nstrumento de Cooperación que suscriben el Gobierno de la CDMX y la FAO para la promoción de Sistemas Alimentarios más Sostenibles y Equitativos Urbanos

FECHA: 03 DE MARZO DE 2016

LUGAR:Salón Benito Juárez del Antiguo Palacio del Ayuntamiento

TEMA:nstrumento de Cooperación que suscriben el Gobierno de la CDMX y la FAO para la promoción de Sistemas Alimentarios más Sostenibles y Equitativos Urbanos

Muy buenos días a todas, a todos ustedes. Quiero agradecer la presencia, la visita a nuestra ciudad y por supuesto, todo el desarrollo que se viene realizando en este gran encuentro de la FAO, esta discusión sobre la seguridad alimentaria, al doctor José Graziano da Silva, que es el director general de FAO.

Saludar al ingeniero Cárdenas, a los secretarios, a los integrantes de Gabinete; a las diputadas que nos acompañan el día de hoy, agradecer su presencia. A todos y cada uno de los integrantes de la Comisión de FAO, del staff de FAO.

Y por supuesto, también a quienes están encargados del seguimiento de las políticas públicas en nuestra capital; a mis amigas y amigos de los medios de comunicación.

Hoy estamos refrendando el compromiso que tiene la Ciudad de México, que adquirió la Ciudad de México con la firma de este documento en Milán. Nosotros hemos firmado, hemos suscrito, nos hemos adherido a este pacto y al estar adheridos en este instrumento internacional, pues la Ciudad de México adquiere compromisos muy importantes.

Muchos de ellos, de los que aquí se han mencionado, que tienen que ver con la seguridad alimentaria, que tienen que ver con los sistemas de alimentación sustentables. Esto es, no abrir un comedor y abrirlo y dejarlo a la suerte, sino saber que ese espacio va a estar precisamente vinculado a una cadena de suministro, de producción, de sustentabilidad para su mantenimiento.

Hoy tenemos compromisos muy importantes en esta tarea, doctor Graziano, hoy estamos muy contentos de poder tener este Memorándum de Entendimiento con FAO.

Le platico brevemente, nosotros en la Ciudad de México tenemos un Memorándum de Entendimiento también con ONU, con ONU Mujeres.

Y somos la única ciudad en todo el país que tiene ese Memorándum de Entendimiento, y que vamos avanzando y vamos cubriendo en los diferentes puntos.

Lo mismo tenemos suscrito 10 por la Infancia con UNICEF, en donde también vamos teniendo indicadores y vamos analizando como se da el avance de la capital.

Ahora, con este Memorándum de Entendimiento con FAO, vamos a poder poner a prueba, colocar en el crisol del análisis muchas de nuestras tareas que hoy estamos desarrollando.

Nuestros desayunos escolares –que también son por millones— también estamos hablando de millones de desayunos escolares.

Nuestros comedores, tanto comunitarios como populares, todo lo que tiene que ver con el programa “Aliméntate”, es un programa especial que tiene la Ciudad de México, en donde tenemos detectada a una población aproximadamente de 150 mil personas en pobreza extrema y que necesitan una asistencia directa para que cuando menos tengan una ración en sus hogares en el día a día.

Sabemos y hemos analizado y hemos visto que la situación de hambre en el mundo sigue siendo inaceptable. Tenemos todavía un número muy elevado de personas que padecen hambre. Se estima que puede llegar a más de 790 millones de personas que están en esta situación hoy en el mundo.

En México, en el CONEVAL, en la última evaluación que tenemos, 2015, se dice que la población con carencia alimentaria se incrementó a 28 millones de personas, es decir, casi 24 por ciento de toda la población.

En la Ciudad de México –le comparto— en 2015 tuvimos una reducción de esta cifra, de la cifra de carencia alimentaria. La reducción fue entre el 13 y el 11.7 por ciento.

Esto quiere decir que –como usted bien sabe— esta reducción nos llevó a menos 126 mil personas en esta situación de carencia alimentaria.

Entonces, como primeros puntos, como primeras líneas de acción, como primeras tareas especificas –doctor—, para irle dando cuerpo a este convenio y que no se queda nada más en las buena intenciones, y que la Ciudad de México contribuya realmente a esta estrategia internacional, a esta suma de esfuerzos de alcaldes y de instituciones, yo en este momento le quiero decir que vamos a trabajar muy fuerte en algunas de las siguientes tareas.

Una de ellas, que he encomendado de manera puntual, es la que tiene que ver con el desperdicio de comida en la Ciudad de México. Nosotros estamos ciertos que el desperdicio de comida es algo que pasa todos los días, incluso, por nuestras casas y no lo detectamos, y no nos damos cuenta de toda la comida que se está tirando y que se está mandando a la basura, que está en condiciones de ser aprovechada.

Por eso quiero instruir a la Secretaría de Desarrollo Económico, a la Secretaría de Desarrollo (Social), a la Central de Abasto, a SEDEREC, a todos los involucrados en el sistema social de la Ciudad de México, para que de inmediato se empiece a trabajar, a contrarrestar esta, pues esta costumbre de desperdiciar comida, de tirar la comida.

Sabemos que la cifra puede llegar más o menos a un 37 por ciento de alimento que es desperdiciado; 37 por ciento de alimentos que se producen se van a la basura. A veces tiene que ver, incluso, por las fechas de caducidad, que estamos muy acostumbrados a ver la fecha de caducidad y mandar todo a la basura.

Entonces, la estrategia tiene que ser integral. Yo acabo de tener, ahora que estuvimos en CONAGO, una nota muy reveladora en donde se decía que incluso, los productores de leche en Guanajuato, están tirando el producto, tirándolo, es decir tirándolo, porque no hay un precio de garantía, porque no hay una incorporación a los sistemas de producción.

Y porque lo que le están vendiendo a la gente son fórmulas químicas y no es leche. Y no se dice, siquiera se advirtiera y se dijera: “Lo que usted está comprando no es leche”. Bueno, ni siquiera eso.

Se tomó un acuerdo en CONAGO para que se analice esta problemática, pero esa problemática no es exclusiva de Guanajuato.

Nosotros también la tenemos que analizar en la Ciudad de México y por eso ahí la instrucción es precisa para que se hagan las alianzas estratégicas, ¿con quiénes? Con las cadenas de tiendas de autoservicio, a fin de que no se desperdicie la comida y nosotros podamos seguir incrementando este banco de alimentos, y tener otros bancos de alimentos, si es necesario para poder entrar a la distribución de esos alimentos.

Con los restaurantes, con la CANIRAC, habrá que también tener este convenio, para que no se desperdicie la comida, para que no se tire la comida.

Es decir, hoy la Ciudad de México comienza con esta tarea de manera formal, de manera consistente para que se deje de desperdiciar la comida en nuestra capital.

Y bueno, pues si tenemos los comedores comunitarios, nuestra tarea sería precisamente de incrementar estos comedores comunitarios. Estamos hablando de implementar ahora una estrategia de comedores agroalimentarios.

Los comedores agroalimentarios –señor doctor— estarán precisamente en una correlación, el comedor y el productor, lo que usted hacía referencia.

Vamos a establecer estos huertos de comunidad, estos huertos de participación social y junto a estos huertos, estableceremos los comedores.

Nuestra meta inicial de comedores, tanto con estos agroalimentarios como con los comedores comunitarios, es que podamos alcanzar a duplicarlos prácticamente. Si hoy estamos en poco más de 200 comedores de esta naturaleza, el chiste es que lleguemos a 500 de estos comedores.

Yo hacía el otro día una reflexión. Si en la Ciudad de México, tenemos estos más de 350 comedores entre todas las diferentes variantes que existen, si ahora vamos a llegar a 500 con esta meta que nos estamos marcando, si tenemos el programa “Aliméntate”, si tenemos los desayunos, no debería haber pobreza alimentaria, no deberíamos estar en los riesgos alimentarios en la Ciudad de México.

Quizá lo que nos ha faltado también es difundir para que la gente sepa que se tienen estos instrumentos y quizá nos ha faltado orientar las preguntas a la gente que no sabe que tiene derecho a este tipo de instrumentos. Y esa es otra tarea muy importante que debemos unir esfuerzos y que debemos seguirla trabajando.

Y a la Central de Abasto, una instrucción precisa: Mejorar el Banco de Alimentos que tenemos hoy, apurar nuestro primer Laboratorio de Análisis de Calidad de los Alimentos, que eso también es muy importante. Y establecer una línea de venta directa sin intermediarios con los productores de la Ciudad de México, porque eso se vuelve otro mal que es un mal nacional –doctor—.

Ese es un mal nacional. Yo escucho a la gente del campo y a todos los productores del campo, que si algo les está doliendo es precisamente la intermediación. Y estoy consciente que es aventurado decirlo así, pero eso se vuelve, incluso, un tema de seguridad nacional, porque los productores y ahora hablo –por ejemplo— de Zacatecas, a propósito de los estados que hemos visitado con un programa que se llama “El Médico en Tu Casa” y se acerca la gente y le platica a uno.

Y en Zacatecas tienen un problema con el frijol. Y el frijol en Zacatecas lo están vendiendo en Zacatecas a tres pesos, y después que pasa por esta “caja mágica” de intermediación, se vende a 14 pesos. Entonces, pues es otra cosa que está padeciendo hoy el país.

Y cuando hablamos de seguridad alimentaria, es todo, entiendo que esto es integral. Por eso, analizo estos compromisos del Pacto de Milán.

Y en el Pacto de Milán lo que tenemos es un “todo”, llegamos finalmente a que no se desperdicie la comida; hablamos de crear los sistemas de seguridad alimentaria, pero también necesitamos que sea sustentable y necesitamos que haya garantía para los productores.

Entonces, en la Ciudad de México –doctor— usted tiene un aliado, la FAO tiene un aliado. Vamos a estar trabajando muy fuerte. Hoy con la presencia de usted, con su presencia como testigo de calidad, estoy dando esta instrucción para que se inicie con la tarea de cero desperdicio de alimento en la Ciudad de México. Cero desperdicio de alimento en la Ciudad de México.

Obviamente, estamos hablando de alimento aprovechable, útil, saludable y en condiciones, por supuesto, nutricionales para la población.

Entonces, le agradezco mucho la visita a esta Ciudad de México; espero que su estancia y la de todo su equipo sea una estancia agradable, además de todos los trabajos que tienen que hacer por el mundo y ahora en la ciudad para la seguridad alimentaria.

También que pueda conocer nuestros museos y nuestros lugares de atractivo turístico. Ojalá podamos también servirles ahí, porque ustedes seguramente se convertirán en embajadores de este mensaje que tiene la Ciudad de México para todos sus amigos, como lo es el caso que hoy nos visiten aquí en esta capital de la República. Muchas gracias, doctor. Queda pues, para mis amigos y amigas de los medios de comunicación este anuncio, este importante anuncio.

La Ciudad de México va a cero desperdicio de alimento, vamos a seguir laborando con todas las áreas de trabajo, de ocupación social del Gobierno de la Ciudad de México. Muchas gracias, nos vemos, buen día.