de lo anterior, su capital se ha convertido en una ciudad de nuestra época, en una ciudad observable, de avanzada, en la cual destaca de manera particular el elevado índice de desarrollo urbano, educativo, de sanidad y de movilidad.

Desde aquí de la Ciudad de México, señor presidente, observamos con mucha atención el ejemplo que ofrece desde su historia, desde su trabajo.

Al igual que su nación, nosotros somos una economía abierta e integrada a la dinámica del comercio mundial, somos sin duda un motor de la economía nacional. Nos hemos consolidado también como una puerta de acceso hispanoparlante a los mercados mundiales.

En este sentido, si compararamos hoy la economía de la Ciudad de México, con los países de la región, sería la sexta más grande de América Latina, superando a países como Venezuela o como Perú.

En una línea de trabajo similar a la que han seguido en su país, también nos hemos afianzado como un centro financiero, como un centro de negocios, contando con una economía orientada, precisamente a lo que esta ciudad hoy tiene como vocación, que son los servicios.

Pero tenemos claro, señor presidente – tal cual y lo platicábamos hace unos minutos–, que este alentador desempeño, de nada serviría si no se refleja en beneficios tangibles para la ciudadanía.

Por eso hoy luchamos por el salario mínimo, nos hemos mostrado y hemos demostrado al mundo que esto puede realizarse también desde la Ciudad de México. Al tiempo estamos procurando mejorar las condiciones de seguridad, y de infraestructura, también a esta ciudad.

Hoy, señor presidente, sepa que nuestros gobiernos coinciden plenamente con el compromiso por el bienestar, por la equidad social mediante políticas públicas que ponen en el centro de la población, sus necesidades más apremiantes.

Singapur, nos brinda casos de éxito en la implementación de acciones dirigidas a varias de las tareas de gobierno. Una muy destacada, una que hay que señalar y subrayar, es el combate a la corrupción.

Basta mencionar que sus estrategias hoy lo colocan entre los cinco países con menor corrupción, de acuerdo con Transparencia Internacional. Ahora estamos luchando también nosotros contra este terrible mal, estamos consolidando un marco normativo, estamos buscando tener cada vez mayores y mejores herramientas para que la ciudadanía pueda vigilar la actividad gubernamental.

Armonización normativa, implementación tecnológica, todo lo que puede beneficiar precisamente esta labor de observación.

Señor presidente, la Ciudad de México tiene las puertas abiertas al mundo. Hoy celebramos nuestras profundas convergencias, mucho de lo que coincide y de lo que vamos a seguir coincidiendo.

Yo lo invito respetuosamente para que sigamos estrechando esta relación de hermandad, no solamente en el plano económico, sino también en la educación, en el avance tecnológico y por supuesto, de algo muy importante que es el intercambio cultural.

Como usted bien refería apenas hace unos minutos, en Singapur tenemos una réplica de las alas de la Ciudad de México, elemento icónico de nuestro paisaje urbano, y que me da mucho gusto además que sea uno de los lugares más fotografiados de su ciudad, de su estado.

Nosotros también tenemos el privilegio de albergar la muestra “SpotlightSingapore” que permite y ha permitido a miles de capitalinos, conocer más sobre su cultura, sobre sus tradiciones.

Estoy seguro que a partir de hoy, a través del Memorándum de Entendimiento que estamos por firmar, estaremos fortaleciendo esta amistad, esta amistad de dos pueblos que luchan con miles de kilómetros de distancia, pero con una misma vocación: servir a la gente, encontrar los beneficios comunes y por supuesto, trabajar por las buenas prácticas.

Saludo en su persona al líder de una nación laboriosa, señor presidente, que ha sido clave en la consolidación de la paz, tanto en Asia, como en el mundo.

La Ciudad de México es su casa, es para mí un gran honor nombrarlo Huésped Distinguido y hacerle entrega de la Llave de la Ciudad de México, señor presidente. Muchas gracias por su presencia, por su tiempo y por su visita.