Programa Financiamiento para la Asistencia e Integración Social (PROFAIS) 2016

miguel-angel-mancera-espinosaFecha: 19 JULIO DE 2016

Lugar: Patio Oriente del Antiguo Palacio de Ayuntamiento

Muy buen día a todas, a todos ustedes. Quiero agradecer la presencia el día de hoy de todas las diferentes asociaciones, a todas las personas que conforman a la representación de la sociedad civil, a todos quienes nos acompañan y están realizando un trabajo importante por la Ciudad de México.

De manera muy particular quiero reiterar mi reconocimiento y agradecimiento a Nacional Monte de Piedad y por supuesto, también a la Fundación Luz Saviñón, dos cofinanciadores muy importantes de la Ciudad de México que hoy están reafirmando esta tarea, este trabajo que se realiza en favor de la gente que más lo necesita en nuestra ciudad. Y que también participan en algunas otras tareas que son de la misma manera de beneficio para la capital.

Estamos dando cuenta hoy de un apoyo sostenido de este esfuerzo llamado PROFAIS, que trabaja y que se impulsa precisamente, desde la Junta de Asistencia Privada de la Ciudad de México, que participa en la coordinación con Desarrollo Social, con el DIF, con una serie de instancias.

Aprovecho para felicitar a nuestro presidente de la Junta de Asistencia Privada de la ciudad, que está haciendo un trabajo consistente, sobre todo en materia de transparencia, porque siempre el manejo de los recursos es algo muy importante que sea absolutamente transparente.

Entonces, eso lo quiero destacar y por supuesto, agradecer a todos los amigos que nos acompañan –como decía yo–, quiero mencionar y no dejar de señalar el trabajo que se viene haciendo por parte de El Caracol. Es el trabajo que mucha gente no quisiera hacer, es decir, lo que hoy estamos viendo aquí es el trabajo que mucha gente no quisiera hacer o que mucha gente piensa que no se hace nada, pues.

Es un rubro, es un sector de la población que de no existir estas agrupaciones sociales, de no existir estas personas que están hoy aquí representándolas, estarían olvidados. Serían los olvidados de las ciudades, como sucede en muchas grandes ciudades en donde pareciera que pues, no hay nada o que no hay personas ahí deambulando por las calles.

La Ciudad de México está trabajando, hoy tenemos un protocolo. Es un protocolo que ya se fue a presentar a la Asamblea Legislativa, que ya se le expuso a los diputados y a las diputadas.

Tienes dos opciones en estas grandes ciudades. O hacer como que no pasa nada y dejar que eso suceda en las noches; en las noches en donde todas las personas en situación de vulnerabilidad hacen suya la ciudad, hacen suyas las calles, o hacer algo y dar historias de vida.

Nosotros preferimos hacer algo y dar historias de vida y preferimos realizar rescates y realizar reinserciones. Cada una que realices, es una importante. Aunque sea una, se vuelve relevante para la sociedad, se vuelve un signo.

Y la Ciudad de México ahí tiene un liderazgo sustancial. Créanmelo, porque hemos hablado con los alcaldes de las grandes urbes, de las grandes megalópolis, y hoy la Ciudad se México está haciendo algo, no se está quedando rezagada y no está mandando al último de los cajones o al olvido esta tarea.

Quiero agradecer a la Universidad de Londres; agradecer por supuesto, a Grupo Altía, a Dignifica Tu Vida, a la organización de Estimulación Temprana La Gaviota; a todas y cada una de las fundaciones, a Fundación Renacimiento, a todos los que se han mencionado aquí y que hoy están recibiendo apoyo, a quienes están trabajando en Tepito, a quienes están haciendo algo por la ciudad, muchas gracias.

Porque nosotros solamente somos un conducto para poder dar garantía de que estos recursos llegarán a buen fin, con la participación de nuestros cofinanciadores y, por supuesto, también con un esfuerzo sostenido del Gobierno de la Ciudad.

Tenemos varias de estas historias de vida, por ejemplo –miren—, está el caso de Jesús Federico Valdés Guadarrama, él nació en Toluca, Estado de México. Hoy tiene 19 años de edad, él estuvo formando parte de las poblaciones callejeras de esta capital, él ingresó a Fundación Renacimiento debido a esa situación de vulnerabilidad y hoy ha cambiado su vida, hoy está dedicado a las actividades físicas, practica el box, es guardia de seguridad en alguna empresa, está cursando el segundo año de secundaria y él afirma que va a ser campeón mundial de boxeo.

Es un cambio de vida de alguien que antes estaba ahí, en la calle y que podíamos pasar a su lado y simplemente o evitarlo o cruzarnos del otro lado o voltear y sentir tal vez algo de pena, pero pasarlo al olvido en nuestra mente. Esta es una historia real, es una historia de la ciudad.

O el caso de Dasian, que es de origen serbocroata; él fue abandonado por su abuelo y vivió cinco años en la Glorieta de Insurgentes, ahí sobrevivió, estuvo pidiendo comida, estuvo obviamente realizando pues todas las actividades propias de esta situación de vulnerabilidad.

Y ahora ha recibido apoyo, ahora una de estas organizaciones lo ha tomado y actualmente él es egresado de una carrera técnica de hotelería, está trabajando ya en nuestra ciudad.

O bien otro caso de los que acabamos de dar cuenta de más aquí de América Velázquez Gayoso. América también estuvo viviendo en la calle, fue objeto de violencia y, por eso, es que mejor estuvo en la calle con todo lo que implica estar ahí para una señorita, para una mujer. Y, por supuesto, ahora tiene una historia de éxito. Ahora ella está en la elaboración de pan —que ustedes acaban de ver—, de bisutería, de alimentos y mantiene a sus tres hijas —la más chiquita es la que nos estaba dando el concierto hace unos minutitos por ahí—; ya le vamos, oye ya le vamos a dar su cuna de las cunas que tenemos aquí en la CDMX porque te pregunte cuántos meses tenía, me dices tres meses ¿verdad? Entonces, pues debe de tener su cuna. Te voy a encargar también lo del Programa de Bebé Seguro, para ella Gamaliel que es precisamente la cobertura que tiene la ciudad.

Estas son las historias de vida y por eso nosotros ahora estamos dando cuenta a mis amigos y amigas de los medios de comunicación del apoyo a 63 instituciones de asistencia privada, asociaciones civiles cuyo proyecto o los proyectos que han sido presentados alcanzan un monto de 15 millones de pesos, esto es el apoyo que hoy estamos entregando.

Sí se cambian, sí se cambian las historias de vida. Sí podemos tener otros resultados. Acá tenemos también a Jonathan Monroy. Jonathan que ingreso también a la Fundación “Renacimiento” y que vivía en situación de vulnerabilidad, vivía en la calle, y hoy es otro gran ejemplo de éxito. Me platicaban de este caso en donde hoy ya tenemos hasta trabajo social. Hoy ya es egresado de la carrera de Trabajo Social y estoy seguro que será también una pieza muy importante para nosotros. Es un ejemplo, este es un ejemplo. La verdad yo no sé pero sí se siente, sí cala porque son historias de éxito. Sí se puede cambiar.

Por eso reitero mi reconocimiento a Caracol y a todas las organizaciones que están haciendo algo.

Queremos dejar aquí en la Ciudad de México este protocolo. Cuando nosotros ya no estemos en el Gobierno me interesaría que este protocolo vaya tomando fuerza —le encargo a Desarrollo Social— porque si este protocolo funciona, nosotros podemos darle un marco normativo para que no se olvide.

Uno de los objetivos que tenemos con la Constitución que se está trabajando, la Constitución de la Ciudad de México, es dar garantía a muchas de estas tareas.

Que no vaya a haber después un gobierno que se olvide o de nuestra tarea con los adultos mayores o de nuestra tarea con los niños y con las niñas o de nuestra tareas con las mujeres jefas de familia o con cualquiera de estas tareas de protección y de asistencia.

Ayer me preguntaban que si el trabajo social que se hace en la Ciudad de México es simplemente un trabajo paternalista del Estado, del Gobierno, les decía: “yo creo que la Ciudad de México es el contraste de otras ciudades, en donde se vive una gran violencia desatada, precisamente, por esto, por el trabajo social; porque no estamos olvidando a las personas que más lo necesitan, porque estamos haciendo un trabajo consistente y porque estamos atendiendo los problemas propios de una gran urbe como la que aquí tenemos.

Miren, nada más en la variación presupuestal que nosotros la recibimos por ahí de tres millones, lo que se daba este apoyo a esta tarea de PROFAIS, digamos históricamente estaba por ahí de los tres millones, tres millones 300, tres millones 400; ahora estamos llegando a 4 millones 600. Y cada monto y cada impulso económico es una asociación que está haciendo algo por nuestra ciudad.

Así que me da mucho gusto seguir con este tipo de apoyos. Vamos a seguir con este trabajo consistente. Y vamos a seguir sumando esfuerzos de la gente que más lo necesita.

Hoy, tenemos una tarea pendiente en la Ciudad de México que tiene que ver con nuestras calles. No podemos permitir que la gente este abandonada. No podemos dejar a las personas en situación de vulnerabilidad a su suerte. Tenemos que seguir trabajando. Cuando pasemos por las calles reflexionemos.

Hay otra tarea que hay que hacer y que ahora le he encomendado también a Desarrollo Social y lo hablaba también con el presidente de la Junta de Asistencia de la Ciudad de México, el trabajo que tiene que ver con la salud mental.

Tenemos a muchas personas en situación de vulnerabilidad que tiene algún problema mental y que no se puede actuar por la fuerza porque no podemos llevarlos a la fuerza a los centros donde se apoya. Hay que hacer un trabajo cuidadoso, hay que hacerlo con las asociaciones, con las agrupaciones y hay que hacerlo también con la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Hacerlo con mucho cuidado, pero es importante que también se dé atención, se dignifique esta tarea. Vamos a seguir en la Ciudad de México con esto.

Imagínense una ciudad, ayer tuvimos una lluvia, nada más una lluvia que fue del doble, poco más del doble de lo que aguanta la Ciudad de México. Llegamos a más de 63 milímetros en la zona Poniente, imagínense si a nosotros nos afecta, que tenemos una casa, ¿qué es de las personas que no tienen donde vivir con este tipo de cambio climático? Este es otro factor adicional por el que tenemos que reforzar nuestras actuaciones.

Sí, está bien que allá en la parte de Santa Fe —que ahora ya están los equipos trabajando era un problema de un cárcamo, de un edifico—, pero eso trasládenlo acá, a las calles del Centro, a Reforma, a donde están todas las personas en esta situación de vulnerabilidad.

Tenemos, por eso, que hacer un trabajo consistente. Y por eso, este protocolo hay que perfeccionarlo, hay que llevarlo a la práctica y vamos a estarlo evaluando para, en su momento, poder hacer algo mucho más consistente y, por supuesto, mucho más trabajado.

Yo creo que no hay que perder de vista el construir este llamado en el país. No podemos cerrar los ojos a las realidades de opresión, de pobreza, de necesidad que se vive en las grandes ciudades y, por supuesto, en las poblaciones de México.

Así como aquí tenemos este apoyo, pues deberíamos de tener el apoyo en la Selva Lacandona y el apoyo en las grandes congregaciones de los Tarahumaras, etcétera.

¿Hoy que nos ocupa? Este trabajo con ustedes, con las asociaciones de asistencia privada, con todos los grupos que están trabajando en favor de las personas que más lo necesitan.

La Ciudad de México seguirá haciendo este trabajo. Nos vamos a ocupar de que en Constitución, que hoy se está diseñando, esté esta mención, esta gran carga de Capital Social que tiene la Ciudad de México por las personas que más lo necesitan.

Gracias a quienes nos acompañan el día de hoy. Gracias a las instituciones, a los confinanciadores, a nuestros amigos aliados más que confinanciadores —suena muy lejano—, a nuestros amigos aliados de estrategias de la Ciudad de México.

Y a los ejemplos de vida que nos acompañaron hoy, muchas gracias. Gracias, a la bebé también, ya está ahí su cuna, ya la estoy viendo. Y muchas gracias también Jonathan, gracias también por este ejemplo de vida. Qué bueno que haya así, que haya casos de éxito, de desarrollo, de progreso y de gente que tiene ganas de seguir adelante.

Él me dice que está buscando donde trabajar y yo ya le encargué a Desarrollo Social que de una vez lo ocupemos, porque él conoce el problema de cerca y ahora es trabajador social, ustedes me dirán si no nos ayudará, claro que sí. Además, joven de los que queremos apoyar en la ciudad. Gracias, buen día.