Primera Sesión Ordinaria 2016 de la Asamblea General del Consejo Económico y Social de la Ciudad de México

FECHA: 02 DE MARZO DE 2016

LUGAR:Museo de la Ciudad de México

TEMA: Primera Sesión Ordinaria 2016 de la Asamblea General del Consejo Económico y Social de la Ciudad de México

Muy buenos días a todas, a todos ustedes; quiero saludar y agradecer la presencia del presidente de la Cámara de Diputados, también del presidente de la Comisión de Gobierno de Gobierno de la Asamblea Legislativa.

De la misma manera, agradecer y saludar la presencia de los jefes delegacionales, de la jefa delegacional que nos acompañan el día de hoy; de nuestro líder del Sindicato de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México.

De todos y cada uno de los integrantes, hombres y mujeres, que conforman este Consejo Económico de la Ciudad de México que ha probado, en el desarrollo de sus tareas, de sus trabajos, la eficacia, la eficiencia y sobre todo, el profesionalismo y alcance de sus estudios.

Ahí nada más de muestra está lo que se construyó desde acá y que ya ha mencionado el doctor Provencio, con el salario mínimo; y que se fue haciendo como ahora estamos haciendo este trabajo del Aeropuerto, de manera programada, sistemática, sin precipitación y, por supuesto, con un paso firme y profesional.

Por eso, mi reconocimiento en estas tareas y por supuesto también por el cumplimiento en los plazos que se acordaron para tener este trabajo. Se dijo finales de febrero estaremos entregando estas conclusiones del primer entregable de algo que seguramente se va a adicionar y que se va a profundizar, respecto del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

No quiero dejar de agradecer al doctor Antonio Azuela, al ingeniero Alfonso Ramírez Lavín, al doctor Julio Millán, por supuesto al doctor Castillo, al doctor Márquez y a todos los que han participado, a CAF por el acompañamiento que ha dado también a este importante proyecto.

Y a todas las instancias internacionales también que se sumaron en su momento a los foros de discusión; a todas las personas que han participado en esta tarea, más de mil 276 entrevistas sobre todo lo que se opina, lo que se cree y lo que no se conoce del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

Las experiencias son diversas. La oportunidad que tiene la Ciudad de México de hacer y hacer bien este proyecto es muy importante; zonas de desarrollo de alto alcance, conocemos varias en la ciudad, algunas muy exitosas y otras muy complejas.

Tenemos a la Ciudad Universitaria, con una extensión más o menos similar a lo que hoy se discute del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; tenemos a Santa Fe, que hoy estamos buscando recomponer y reacondicionar pues una gran problemática que se vive en la zona; tenemos a la Central de Abasto, con la mitad de extensión, pero con una gran problemática que nos ha costado mucho trabajo buscar, que sea una zona optima en el desarrollo urbano.

No queremos que suceda esto con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, 710 hectáreas están en juego, no se puede tomar una decisión apresurada, no podemos acompañar el planteamiento directo de la federación de que sea un apalancamiento nada más así porque sí.

Porque esto tiene varias implicaciones tanto jurídicas, económicas, sociales y de desarrollo de la propia capital de la República.

Algunas de las conclusiones nos llevan pues a lo que aquí se ha mencionado, es increíble que el aeropuerto sea un factor de empobrecimiento de la capital, debemos de buscar que ahora sea un factor de desarrollo y de bienestar social.

El uso de suelo lo determina la Ciudad de México porque habrá un proceso jurídico en donde llegará al abandono del uso al que está destinado en un esquema de coordinación y de equipamiento metropolitano que, por supuesto, hoy no se discute, está en el ámbito federal.

Pero el momento en que se termine esa concesión, en el momento en que se termine ese uso, el ordenamiento jurídico establece que el uso de suelo y el plan de desarrollo urbanístico de la zona corresponde a la Ciudad de México, por eso habrá que trabajar de manera coordinada.

Debe blindarse, como ya se dijo, el plan hidráulico para toda la zona y la zona del Estado de México porque no escapa de nuestra memoria los problemas que ha sufrido la Ciudad de México y que hemos compartido con zonas colindantes del Estado de México.

Ya se ha hablado de una inversión de cerca de 19 mil millones de pesos solamente para atender este rubro y estaremos muy atentos a que así sea. Debemos dar garantía laboral también, una garantía laboral a toda la fuerza de trabajo que hoy está comprometida y se desarrolla conjuntamente con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Garantía de movilidad tanto de los habitantes de la ciudad como de los visitantes de la ciudad y como de la fuerza laboral del propio aeropuerto. Habrá que pensar en proyectos modernos y de alcance y comunicación directa entre la ciudad y el nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

Reforzar el estudio que se tiene ahora para las aproximaciones aeronáuticas, sabemos que hay un estudio muy importante que echa por tierra a la convivencia conjunta entre el aeropuerto actual y el aeropuerto nuevo, de ninguna manera podrían estar conviviendo los dos aeropuertos dado que las rutas aéreas y por supuesto las aproximaciones colocarían en grave riesgo no solo a la ciudad sino a toda la zona.

Habrá que contemplar la garantía de derechos humanos de lo que ha concluido en parte el Consejo y que habla de lo que es el derecho a la ciudad, el derecho a la ciudad que tiene que ver con vivienda, con movilidad, con seguridad y con medio ambiente.

Habrá que trabajar en un proceso para que la comunidad esté informada, involucrada y que se lleve a cabo con absoluta transparencia, en eso coinciden muchas de las experiencias internacionales, de Tokio, de Alemania, de otras ciudades.

Habrá que voltear a los ejemplos de Montreal, que primero llevó el aeropuerto y luego tuvo que regresarlo; a un proceso que no ha concluido en Berlín después de más de ocho años en este intento o bien a la experiencia de Grecia que como saben y como sabemos todos fue un factor también en la crisis económica.

Todas estas experiencias las estamos asumiendo y debemos de llevar a una zona de desarrollo y de prosperidad en el oriente de nuestra capital, no es posible que hoy tengamos en Polanco el uso de suelo en 63 mil pesos el metro cuadrado y que el Aeropuerto de la Ciudad de México esté colocado en 13 mil pesos, es una contradicción contra lo que debiera ser o debió haber sido el desarrollo o la generación de riqueza del propio Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Esas son algunas de las conclusiones que tenemos de este primer estudio, se requiere involucrar por supuesto a una participación mixta, tanto en el diseño de sus usos y de su destino como también en las alianzas público-privadas para un desarrollo urbano y de ciudad efectiva.

Todo esto es lo que tendremos que trabajar conjuntamente, yo quiero felicitar de nueva cuenta al Consejo Económico y Social de la Ciudad de México, a todos sus integrantes, este es el trabajo que hoy recibimos, es el trabajo que estaremos comentando, que estaremos difundiendo, hoy por supuesto vamos a profundizar en sus conclusiones y vamos a esperar los siguientes entregables que hoy instruimos al secretario para que conjuntamente con la participación profesional de los integrantes de este Consejo podamos tener a la brevedad los siguientes trabajos y poder seguir informando a todos y cada uno de ustedes.

Yo quiero agradecer su presencia, está cumplida pues la tarea y el compromiso con la ciudad de contar con una opinión en esta fecha, primera entregable respecto de la posibilidad del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, muchas gracias, muy buen día, que la pasen muy bien.