“México ante la Adversidad”

Mancera CDMXFecha:09 FEBRERO DE 2017

Lugar:Auditorio principal del Museo Memoria y Tolerancia.

Muy buenos días a todas a todos ustedes, estamos en este segundo panel: “México ante la Adversidad”.

 

Les damos la más cordial de las bienvenidas a la Ciudad de México a los panelistas que han sido ya presentados, referidos tanto por el presidente del Consejo Económico de la capital de la Ciudad de México —presidente del Consejo Económico y Social—, como por nuestro amigo Raúl Lomelí, con quien tuvimos la oportunidad de platicar ahora que estuvimos en la ciudad de Los Ángeles y él está haciendo una tarea muy importante,  una labor muy importante allá en defensa de todos nuestros compatriotas, de toda la gente, de los migrantes en general.

 

Él está haciendo un trabajo sustancial de defensa, un trabajo sustancial de orientación y de protección; así que los felicitamos. La verdad es que son tres jóvenes, cuatro, jóvenes que están muy comprometidos —dos mujeres, dos hombres—, con esta tarea. Perfiles muy importantes, muy interesantes como se estaba conociendo aquí.

Para mis amigas y amigos de los medios de comunicación, conocer la historia de ellos —que se podrá escuchar en unos minutos más de viva voz— es verdaderamente interesante. Ya nos han dado un adelanto de cómo han estado trabajando.

 

Yo creo que son muchos más y que es mucho más la población que está pensando en eso: en construir y no en destruir. Tenemos la convicción de que hay que estar trabajando con un objetivo; es decir, se ha estado reiteradamente realizando este llamado a la unidad, pero me parece que este llamado a la unidad debe tener un eje de acción.

 

Por eso, cuando nosotros nos reunimos con Raúl, lo que le planteábamos es: “¿Raúl nosotros cómo podemos ayudar desde la Ciudad de México a la tarea que tú estás realizando aquí?”, “¿Cómo podemos estar vinculados con la casa que la Ciudad de México tiene en Los Ángeles?”, “¿Cómo podemos estar en comunicación con el Consulado?”, “¿Cómo podemos estar en comunicación con las áreas de Gobierno de la Ciudad para verdaderamente ayudar y conocer lo que está sucediendo?”.

 

Hay algo que hemos pedido también, habíamos pensado incluso crear una aplicación, se platicó ahora que estuvimos en Los Ángeles ¿por qué? porque mucho de lo que sucede es que cuando hay estas detenciones, que en algunos estados —nos estaban comentando— ya se está planteando habilitar a la policía normal, no a la policía migratoria para poder realizar este tipo de detenciones y poder también hacer o iniciar el procedimiento de deportación.

 

Entonces, lo que le sucede muchas veces a los consulados y a los defensores es que no tienen conocimiento de que una persona ha sido detenida, y tienen conocimiento cuando ya no se puede hacer algo, cuando ya no se puede ayudar.

 

Entonces, necesitamos tener alguna forma de comunicación rápida y bueno,  alguna podría ser esta app incluso –como ya tenemos nosotros los adelantos, que puede ser silenciosa y que puede mandar esta señal de alerta para saber que alguien ha sido detenido y que será conducido a alguno de estos centros de detención provisional y que requiere de la ayuda, de la asistencia legal, porque créanme, nosotros lo vimos con Raúl, y ellos tienen un mecanismo de defensa.  Ellos incluso recaban fondos, y tienen también alguna posibilidad económica, pero lo importante es conocer el caso, y lo importante es poder ayudar  de manera oportuna.

 

Entonces, esto lo hemos platicado, seguramente conocer toda la historia que planteará en este foro Adriana, podrá ilustrarnos en algunas otras acciones encaminadas hacia esta tarea.

También ahora que estuvimos en Los Ángeles platicamos con el concejal Cedillo —Cedillo con “c” —, estuvimos platicando de otra cosa importante porque nos decía: “mira, yo creo que habría que plantear un fondo que precisamente ayudara a quienes ya tienen más de cinco años viviendo, quienes ya tienen la posibilidad de contar con la residencia, pero que no tienen los recursos para iniciar el trámite de la residencia, y que así llevan su vida sin iniciarlo”. Cosa que les daría una perspectiva jurídica diferente, si es que ya hubieran iniciado esos trámites.

 

Entonces esto es a lo que nosotros hemos concentrado el esfuerzo cuando hacemos el llamado a trabajaren sintonía, y le reiteramos al gobierno Federal una sola línea de conducción, y una sola línea de fuerza.

 

Me parece que este es el momento en que nosotros podemos tener acciones específicas. En la tarea de defensa, lo platicábamos ese día —y retomo algo de la plática con Raúl—: “oye necesitaríamos mandarte abogados”. Y decía: “quizá habría que pensar en otras acciones, que sean más específicas”. Quizá habría que pensar en otras cosas que son estratégicas, y eso es en donde creo que hay que concentrarnos, en la participación de los empresarios, en la participación de los abogados, en la participación de la sociedad civil. En estos lugares de llegada en las fronteras.

 

¿Cómo podemos ayudar nosotros a los estados de frontera? Bueno quizá acá, desde la Ciudad de México, podríamos buscar enviar alimento, y si va a haber allá comedores, como los que tiene la Ciudad de México, podríamos dar también alivio a la gente que está allá.  Nosotros tenemos aquí comedores comunitarios que funcionan muy bien, y desde la Ciudad de México con la Central de Abasto más grande del mundo, pues pudiéramos ponernos en sintonía y en comunicación.

 

En lo que nosotros estamos pidiéndole al gobierno de la República es esto: hagamos líneas de acción conjuntas específicas de apoyo. Ustedes van a escuchar aquí las historias, y estoy seguro que cada uno de ellos podrá decirles, dónde es donde se requiere esa tarea estratégica.

 

No es volcarnos, no es nada más, eso es bueno, estar unidos es muy bueno, pero me parece que debe ser con una meta y con un objetivo específico.

 

Nosotros ahora vamos a buscar comunicación en la parte de Chicago, vamos a reunirnos con algunas personas y personalidades allá en Chicago, vamos a hablar también con el alcalde de Chicago, y de esa entrevista estoy seguro tendremos alguna otra posibilidad y  otra visión ampliada de lo que se tiene que trabajar, y de lo que tenemos que hacer. Hoy estaremos buscando ya afianzar estas entrevistas que sostendremos para el día de mañana.

 

Estoy convencido que la marcha que se ha convocado este domingo: “Vibra México”, es una marcha en la que todos quisiéramos participar, en la que todos quisiéramos estar. Pero tampoco se trata de que la sociedad piense que es una posición oportunista y que queremos estar en la marcha para que toda la gente piense: “qué bueno que está ahí en la marcha” o alguien diga: “oye, qué malo que está en la marcha” porque esto no es una convocatoria política, es ciudadana. Desde aquí le digo a todos los organizadores de la marcha, todo mi deseo de poder estar ahí.

 

Pero también entiendo que es una convocatoria de las organizaciones civiles, de la sociedad civil; y que nosotros estaremos cuidando que salga muy bien esa concentración.

 

Yo creo que es importante que se vea esta unidad que mostrará —desde la Ciudad de México— nuestro país el próximo domingo, en esta convocatoria que ha logrado ahora también la suma de la Universidad Nacional Autónoma de México y algunas otras organizaciones.

 

Así que a todos nuestros migrantes, a todos reiterarles este apoyo. Vamos a seguir buscando dónde afinar estos puntos estratégicos. Seguiré hablando con el Secretario de Economía —Desarrollo Económico—. Vi que ya se tomó en cuenta esta parte de los empresarios. Ayer ya salieron los empresarios. Sigo insistiendo en que nosotros queremos proponer a algunos de ellos para ese grupo que estará trabajando con el Tratado de Libre Comercio, para que México analice su posición en este tratado, la conveniencia de estar o no estar, o de cómo estar, pero con una posición sólida. No es si nos quieren o no nos quieren invitar, debe haber una posición sólida.

 

Reiterarles pues, a todos los que están trabajando en estas tareas nuestro reconocimiento. Nosotros vamos a estar muy atentos de estos resultados de esta convocatoria. La Ciudad de México no se queda quieta. Ya tuvimos un primer encuentro importante, donde se habló de esto que se ha titulado como “México ante la Adversidad”.

 

Estamos en esta misma línea de acción haciendo una convocatoria de Alcaldes, que creemos que tendrá también una buena respuesta; y después estaremos hablando con empresarios; hablando ya del Tratado de Libre Comercio con los avances que tengamos.

 

Entonces, esto es lo que hoy tenemos. ¡Qué bueno que hoy haya esta respuesta. Aquí estamos viendo ya una cartulina que dice “Somos deportados”. Son deportados y están en la Ciudad de México, ¡muy bienvenidos aquí a la Ciudad! Sepan que cuentan con todo nuestro apoyo y que nosotros les vamos a ayudar en todo lo que podamos.

 

Vamos a continuar con estos trabajos, vamos a continuar con ellos. Agradezco de verdad, en todo lo que vale, la presencia de todos los expositores de las vivencias que vamos a conocer el día de hoy. Así que, siendo las 11:09 am, del día 9 de febrero de 2017, declaro formalmente inaugurada esta segunda mesa de trabajo, importantísima mesa de trabajo para México, para la Ciudad de México, que reitera su participación y su compromiso con el país, de “Foro México ante la Adversidad”. Enhorabuena, y hoy, pues con nuestros expositores de lujo que tenemos, nos sentimos muy complacidos de que estén aquí. Sean muy bienvenidos.

 

Los recibo con los brazos abiertos. No olvidemos algo, y permítanme nada más hacer un breve comentario adicional a nuestros invitados. Hemos logrado una Constitución. Les digo que hemos logrado una Constitución que habla de eso, del respeto a los migrantes, de que se recibe con los brazos abiertos a los migrantes; eso ya dice la Constitución de la Ciudad de México. En donde se habla de los refugiados, en donde se habla de que toda la gente aquí es bienvenida. Eso está en nuestro documento fundacional, jurídico. Constitución de la Ciudad de México, un logro de la ciudadanía que hoy viene a cuenta de esto; de cómo se muestra políticamente una vocación que es ésa, que todos los migrantes tienen una casa aquí en la Ciudad.

 

Muchas gracias. Muy buenos días. Nos vemos muy pronto.