Inauguración del Mercado Río Blanco

FECHA:18 DE ENERO DE 2016

LUGAR: Avenida Congreso de la Unión, Calle Oriente 91 y calle Ote. 95, colonia Mártires de Río Blanco, delegación Gustavo A. Madero

Gracias y agradezco a todos y cada uno de los locatarios, locatarias, a la bebé que está por allá también con la mano. A todos los de las generaciones fundadoras de este mercado, a las generaciones que siguieron apoyando, a las generaciones nuevas, ahí está la fundadora, la saludo con mucho gusto, a todos, fundadora también acá, un gran aplauso para usted también.

Y qué bueno que ve ahora esta renovación, qué bueno, qué bueno que sea así. Saludar, por supuesto, al jefe delegacional, a Víctor Hugo Lobo Román, agradecerle por la anfitrionía, reconocer este trabajo coordinado, el trabajo coordinado que tuvo su inicio y tuvo su momento crítico, porque hubo un momento muy crítico aquí, lo que sucedió en este mercado fue una muestra de la fuerza de la naturaleza y de una concentración de lo que es la Ciudad de México, donde en otra zona puede ser que no esté lloviendo y donde en una zona específica hay una situación de emergencia.

Una lluvia atípica, un fenómeno natural, de un frente frio, el frente frío número 50 que arrasó con lo que era una fuente de trabajo, que dañó a muchas familias.

Yo debo reconocer, porque, obviamente, nosotros estamos pendientes, pero es claro que acá hay un gobierno, que es el gobierno delegacional, y debo reconocer que en ese momento de la emergencia la entonces jefa delegacional Nora Arias dijo: “Yo sí voy a ir al  gobierno y voy a pedir ayuda, porque se requiere la ayuda”, así que fue una buena decisión.

Hay un Fondo y solo quiero aclarar, porque se aclaró que la participación fueron 18 millones del gobierno y 18 millones también de la delegación; es decir, fue de 36 millones la inversión.

Tienen ustedes ahora esto que es un producto terminado, esto que servirá para muchos años, estoy seguro, pero además con mucha seguridad, por eso quisimos también venir ahora para que todos mis amigos y amigas de los medios de comunicación puedan ver las instalaciones, todo el material, material de primera, todos los interruptores, todos los mecanismos, todo lo que tiene que ver con sus celdas solares.

Ya saben  que sus celdas solares les van a ayudar, les va a ayudar con el 40 por ciento de la energía que se requiere en el mercado. ¿Qué quiere decir? Que se va a pagar menos luz, que lo que pagaban antes de luz ahora será un 40 por ciento menos gracias a este diseño y gracias a este trabajo.

Para la Ciudad de México es muy importante el mercado público, solo que debemos hacerlo de la mano con los jefes y jefas delegacionales; tenemos que hacer este equipo, esta sinergia de apoyo, de trabajo y de desarrollo.

Porque estamos convencidos de que si a mí me dieras a escoger entre ir al mercado o ir a un súper, que es impersonal, pues prefiero ir al mercado.

De hecho llegas a un mercado y sales comido, porque con las puras muestras tienes si las pruebas, ¿no? “Pruebe acá”, la caladita de aquí, después pasas donde están las tortillas, luego el chicharrón, luego las carnitas y ya llegaste comido, por eso ya nadie quiere comer cuando va al mercado, ahí está el truco.

Pues eso es. Y este mercado además tiene una gran tradición en materia de alimentos. Espero que ahora que ya esté funcionando al 100 por ciento, nos inviten –porque además a esta hora ya hace hambre, y ya dan ganas de comer—. Yo creo que este va a ser un gran desarrollo. Me da mucho gusto de verdad, por todas las familias, por toda la gente  que  aquí va a encontrar una fuerza y un desarrollo muy importante.

Lo del estacionamiento va, Benjamín, lo del estacionamiento va, hagámoslo de la mejor manera, hagámoslo de la mano, que vaya con el consenso de los locatarios, de las locatarias, que les deje un beneficio, que sea moderno, que sea funcional, que a la gente le dé gusto venir acá y por supuesto, encontrar una zona segura como bien estabas señalando.

Quiero también comentarles, porque al tiempo de felicitar el trabajo de Salomón Chertorivski y de todo su equipo que estuvieron muy pendientes y que por supuesto, la transformación de la Secretaría de Desarrollo Económico en este gobierno ha permitido tener estos mecanismos.

Este Fondo no existía, este Fondo no estaba previsto. Y entonces, ese trabajo, yo lo felicito, de Salomón y de todo su equipo que está cercano a los mercados.

Ahora, como parte de la cereza del pastel, de lo que estamos haciendo acá, quiero decirles que se está jugando el billete de lotería de Mercados Públicos, en reconocimiento a esto que es una tradición de la Ciudad de México, el mercado público. El miércoles se va a jugar el billete de lotería, ojalá que alguna o alguno de ustedes se lo gane, aunque no nos digan.

Nosotros necesitamos seguir impulsando los mercados, ¿por qué? Nada más les voy a dar algunos datos.

En los mercados de la Ciudad de México tenemos 280 mil fuentes de empleo. Qué quiere decir, 280 mil personas que viven, que trabajan en los mercados de la Ciudad de México, 70 mil empleos directos y 210 mil empleos indirectos, ahí está la importancia de que rescatemos los mercados, de que sean seguros, de que sean funcionales, de que sean modernos, de que sean un espacio que invite a la gente a llegar y que hagamos todo lo necesario para que por supuesto, cada vez estén mejor; veamos a la gente contenta, que los veamos trabajando a gusto, como es el ambiente de los mercados.

Yo recuerdo mucho el mercado, fíjense a mí me tocó vivir, nacer, estar por allá por la zona de Tacuba, iba yo al mercado de  Santa Julia, allá por la zona de Tacuba, por la  zona de la Anáhuac, ¿no?, más o menos por ahí y me acuerdo mucho porque siempre que acompañaba a mi mamá teníamos como un recorrido porque ya tienes a tus “marchantes”.

Entonces, ibas a la parte de las verduras de tal, tal y lo que más me gustaba era el final donde estaban los pollos rostizados, ibas con tu pollo rostizado, entonces cuando íbamos para allá me encantaba.

Y otro mercado que es el de Múzquiz si no mal recuerdo, en donde consigues algo que no se si haya acá, ustedes me van a decir ahorita, que se llama “achicalada”, ¿la han comido? Bueno, esa cosa es, no es buena para el colesterol, hay que comerla de vez en cuando, pero “achicalada” con pápaloquelite, lo que encuentras en los mercados eso es lo bonito de acá.

Es lo bonito del Mercado Río Blanco, vamos a seguir trabajando, vamos a seguir impulsando este programa, es un programa de fomento, de protección para mercados públicos, así como lo ocuparon ustedes, ojalá no sea necesario, pero lo vamos a tener previsto por si se llega a ocupar, y si no vamos a apoyarlo para infraestructura, para que puedan tener un mejor desarrollo en esta, su fuente de trabajo.

Me da mucho gusto saludar a Benjamín, agradecer por supuesto, también su tesón para lograr esto, para entregarle a todo el gremio, para entregarle a todo el Mercado Río Blanco esta nueva realidad, a Nora y a Lobo muchas gracias y a Salomón, nos vemos pronto, gracias a todos por su confianza, nos vemos.