CONSEJO PREVENCIÓN Y ATENCIÓN INTEGRAL DE OBESIDAD Y TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

El-Jefe-de-GobiernoFecha: 25 ENERO DE 2017

Lugar: Salón Olmeca I del World Trade Center. 

Muy buenos días a todas, a todos ustedes, quiero saludar a todas y a todos los que integran este Consejo, nos da mucho gusto estar aquí con ustedes, desde la presidencia del mismo quiero felicitar los trabajos que se han realizado.

 

Sé que en unos minutos más estarán presentándose algunos de estos resultados que muestran pues una luz, digamos, al final del camino de todo lo que se está haciendo y aún se tiene que realizar.

 

Agradecer la presencia de los representantes de las universidades, de la academia independiente y por supuesto, también de los organismos representantes del gobierno Federal y de los organismos internacionales.

 

Quiero agradecer también la presencia de los laboratorios que han apoyado y que la verdad estamos muy reconocidos con ellos –con los que se han mencionado- porque están haciendo una tarea altruista también, importante, de apoyo en esta meta que tenemos de abatir, de reducir la diabetes en nuestro país.

 

A todos nuestros compañeros de los servicios de salud de la Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad de México, compañeros y compañeras muchas gracias. A los amigos y amigas de los medios de comunicación y a todos los asistentes a este Consejo, los saludo con mucho gusto.

 

Hoy nuestro país está enfrentando un reto mayúsculo con el tema de la diabetes, no es una casualidad que dentro de la agenda le estemos dando prioridad a estos temas de salud. El llamado, es un llamado que viene incluso desde el propio gobierno Federal en donde el doctor Narro, ha colocado a la diabetes dentro de una categoría de alerta, un llamado de atención mayor, un llamado de alerta epidemiológica para todo el país.

 

Y esto necesariamente a los gobiernos locales nos tiene que comprometer, no es para nadie un secreto que la dieta de nosotros, la dieta de los mexicanos es una dieta que es rica en grasa, rica en muchos de los alimentos que estarían contraindicados en una acción contra la diabetes. La verdad es que tenemos una comida tan variada, tan amplia; pero en muchos de los casos no tenemos el conocimiento claro de cómo balancearla o de cómo llevarla de la mejor manera.

 

También es una realidad que el ritmo de vida que se lleva en ciudades como la Ciudad de México y otras de nuestro país impiden que puedas hacer una programación tan estricta o tan bien planeada como quisiéramos.

Aquí en la Ciudad de México tenemos -cuando menos- cuatro o cinco millones de personas que  vienen desde la zona metropolitana todos los días, que salen de sus casas a las cuatro de la mañana o antes y que obviamente, cuando llegan a la ciudad con lo primero que llegan es con hambre; porque a las tres de la mañana o a las cuatro de la mañana no te dan muchas ganas de comer; pero cuando llegas acá, pues llegas obviamente con mucha hambre. Lo primero que se encuentran son antojos, es alimento que no va a contribuir a esta tarea que nos estamos marcando de nutrición controlada.

 

Tenemos que hacer por eso, esfuerzos en todos los ámbitos. Acá deben de participar los jefes y jefas delegacionales; el control del comercio informal le corresponde en la vía pública a los jefes delegacionales; y ahí hay mucho que hacer, ahí hay mucho que regular. No es dejar sin opción a la gente porque es una realidad que vivimos aquí. En el Metro estamos haciendo un cambio en lo que vende el Metro en materia de alimentos.

 

Hoy estamos ya con varios de los locales que están vendiendo fruta, que cambiamos de las tortas a la fruta. Estamos vendiendo comida mucho más saludable, verduras, etc, y la gente lo está recibiendo bien. La gente lo está tomando bien, eso mismo debiéramos hacer. Por eso, creo que también es importante involucrar alguna representación de las Jefaturas Delegacionales, ahí hay un punto muy importante a tratar. Yo sigo esperando el informe del comercio informal de todas las delegaciones, aún no nos ha llegado, hace más de 4 meses que lo pedimos y todavía no ha llegado al Gobierno Central.

 

Nosotros estamos haciendo lo que nos corresponde, nuestra tarea, pero ésta debe ser mucho más potente en la toma de conciencia, porque si nos dicen que en el país hay 10 millones de personas que padecen diabetes, pues es para llamar poderosamente la atención; y si nosotros tenemos un 13 por ciento de esos enfermos entre nosotros, en la Ciudad de México, obviamente nos llama más todavía la atención.

 

Es claro que cuando decimos de la Ciudad de México, estamos midiendo también algo de población flotante, porque nuestros hospitales y nuestras clínicas también atienden población flotante, pero pensemos en este 10 – 13 por ciento que es el que se hace cargo y del que se debe hacer cargo la población de la Ciudad de México

 

Y luego hay otra clasificación que es: la prediabetes, que aquí los médicos expertos así nos la marcan, no sé, eso me parece que implica mucho la toma de conciencia de prevención.

 

¿Cuántos de los que están aquí en este auditorio podrían estar 100 por ciento seguros que no tienen los niveles altos de azúcar? Y entonces te vas a encontrar, si hiciéramos ahora el ejercicio –no lo voy a hacer, pero si lo hiciéramos- veríamos cuántos estamos haciendo un examen médico al año, cuántos nos estamos midiendo nuestros niveles, cuántos sabemos; porque  ya cuando te enteras –como es una enfermedad silenciosa- para cuando te enteras, cuando vienen los síntomas mucho más fuertes ya tienes encima la diabetes.

 

Con el programa “El Médico en Tu Casa” estamos llegando a todos los hogares, estamos llegando con las familias, estamos encontrando algunos casos dramáticos de toda una familia enferma de diabetes, ya con personas amputadas en algunos de ellos. Pero si logramos que se tome conciencia podemos tener rápido las pruebas, en el Metro están las clínicas para hacer pruebas inmediatas gratuitas y que la población sepa.

 

Primero, debes de saber que tiene diabetes o que tienes los niveles altos de azúcar; en las definiciones que dan los médicos esto es lo que nos explican: es que tengas más azúcar en la sangre de los niveles permitidos y que tengas una insuficiente producción de insulina.

 

Las consecuencias son muy graves porque puedes pasar a la pérdida de la vista, puedes pasar a una insuficiencia renal que no solamente es muy –digamos- esclavizante para el enfermo y para la familia, sino además es muy costosa. Una sola sesión de esas puede costar arriba de mil pesos, una sola sesión y un enfermo diabético a la semana -¿cuántas necesitará?-, tres, tres mil pesos a la semana es lo que te costaría un enfermo que tuviera que ser dializado.

 

Entonces, son –como ven ustedes- varios los factores que inciden en estas problemáticas.

 

Tenemos una buena noticia en la Ciudad de México, sí, que ha disminuido el ritmo de crecimiento en obesidad y sobrepeso, es decir, se está estacionando; tampoco nos alienta y nos dice “qué bueno”, simplemente es un indicador que tomamos con esa noticia y con esa reserva, bueno, que se ha estacionado, no está creciendo. Debe de estarse haciendo algo bien, debe de estarse tomando conciencia desde la ciudad; pero el país no está en las mismas condiciones, está creciendo.

 

Estamos hablando que se ha pasado de tener quizá dos millones, diez millones de fallecimientos al año a 100 millones –Poco más ¿menos? ¿si estamos bien? Bueno- es algo que verdaderamente puede asustar. Yo creo que debemos de trabajar de manera muy coordinada, que debemos de trabajar de manera muy decidida  ¿y dónde comienza esto?

 

Perdóname, voy a hacer, voy a corregir. En la emergencia epidemiológica 1980 fallecieron 14 mil personas ¿no? entonces, si llevamos de 1980 a la fecha estaríamos hablando –ahí hagan sus cuentas rápidas ustedes- sí de algunos millones de personas que han fallecido; pero en el promedio anual estaríamos hablando de 14 mil que ha aumentado a 100 mil. Si seguimos llevando este ritmo de 100 mil, obviamente, el resultado va a ser muy lamentable para todo lo que implica la salud pública.

 

Ahora ¿dónde estamos focalizando el esfuerzo? Primero, una de las reducciones más sensibles que ha tenido la Ciudad de México está en los niños y en las niñas, ahí es donde se ha logrado hacer una reducción importante. Los organismos que están encargados de hacer esta medición han detectado que de 2012 para acá se ha logrado disminuir del 23 al 15 por ciento en los niños y niñas, estamos hablando de 5 a 12 años.

 

Sin embargo, la que no es buena noticia es que en los jóvenes se incrementó. En los jóvenes ha pasado a un porcentaje que va del 35 al 41 por ciento, quiere decir que tenemos más jóvenes obesos o propensos o prediabéticos o diabéticos; entonces, es otro de los puntos donde debemos de atacar con mayor eficiencia o eficacia.

 

Tenemos la esperanza de que todo esto que se está construyendo desde los niños y las niñas después nos modifique la cifra con los jóvenes, porque si ya lo lograste con los niños y las niñas es -cuando menos- un pronóstico de que al llegar a la juventud puedan conservarse estos niveles y vayamos haciendo un efecto, éste que se está viendo ya, estacionario y un efecto, después, de retroceso.

 

Para eso vamos –y ya lo estaba diciendo el doctor Ahued-, vamos a estar muy fuerte en la campaña con niños en edad primaria, en edad de educación primaria y se ha preparado un libro, un libro muy importante con la asesoría de la UNAM –que es éste – “Educación para la salud” que vamos a estar repartiendo a la población de la Ciudad de México para que, sobre todo, vaya e incida en estos niños de edad primaria.

 

El programa, el programa de Aliméntate de la Ciudad de México demostró que cuando tu le enseñas hábitos a los niños y les enseñas hábitos en la escuela y puedes incluso cuidar su alimentación en la escuela el niño cambia totalmente en su desarrollo y es algo que realmente no es tan caro. La verdad es que si lo hiciéramos en todo el país, tendríamos un beneficio sustancial desde ahí, que dejaría incluso también ahorros muy importantes a todo el sistema de salud, porque no hay nada más caro que curar; es mucho más barato prevenir; y eso es lo que nosotros queremos hacer y lograr una mejor calidad de vida de todas las personas.

 

Entonces, hoy comenzamos con una campaña, con la asesoría de este Consejo y obviamente con su aval, hoy estaremos iniciando una campaña que se denomina “Tenemos la Diabetes en la Mira” y estará con gran difusión en Metro, Metrobús, en todos nuestros espacios informativos de la Ciudad de México. Todos esos puntos de convocatoria de la ciudadanía, esto que les comentaba ya del libro y vamos a instalar algunos otros Centros de Salud en algunas delegaciones.

 

Estaremos en delegaciones donde hay que reforzar -por el nivel de población-, tener muchos más Centros de Salud; vamos a continuar con los kioscos de salud que hemos colocado en espacios deportivos con más gimnasios al aire libre y por supuesto, también motivando a la población para que se active, para que haga ejercicio, para que cumpla con una de estas tareas.

 

Entonces, mejor alimentación, más ejercicio y equipamiento en la propia ciudad y vamos a ver con qué más nos ayudan los laboratorios que hoy están aquí presentes, que siempre están con muchas ganas de apoyar a la Ciudad de México y yo se los reconozco, porque  es muy probable que vayamos a otros anuncios después.

 

Por lo pronto, mi reconocimiento en esta tarea; debemos de cerrar filas con este anuncio del doctor Narro; debemos de cerrar filas en los diferentes gobiernos de los estados, porque no es un tema menor. No va a haber presupuesto de salud que aguante y que alcance en ningún gobierno si nosotros no logramos primero que se frene en todo el país y luego vamos haciendo una marcha hacia atrás.

 

Es una enfermedad silenciosa, progresiva, de amplio alcance y además muy costosa, muy costosa en el tratamiento; costosa económicamente y costosa en la calidad de vida de las personas. Así que yo los convoco, los invito para que hagamos esto, para que concienticemos desde la casa. Mira, si te quieres comer una pizza o te quieres comer unas quesadillas, pues una vez a la semana.

 

Yo me acuerdo una vez que fui al examen médico -al de cada año- y entonces, el doctor me preguntó la edad. Cada que te preguntan la edad, es un tema, bueno, en los veinte no porque siempre quieres decir que tienes más, pero luego empiezas como a querer decir que tienes menos ¿no? Entonces, cuando llegas, ese paso de los treinta a los cuarenta es como un paso ahí en el filo de la navaja.

 

Y entonces, ese doctor, no se me olvida lo que me dijo: “Mire, usted ya llegó a los cuarenta, en el momento que llegas a los cuarenta, todo hay que reducirlo a la mitad, todo…”. Entonces le dije: “Bueno, está muy bien”.

 

Si antes te comías cuatro tortillas, ahora cómete dos y si te comías un postre y medio, ahora cómete el medio nada más y así, es un poco de tener nada más disciplina; y yo estoy seguro que desde la casa, desde sus casas, nosotros podemos hacer algo muy efectivo. Y por favor, en la primera oportunidad, en cualquiera de nuestros Centros de Salud, en Metro, en Metrobús, en cualquier espacio, hagamos esta medición, la medición para tomar conciencia.

 

Quizá tengamos que salir con “El Médico en Tu Casa” y todavía hacerlo más amplio, tenemos el “Muévete en Bici” también,  pero hacerlo más amplio, porque lo que más me interesa es que la gente sepa si tiene o no su nivel de azúcar alto; porque ya es algo que se te pega en la mente y es un recordatorio que debes tener de manera permanente, y eso estoy seguro que nos va a ayudar.

 

Entonces, agradecer a todos ustedes, doctores, académicos, encargados de los temas de salud de nuestro país y de la Ciudad de México. Agradecer por toda la colaboración. Decirle a mis amigos y amigas de los medios de comunicación, pues que hoy comenzamos con esta campaña, “Tenemos a la Diabetes en la Mira”. Vamos a estarla promocionando con mucha fuerza; y nuestro reto es bajar entonces estas 100 mil muertes al año, 100 mil defunciones al año, no es un tema menor. Es primero lograr estacionarla y luego llevarla hacia abajo; esa es nuestra meta en tema de salud, porque estoy seguro que con la participación y la difusión de todos ustedes, lo vamos a lograr.

 

Así que muchas gracias. Yo les deseo mucho éxito en los trabajos que se van a llevar a cabo; y por supuesto con las cifras que se van a presentar, que por supuesto nos darán una aliciente con los niños y las niñas; pero un tema adicional de preocupación con los jóvenes para reforzar estas campañas. En materia de adultos, entiendo que está estacionado, más o menos en un 73 por ciento de todo este nivel de población, pero también nos dará un gran beneficio esta campaña para poder concientizar. Gracias, y muy buen día, ¡que la pasen muy bien! Hasta luego.