Ceremonia de Entrega de la Presea “Ignacio Manuel Altamirano”

IGNACIO MANUEL ALTAMIRANOFecha: 16 AGOSTO DE 2016

Lugar: Salón de Plenos del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México

Buenas tardes a todas, a todos ustedes. Quiero saludar a todos y cada uno de los magistrados, magistradas de este distinguido pleno, por supuesto, comenzando por su presidente a quien le agradezco mucho la convocatoria, la oportunidad de estar una vez más en la ceremonia de entrega de presea, de las preseas “Ignacio Manuel Altamirano”.

A los integrantes del Consejo de la Judicatura, a todos y cada uno de los integrantes del Tribunal Superior de Justicia de esta capital, a distinguidos invitados que hoy nos acompañan. Al presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa de esta capital, a jefes delegacionales, a diferentes servidores públicos que hoy están presentes. Permítanme saludar también a la licenciada Victoria (…), quien me da mucho gusto verla por aquí; querida maestra me da siempre mucho gusto saludarla.

Hoy la convocatoria es muy importante porque estamos dando cuenta de otra de las tareas del Tribunal Superior de Justicia, en donde este importantísimo órgano de Gobierno, esta parte del Gobierno de esta capital de la República, este pilar que conforma este poder de la Ciudad de México, reconoce no solamente el esfuerzo que se realiza desde la propia impartición de justicia, sino que abre las puertas y, en esta ocasión, también reconoce a la sociedad civil que participa en diferentes tareas que contribuyen, al final del día, a la propia armonía y paz social y ,por supuesto, a otro pilar fundamental, desde mi punto de vista, que lo es la academia.

Esta presea se ha consolidado. Ya son muchas las entregas y son varios, muchos los galardonados. Me parece que cada vez va cobrando más fuerza, y eso es porque el Tribunal también se fortalece, porque cada uno de los retos que se han planteado a este Tribunal, los ha enfrentado y los ha llevado a “puerto sano y salvo”. El último, me parece que uno de los retos más importantes que ha enfrentado la Ciudad de México en materia jurídica, ha sido la implementación del Sistema Acusatorio, del Sistema Adversarial. De verdad que el esfuerzo que han hecho todas las áreas ha sido de un gran calado, ha sido muy importante.

Yo quiero reconocer, de nueva cuenta —lo he hecho en varios foros, en cada oportunidad— a todos los integrantes del Tribunal Superior de Justicia, porque poder entregar ese balance de la Ciudad de México para la implementación de este sistema, representó un gran reto.

Un reto en varios, en varios rubros: un reto económico, porque tuvimos que disponer de más de cuatro mil millones de pesos para la implementación; un reto de capacitación, en donde miles y miles de servidores públicos de la Ciudad de México tuvieron que pasar precisamente por esta etapa para brindar un resultado óptimo a la sociedad, y un reto también de implementación, que ese todavía lo tenemos, ese todavía está en curso.

Hoy de las cifras que conocemos, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México —y, por eso, no exagerábamos cuando decíamos que es la implementación prácticamente de 13 entidades federativas— hoy el Tribunal Superior de Justicia de esta capital está teniendo más audiencias que entidades que llevan cuatro años aplicando ya el sistema; es de ese tamaño el reto y el que sigue todavía.

Porque desde acá se van a construir estoy seguro, muchos de los criterios que abonaran a esta aplicación de justicia; porque de acá se habrá de dar cuenta de cómo funciona y cómo está funcionando, si estamos avanzando o si requerimos alguna mejora en su andamiaje jurídico.

Aprovecho también, para reconocer el trabajo de la Asamblea Legislativa de esta capital. Más de 73 ordenamientos que fueron puestos en armonía, en sintonía, para poder llevar a cabo esta aplicación. Es decir, el reto ha sido enorme.

Y hoy en este marco, en el marco de la entrega de estas preseas, yo quiero reconocer toda esta suma de trabajo, trabajo de la academia, trabajo de la sociedad civil que se sumó también para participar y trabajo por supuesto, de la parte judicial en todas y cada una de las etapas.

Cada avance que fuimos dando, cada implementación, cada audiencia, fuimos aprendiendo todos y fuimos haciéndolo, a mí me parece, muy bien. Entonces, yo quiero reiterar esta felicitación.

No se termina ahí, reitero, ahora estamos en la etapa de implementación y este tribunal además enfrenta otros retos porque así sigue siendo en la implementación de la materia mercantil, de la materia civil, de la materia familiar y seguimos dando cuenta de todas y cada una de estas tareas.

Yo creo que desde el punto (de vista) de Gobierno de la Ciudad de México, este ha sido uno de los mayores retos que ha enfrentado el gobierno, ha sido uno de los más grandes, ha sido uno de los más complejos, porque implicó el trabajo de los tres poderes, implicó un gran esfuerzo de la sociedad y ahora la interacción tanto con la sociedad, como con otras instancias también de otros gobiernos, incluido el Gobierno Federal.

Hoy a los galardonados, mi mayor felicitación. Quiero referirme brevemente a la Fundación Reintegra, obviamente por toda la labor que realiza, por estar siendo parte de este mandato constitucional que nos lleva a cumplir con el fin de la pena en la reintegración de las personas a la sociedad misma, que nos lleva a buscar la paz y la armonía social en todos y cada uno de los trabajos que emprendemos.

Por supuesto, al maestro Elisur Arteaga, mi reconocimiento total como un gran jurista, como un gran académico, como un hombre siempre comprometido con la sociedad, con el bienestar y por supuesto, también con el conocimiento del Derecho, siempre así lo ha demostrado.

A la licenciada Elvia Rosa Díaz de León, permítanme decirle a mi maestra —porque fue mi maestra—, le tengo un cariño muy especial como a todos mis maestros, en cada una de sus especialidades y cada una de sus etapas, a mi maestra también le tengo un gran respeto, un gran cariño, siempre se ha distinguido por ser además una mujer muy valiente.

En las manos de ella estuvieron decisiones verdaderamente complejas, difíciles de tomar, y con gran valor las enfrentó siempre. A ella pues, también todo mi reconocimiento.

Hoy el tribunal está de pie, hoy el tribunal está fortalecido; hoy este tribunal está demostrando cómo hace el trabajo. En unos días más, en el próximo mes de septiembre, estaremos entregando ya a la Ciudad de México, los edificios que servirán para complementar esta tarea de la que hablaba yo, que viene a la suma de los esfuerzos.

Y ahí estarán los hombres y mujeres de este tribunal, cumpliendo —estoy seguro— con su labor, con su tarea, como siempre lo han hecho.

Si la Ciudad de México puede sentirse orgullosa de muchos de estos logros, si nosotros podemos sentir la satisfacción de haber cumplido con este reto de la implementación del Sistema Acusatorio, es gracias a este tribunal. Yo se los reconozco magistradas, magistrados, magistrado presidente; a los jueces también hago llegar este mensaje de reconocimiento, a los secretarios, secretarias, a todos los que están participando en esta tarea.

Comuniquémosle ahora a la sociedad cómo es que se está impartiendo justicia. Hagámosles saber de este cambio.

No es sencillo, no es una tarea fácil, pero la ciudad lo va a hacer otra vez, y lo va a hacer muy bien, estoy seguro, presidente del Tribunal Superior de Justicia de esta capital.

Hoy el orgullo que sentimos, queremos compartirlo pues, con todos y cada uno de ustedes. Cada foro en donde se reconoce a la Ciudad de México, yo llevo en la mente a mis compañeros de este tribunal, que han sido parte fundamental para estos logros.

A todos y cada uno de los galardonados, de nueva cuenta mi reconocimiento. Señor presidente, gracias por invitarme a ser parte de este testimonio y poder dirigirme otra vez al tribunal con eso, con el orgullo que siente la Ciudad de México.

Tenemos muchos retos por delante, compañeros integrantes de este distinguido tribunal, pero los vamos a enfrentar igual, los vamos a enfrentar, con gallardía, con conocimiento y por supuesto, anteponiendo la justicia que para eso es que tenemos esta convocatoria. Muchas gracias, y muy buenas tardes.