Entrega de Equipamiento Agrícola a productores de la Zona Rural de la CDMX

jefe de gobiernoFecha:13 FEBRERO DE 2017

Lugar:Estacionamiento alterno de la Pista de Remo y Canotaje Virgilio Uribe.

Muy buenos día a todas a todos ustedes, nos da mucho gusto poder estar aquí en esta entrega de equipo, de equipamiento para el campo de la Ciudad de México.

 

Hay mucha gente que no sabe que hay campo en la Ciudad de México, que piensan que no hay, que es puro cemento y edificios y pues eso, que nada más necesitamos pavimentación y necesitamos alumbrado y necesitamos hacer más torres y no sabemos que hay tanto campo aquí en la ciudad; 60 por ciento de la ciudad destinado al campo.

 

La verdad es que hubo una época en donde se dieron muchas invasiones en la Ciudad de México y se invadió una buena parte de lo que ese el campo de la ciudad. Hemos tratado de rescatar ya unas de éstas, cuidando lo que tenemos en esta parte de aquí, sobre todo en Tláhuac; en donde hubo una amenaza seria; y algo que queremos es reforzar la tarea de campo, reforzar y además modernizar la tarea del campo.

 

Por lo que nosotros estamos pidiendo ahora y por supuesto, que reiteramos también nuestra solicitud al gobierno Federal para que se voltee a la Ciudad de México en esto que es el campo; porque no estamos en todos los programas en donde se considera al campo por esa razón: porque pareciera que no hay aquí necesidad.

 

Sí, claro que sí, tenemos campesinos en la Ciudad de México y que además son nuestro orgullo –toda la gente del campo de la Ciudad de México-, nuestros campesinos son un orgullo de la ciudad.

 

Nos están dando de comer, si no fuera por ellos no podríamos comer aquí en la Ciudad de México, una buena parte de la producción que se tiene y ahora, muchos veo con gusto que se están modernizando. Si vieron ustedes, los equipos que se entregan algunos ya son hornos muy especializados para el secado del nopal; otros para su procesamiento; otros ya de plano es maquinaria para sus empresas, como es el caso de la elevadora de carga que acabamos de entregar en este momento.

 

Y por eso yo quiero agradecer la presencia de todos los comisarios, todos los comisarios que están aquí presentes les reconozco y les agradezco. También a la representación de Xochimilco, machísimas gracias por estar aquí, con un saludo para el jefe delegacional, para Avelino, y estamos pendientes atendiendo la problemática que surgió ahí en esta grieta, atendiéndola con mucho cuidado y vamos a seguir en coordinación con la delegación Xochimilco. Así que muchas gracias por estar aquí.

 

Quiero también hacer un reconocimiento a quien representó el Comisariado Ejidal –como comisario- de Tetelco, que no está con nosotros, pero está aquí Lucy y a Lucy le damos un fuerte aplauso en memoria de don Abel, de don Abel Galarza. Él gestionó con toda oportunidad aquí, así que Lucy, todo nuestro reconocimiento para usted y para don Abel, que hizo todo un esfuerzo importante y ahora se ve materializado. Lucy, con su aplauso, muchas gracias.

 

Así es nuestro campo, nuestro campo es de gente sincera, de gente trabajadora y que está en esa línea de acción, en la línea de acción de todos los días. Con los  niños, con las niñas trabajando el campo, no es una tarea sencilla, diría yo que es lo más difícil, de lo más duro.

 

Y nosotros tenemos que  buscar que México avance en donde se ha quedado atorado. No puede ser que hoy todavía veamos las escenas en donde nuestros campesinos están a mano quitando planta que no les sirve o están a mano cosechando o están a mano haciendo el surco o están 12 ó 13 horas para después tener un producto que alcanzarán a vender en 40, 50, 60 pesos. Eso es lo que ya no debiera de verse en nuestro país.

 

Ahora no hablo nada más de la ciudad, sino hablo de todo el país en donde hay tantos campesinos que necesitan apoyo. Debiéramos de estar con lo bueno que hay de tierra en nuestro país. Con las condiciones climatológicas que tenemos de ventaja sobre muchos otros países en el mundo, debiéramos de estar con los procesos de producción automatizada, como se ven en China, como se ven en  otras partes del mundo.

 

Si destináramos toda  esa capacidad económica, toda esa capacidad  de inversión al campo, este es uno de los puntos de mayor ventaja; no puede ser que estemos importando el maíz de Estados Unidos, no puede ser, no puede ser que estemos haciendo compras tan grandes de maíz, cuando aquí tendríamos todas las condiciones para ser el principal exportador mundial.

 

Yo creo que tenemos que replantear, hacer un replanteamiento de cómo destinar más recursos al campo, cómo mejorar las condiciones de los campesinos, cómo encontrar en los campesinos (a) empresarios y cómo mostrarles a través del trabajo –que ya lo saben hacer –eso no hay que enseñarlo, eso ya lo tienen ellos-, simplemente el  apoyo para ir más allá.

 

Ahora que se va a revisar el Tratado de Libre Comercio, sería bueno que ahora que se va a revisar este Tratado de Libre Comercio pudiéramos recuperar esa parte que se perdió en empleos y esa parte que se perdió en la fuerza de México que se perdió de México hacia las exportaciones nuestras; es decir, lo que nosotros tenemos que enviar hacia otros lugares.

 

Fíjense como vienen – y muchos de los que están aquí no me van a dejar mentir-, vienen de China para ver qué estamos haciendo con el nopal y entonces, se llevan lo que nosotros tenemos aquí de nopal  y allá lo comercializan siete, ocho veces el valor siete, ocho veces ¿Por qué? Porque le agregaron eso que ya algunos de ustedes está haciendo que es: tecnología.

 

Nosotros fuimos a ver una de las plantas; fui con la licenciada Rosa Icela por cierto, que estaba tirando 70 mil toneladas de nopal al año, 70 mil toneladas al año, y ya están procesando 25 mil de eso que se tiraba y se iba a la basura; y ahora ya se está obteniendo de ahí una ganancia, ya se está obteniendo una producción.

 

Eso es lo que necesitamos. ¿Cuántas horas-hombre se necesitarían para hacer el trabajo que hoy van a hacer estos tractores? ¿Cuántas horas-hombre se necesitarían para hacer el trabajo que van a hacer los motocultores? ¿Cuántas horas hombre se necesitarían para hacer el trabajo que van a hacer los hornos de convección? Todo lo que se va a entregar hoy aquí, y miren que la inversión no es tan alta. Estamos hablando de 11 millones, pero esa ventaja que van a tener todos ustedes, esa sí que es importante.

 

Es el momento de replantear el campo en México, pero con una supervisión, con un planteamiento claro; verdaderamente de atención. Yo espero que así sea. Se requieren esos recursos, y debiéramos de destinarlos precisamente a eso.

 

Ya nosotros estamos dando el ejemplo en la Ciudad de México cuando se trata de ahorrar. ¿Ustedes saben que en la Ciudad de México es en donde los sueldos de los servidores públicos son los más bajos? No hay otros que sean más bajos; nada más que nos comparemos con otros y verán. No hay en el país, y conste que es la Ciudad de México, cualquiera diría que aquí deben de ganar muy bien.

 

El Jefe de Gobierno aquí en la Ciudad de México gana lo que en el Gobierno Federal sería, yo creo más o menos, un jefe de Departamento. Entonces, aquí estamos ahorrando gasolina, aquí estamos guardando los coches, para que la gente tenga ambulancias que se necesitan, para que la gente tenga patrullas que se necesitan, para que la gente tenga servicio de bomberos que se necesitan. Acabamos de tener un incendio apenas este fin de semana, aquí cerca de Parres; se necesitaban los helicópteros y se necesitaban los bomberos, entonces, vamos a seguir apoyando al campo y vamos a seguir apoyando toda esta zona, toda esta zona sur de la Ciudad de México.

 

Ahora le estamos destinando allá,  pronto vamos a inaugurarles El Faro, un Faro de cultura para muchos jóvenes que veo aquí, para muchos de los adultos mayores que veo aquí, para los niños, que también veo aquí. Allá vamos a tener un Faro. Si no mal recuerdo, vamos a inaugurar en Milpa Alta pronto este Faro de cultura.

 

Van a ver ustedes cómo les va a cambiar ahí la vida a mucha gente que va a ir y va a estar en este lugar. Así que felicidades ahí a Milpa Alta porque pronto vamos a ir, lo vamos a ir a entregar allá. Lo platicamos con el comisariado, todo se trabajó bien, de la mano, bonito, así como debe ser con el comisariado.

 

A Tláhuac, a Tláhuac le vamos a hacer un parque por allá donde está la Terminal de la Línea 12, que hemos trabajado con el comisariado, un parque con su lago, con todo;  para que la gente de allá sepa que ahí no se va a invadir, que ahí no se va a construir. Ahí va a ser de ustedes, para la comunidad. También lo vimos con el comisariado y vamos a seguirlo trabajando.

 

Y luego, entre Tláhuac, Milpa Alta y la zona de Xochimilco, van a tener uno de los hospitales más grandes que se han construido desde hace 50 años. Desde que se construyó el Hospital 20 de Noviembre, de ese tamaño, lo van a tener ustedes allá. Una de las inversiones más grandes que se ha hecho y que se hará en la Ciudad de México.

 

Para que sepan ustedes que no nos olvidamos, que seguimos pendientes de toda la gente de Milpa Alta, de Tláhuac, de Xochimilco, de todos los comisarios, los comisariados, de la producción y de lo que significa el campo para nosotros. Mi abuelo también fue campesino, él de Michoacán; pero pues yo veía cómo se la pasaban y cómo había que estar trabajando hasta muy tarde; y la verdad, veía uno las manos de la gente del campo que siempre se reconocía por eso, por las manos, manos duras, manos de trabajo. Ahora tenemos que ayudarlos.

 

Ahora tenemos que voltear esto y tenemos que hacer que vivan mejor cada vez, porque ustedes son, verdaderamente los que nos dan de comer; son los que nos mantienen aquí en la Ciudad de México con su trabajo y su dedicación.

 

La Ciudad de México estará apostando a esto, a que en todo el país se cambie la visión del campo, se pueda dignificar y se pueda alcanzar un mejor desarrollo; verán ustedes cómo sí se puede en la Ciudad de México, y cómo se va a poder también en todo el país cambiar esta visión. Simplemente con trabajo, pues con trabajo lo saben hacer todos ustedes.

 

A las mujeres del campo, mi mayor felicitación; a las mujeres del campo, mi respeto, porque siempre son las que alientan; son el motor, las mujeres del campo son una parte fundamental de todo este proceso y de todo este desarrollo.

 

También para todos ustedes, “El Médico en Tu Casa”, “El Médico en Tu Casa” no es nada más para la parte de la Ciudad, es para la gente del campo; así que quien no esté con su tarjeta, o quien no esté afiliado a nuestros programas de salud, ¡hágalo por favor! ¿hay alguien aquí que no tenga servicio médico? ¿alguien? ¿tú no tienes servicio médico, hermano?

 

Bueno, ahorita por favor, si me ayudan para tomarle sus datos para que lo inscribamos. ¿Alguien más que no tenga servicio médico? Eso, levántenme bien la mano para que yo sepa sus nombres.

 

Todos ustedes, fíjense la diferencia. Todos ustedes por el hecho de vivir en la Ciudad de México, todos y todas tienen derecho al servicio médico, a que nosotros cada año les hagamos un chequeo de cabeza a pies; cada año, es nuestra obligación, es su derecho. Pero ustedes necesitan saberlo, y ustedes tienen que saber que nosotros estamos garantizando el derecho de salud. ¿Supieron que hace poco publicamos la Constitución de la Ciudad de México? Pues ahí están esos derechos; ahí está el derecho a la salud. Ahí está el derecho al campo. Es importante que conozcan esa Constitución porque son sus derechos; por eso, hoy tenemos la primera Constitución de la Ciudad de México. Ahí se habla del campo, se habla de la salud, y ustedes tienen derecho a todo eso.

 

Me dio mucho gusto verlos el día de hoy; y hoy nos quedamos pues, con los nombres de quien todavía no está inscrito, pero tiene todo el derecho de estar inscrito como ustedes; su Constitución les da esa garantía; así que defendámosla. Muchas gracias, muy buen día.