Quinto Informe de Gobierno

Miguel-ManceraFecha:17 SEPTEMBRE DE 2017
Lugar:Asamblea Legislativa.
Muy buenas tardes a todas, a todos ustedes, permítanme que mis primeras palabras sean de aliento, de solidaridad a todas las familias que en nuestro país resultaron afectadas por el sismo de 8.2 grados que sacudió a México el pasado 7 de septiembre. En estos difíciles momentos necesitamos del acompañamiento de todas y de todos, tenemos que hacer presente la solidaridad y la unidad de todos los mexicanos y mexicanas.

Destaco y agradezco la presencia del licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de gobernación que nos acompaña en representación del presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Saludo al presidente de la Mesa Directiva de la Séptima Legislatura de esta honorable Asamblea, diputado Jorge Romero Herrera; al maestro magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, Álvaro Augusto Pérez Juárez; a todos y cada uno de ustedes distinguidos diputados y diputadas integrantes de esta legislatura.

A todos mis compañeros y compañeras, jefas y jefes delegacionales los saludo con mucho gusto. Quiero agradecer la presencia de todos y cada uno de los señores gobernadores y de los alcaldes que me acompañan el día de hoy.

Agradezco a Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, gobernador de Campeche, muchas gracias querido hermano por acompañarme. Al señor gobernador José Rosas Aispuro Torres, gobernador de Durango, muchas gracias hermano; al señor gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, muchas gracias por estar aquí; al gobernador de Michoacán, a Silvano Aureoles Conejo, gracias hermano por acompañarnos; al gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu, muchas gracias por acompañarnos; al gobernador de Puebla, a José Antonio Gali Fayad, gracias hermano por acompañarme; al gobernador de Tabasco, Arturo Nuñez Jiménez, muchas gracias querido gobernador, gracias hermano; al gobernador de Tlaxcala, a Marco Antonio Mena Rodríguez, gracias Marco por estar aquí; al gobernador de Yucatán, a Rolando Zapata Bello, muchas gracias querido Rolando, gracias por acompañarnos.

Saludo al alcalde de Ciudad Juárez, a Héctor Armando Cabada, muchas gracias por acompañarnos; al alcalde de Parral, Alfredo Lozoya Santillán, gracias por acompañarnos; al alcalde de Tabasco, Gerardo Gaudiano Rovirosa, muchas gracias querido hermano; y a los representantes de Baja California, Nuevo León y Quintana Roo, muchísimas gracias por estar aquí con nosotros.

Agradezco también la presencia de los representantes del Senado de la República, de Mariana Gómez del Campo y de Joel Ayala Almeida, muchísimas gracias por acompañarnos; a los diputados federales Jesús Sesma Suárez, Jesús Zambrano, Santiago Taboada y Héctor Barrera, muchísimas gracias distinguidos diputados por su presencia.

Quiero saludar y agradecer la presencia de los presidentes de partidos políticos. De Ricardo Anaya Cortés, presidente de Partido Acción Nacional; de Alejandra Barrales Magdaleno, presidenta del Partido de la Revolución Democrática; del presidente coordinador nacional de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado; del presidente nacional de Nueva Alianza, Luis Castro Obregón; del presidente regional del Partido Acción Nacional, Mauricio Tabe; por supuesto, del presidente del PRD en la Ciudad de México, Raúl Flores; de la presidenta del Comité Directivo, Mariana Moguel Robles; de la presidenta de Nueva Alianza, Dora María Talamantes; del dirigente del Partido Verde Ecologista, Carlos Madrazo Silva y del dirigente de Encuentro Social, Armando González Escoto, muchas gracias a todos y cada uno de ustedes por su presencia.

Agradezco a todos y cada uno de los grupos parlamentarios de esta Asamblea, a todos sus coordinadores: a César Cravioto Romero, por supuesto Luis Mendoza, a Mauricio Alonso, a todos lo que han posicionado aquí y que he escuchado con atención. A Israel Betanzos, a Fernando Zárate, a Vania Roxana Ávila García, a Juan Gabriel Corchado, a Abril Yannette Trujillo, a todos, diputados y diputadas, les agradezco sus comentarios, les agradezco sus precisiones y por supuesto sus reflexiones.

Todas las he escuchado atentamente, siempre es importante, en un espacio como este de la pluralidad y de la democracia, poder escuchar a todos y a todas con atención, con el mismo cuidado de atención para cada uno de los grupos parlamentarios, sin distinción; sin distinción de colores, ni por supuesto de credos o de ideologías. Así que les agradezco mucho todos los comentarios que aquí se han vertido.

De la misma manera quiero saludar y quiero agradecer la presencia de los presidentes y presidentas de los órganos autónomos de la Ciudad de México: a las presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, muchas gracias por su presencia; a la presidenta del Tribunal Contencioso Administrativo; a la presidenta de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje; al presidente del Instituto Electoral de la Ciudad de México; al comisionado presidente de Acceso a la Información, muchísimas gracias por acompañarnos; por supuesto, también al comisionado presidente del Instituto de Transparencia.

No puedo dejar de saludar, porque se ha hecho ya y por supuesto, siempre son referentes de esta ciudad en su lucha política, por eso saludo con especial cariño, afecto y reconocimiento por su trayectoria política al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, ex jefe de gobierno de esta capital y al licenciado Porfirio Muñoz Ledo, que hoy nos acompañen.

Nuestro presidente del Consejo Ciudadano, también muchísimas gracias por estar con nosotros.

A la comunidad académica gracias por acompañarnos, al señor director general del Instituto Politécnico Nacional, Enrique Fernández Fassnacht, gracias por acompañarnos; al señor rector del Instituto Tecnológico Autónomo de México, doctor Arturo Fernández Pérez, gracias por su presencia; al rector general de la Universidad Panamericana, gracias doctor Antonio Lozano Díez, gracias por su compañía; al rector de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, al doctor Vicente Hugo Aboites Aguilar, gracias por estar presente; al rector de la Escuela Libre de Derecho, doctor Luis Díaz Mirón, muchísimas gracias.

A los representantes de las organizaciones de la sociedad civil mi reconocimiento, a los líderes de opinión, a responsables de medios de comunicación, a dueños de medios de comunicación y por supuesto, a todos nuestros amigos de este importante gremio, muchísimas gracias por su presencia.

A líderes empresariales: de CANACOPE, de COPARMEX, de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera, de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción, de la Cámara Nacional de la Industria de Artes Gráficas, de la Dirección General de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, a todos ustedes que nos ayudan permanentemente al desarrollo y al crecimiento sostenido de la Ciudad de México y que forman parte de este motor económico de la capital de la República, muchísimas gracias por su presencia, nuestro reconocimiento.

Saludo de nueva cuenta a Juan Ayala Rivero, lo saludo querido líder, gracias al presidente del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México; a Martín Esparza Flores, secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas, gracias por su presencia; a Hugo Bautista, que es secretario general de Servicios de Transporte de la Cuidad de México, muchísimas gracias Hugo; a Diego Valdez Medina, al líder sindical del Tribunal Superior, gracias; y también a los liderazgos campesinos los saludamos el día de hoy, gracias Marco Antonio Ortiz y Luis Tovar, muchas gracias por estar aquí, se los agradecemos mucho.

A todas y todos ustedes nuestro reconocimiento, muchas gracias.

Con fundamento en los artículos 122, apartado A, fracciones 1 y 2 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Con fundamento en los transitorios primero, segundo y décimo cuarto por el que se declaran reformadas y derogadas diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de reforma política de esta capital, publicado en el Diario Oficial de la Federación, el 29 de enero de 2016, con soporte en su transitorio único también, en el artículo octavo, fracción segunda y 67, fracción décimo séptima del estatuto de gobierno del Distrito Federal, vengo a presentar a esta honorable Asamblea Legislativa de la Ciudad de México el informe anual sobre el estado que guarda la administración pública de esta capital.

Es para mí sumamente valioso encontrarme rodeado de una amplia representación de los poderes de la Unión, órdenes de gobierno así como de sectores productivos y sociales de nuestro país. Su presencia es una señal inequívoca de lo que acontece en la Ciudad de México y que de lo que acontece aquí, debe ser observado, debe de acompañarse y debe considerarse como un referente para atender muchos de los temas de la agenda nacional.

La Ciudad de México hoy los saluda y recibe orgullosa, a todos los estados del país, desde una nueva posición, ahora como integrante de la soberanía del pacto federal, con la capacidad de establecer un diálogo entre iguales, un intercambio que nos permita continuar por el camino de los acuerdos y las relaciones constructivas, más allá de cualquier diferencia política o interés particular.

Desde su fundación, hace casi siete siglos, la Ciudad de México se ha constituido como el epicentro de muchos cambios que han delineado el rumbo de nuestra nación; pero no solo eso, ha probado en reiteradas ocasiones su papel como motor de grandes transformaciones, como un espacio donde se desarrollan ideas donde se innova, donde se hacen escuchar y sentir todas las voces. Donde existe la manifestación, donde se lucha, donde resuena con fuerza la expresión de una diversidad de actores que forman opinión, que forman decisiones que todos los días abonan a construir el debate público.

A cinco años de estar al frente de una de las metrópolis más importantes y pujantes del mundo, quiero compartir el gran honor que significa para mí formar parte de este esfuerzo que nos ha permitido encontrar una definición propia a nuestra ciudad. Ciudad de México, ciudad de derechos y libertades.

Quiero felicitar el compromiso y la decisión de hombres y mujeres que lucharon por la materialización de este trabajo, y de quienes con la suma de voluntades impulsaron la posibilidad de repensar esta ciudad, desde sus cimientos, hasta lograr su texto fundacional de una era moderna: su primera constitución.

En una democracia existe la deliberación, y debe privilegiarse el consenso a través del debate, de todas y de todos; reconozco en este proceso una victoria de nuestro régimen democrático. Muchas voces apostaron a que esto sería una vez más un intento fallido, como lo fue en otras ocasiones, a que no se lograría ni la Reforma política, ni mucho menos la Constitución, ¿pero saben qué?, lo logramos. El año de 2017 quedará grabado en los libros de la historia como un parteaguas, un antes y un después en su orden político administrativo.

Se recordará, se recordará como el espacio, el tiempo en el que dotamos a la ciudad de un documento fundacional, moderno, de avanzada, que a lo largo de sus artículos da forma a una vocación social, a su composición abierta, plural y multicultural, por supuesto, a su compromiso en la defensa de los derechos fundamentales. La Constitución de la Ciudad de México es un logro ya dado para quienes viven y conviven en esta urbe y nadie podrá negárselos.

Cinco años de hechos, no de política.

Como todo historia de trabajo serio, la responsabilidad es un elemento indispensable para enfrentar un camino de gobierno, camino que no ha estado exento de coyunturas complejas y decisiones cruciales.

Al tomar posesión del cargo, tuve que encarar la que probablemente sea una de las situaciones más difíciles de mi administración. Me refiero a la ocupación de la plancha del Zócalo y de sus zonas aledañas, derivada de un conflicto nacional, con los trabajadores de la educación, que trajo consigo serias afectaciones a la dinámica económica de la movilidad, e incluso de la convivencia de esta ciudad.

Se paralizó, se bloqueó la ciudad, pero no por voluntad, no por orden de nadie, porque existía un conflicto que había que atender. Lo que en aquellos momentos se vivió, me obligó a mantener en alerta permanente pero también en una postura para evitar a toda costa, el derramamiento de sangre.

En todo momento mantuve abiertos los canales de comunicación, lo que permitió que, no obstante el desgaste político, la Ciudad de México superara con saldo blanco una crisis que, de haber salido de control, hubiera ocasionado un daño irreversible en el panorama nacional, en el internacional y en su vida interna.

Como saben, existen personas que ven en la dificultad un obstáculo pero estoy convencido de que somos más los que la concebimos como un área de oportunidad.

Quizá la política indicaba que había que buscar culpables para salir mejor librado, pero nunca he dejado de asumir lo que me corresponde o de responder por mis decisiones. Los hechos al paso del tiempo dieron la razón; el conflicto concluyó y la ciudad no se manchó de sangre, esta ha sido mi forma de actuar desde entonces. Leal a mis principios, coherente con los compromisos que adquirí con la ciudadanía, mismos que me trajeron a este encargo que reviste orgullo pero también mucha responsabilidad.

Hechos y no cálculo político.

Construir una movilidad urbana y sustentable en la Ciudad de México es el objetivo; bajo esta lógica autoricé el alza a la tarifa del Sistema de Transporte Colectivo, consciente de las implicaciones que significó para el bolsillo de la ciudadanía. Sin embargo quiero reiterar que sostengo mi decisión, puesto que el recurso recaudado ha sido fundamental para revertir la condena que pesaba sobre el Metro. Basta recordar que había 105 trenes sin posibilidad de uso, una enorme falta de refacciones, de equipo y por supuesto cero posibilidad de inversión.

Es gracias al fideicomiso creado con la nueva tarifa, que hemos podido emprender un ambicioso plan de mantenimiento, modernización y renovación de trenes que no contempla el retroceso, sino que avanza con el uso de la tecnología de punta y con criterios de accesibilidad que no fueron concebidos en su origen.

Además de que la tarifa del Metro, que se oiga bien, y su pago, ha dejado de ser utilizado discrecionalmente por el gobierno central para fines ajenos al propio Metro; gracias a ello hoy pueden tener la certeza, cada peso que entra al Metro es utilizado únicamente para las cuentas del Metro.

Solamente el aumento al precio de la gasolina en el país causó que nuestro Metro tenga un incremento de más de 500 mil pasajeros al día; y hay que recordar que de sus casi 6 millones de usuarios brindamos también al 40 por ciento, un servicio metropolitano, de pasajeros que vienen de esta zona conurbada.

El Metro de la ciudad sigue siendo el más barato del mundo, sostenemos la gratuidad a adultos mayores, a policías, a personas con discapacidad, tenemos una tarifa preferencial para estudiantes de bajos recursos.

En esta administración, la ciudadanía cuenta con un Metro cada vez mejor, que cuenta con trenes y estaciones nuevas y modernas, con la ampliación de la Línea 12, la interconexión de la Línea 9, de la Línea 1, con escaleras eléctricas renovadas y que se seguirán renovando. Con elevadores para personas con discapacidad, con túneles renovados, con ventiladores nuevos, con radiocomunicación, con un museo y estaciones temáticas dedicadas a las representaciones más emblemáticas del país y por primera vez en su historia con internet, con Wi Fi en sus trenes.

Hoy tenemos un sistema de transporte colectivo con un laboratorio especializado, un laboratorio especializado donde estamos innovando. Donde hoy se fabrican piezas, refacciones y tarjetas inteligentes, que todo lo anterior tenía que ser comprado en el extranjero. Hoy está a nuestro alcance en los talleres del Metro. Todo eso que se compraba a Francia y se compraba a Brasil hoy lo realiza nuestra gente, nuestra gente de México, hecho por manos 100 por ciento mexicanas.

Y vamos a dejar el camino listo, porque ya hemos empezado la ruta, para que en un futuro volvamos a algo que se perdió, que se olvidó, a que el Metro haga sus propios trenes, a que aquí en la ciudad hagamos nuestros propios trenes 100 por ciento mexicanos.

Después de cinco años de gestión la ciudad tiene un Metro que mejora todos los días en su calidad, frecuencias de paso, tiempos de traslado, infraestructura y experiencia para el usuario. Sé que falta mucho por hacer, pero vamos en la ruta correcta.

La movilidad urbana sustentable es una directriz para la capital del país. Nuestro sistema DRT Metrobús ha crecido y se fortalece, por eso hoy transporta más de 1.5 millones de usuarios con una red que pronto estará cerca de los 200 kilómetros, centros de monitoreo, autobuses híbridos y por primera vez Euro 6 únicos en el país.

Trabajamos con un plan de corredores para los autobuses de transporte concesionado, que circulan por las arterias de mayor confluencia de la cuidad, esos que dejaron crecer indiscriminadamente, más de 2 mil líneas que cruzan la ciudad de manera indiscriminada.

No fuimos nosotros los que hicimos eso para la Ciudad de México, pero hoy sí estamos creando corredores, corredores como es el caso de Izazaga–Tlalpan, donde antes circulaban microbuses y vagonetas obsoletas, algunas con más de 30 años de vida y hoy una flota de autobuses limpios que aseguran los traslados de más de 200 mil personas al sur y centro de la ciudad. Y el corredor Tlalpan–Xochimilco, que permitirá retirar más de mil microbuses obsoletos para sustituirlos por buses de gas natural.

Movilidad sustentable también con Ecobici, uno de los sistemas de bicicletas públicas más importantes del mundo, que gracias a este gobierno hoy registra más de 43 millones de viajes realizados por más de 255 mil usuarios; que se ve fortalecido con la puesta en operación de la primera flota de bicicletas eléctricas de pedaleo asistido. La primera en América Latina en incorporarse a un sistema del tamaño del nuestro.

También hecho y no cálculo político fue lo que me llevó a decretar que no se volviera a expedir una sola concesión más para operar un microbús en esta ciudad. Decretamos el final de ese medio de transporte en la Ciudad de México; dictamos su sentencia de extinción, dando paso a sólo formas de operación comprometidas con nuestro medio ambiente y previstas en nuestra ley de movilidad. Cuerpo normativo que también es producto de mi administración.

Con la misma idea de consolidar un sistema de transporte sustentable, tomé la decisión consistente en que la renovación de todos los taxis de esta ciudad sea sólo por vehículos híbridos o eléctricos de última generación, los cuales benefician nuestra lucha contra el cambio climático, mejoran sustancialmente los ingresos de los operadores y la experiencia del usuario.

A lo largo de mi administración, he dejado claro que soy partidario de una visión ciudadana de la política, sostengo que debemos superar el debate de las izquierdas y las derechas, poner por encima el beneficio común a la igualdad, al consenso social, al interés colectivo, al desarrollo compartido y al acceso a la felicidad.

¿Quién puede estar en contra de eso? ¿Quién puede sentirse excluida o excluido, de una convocatoria que busca esos fines?

Soy un ciudadano nacido en esta gran capital. Como estudiante, como profesionista, como académico, como servidor público y como padre de familia he podido observar de primera mano, los grandes problemas que históricamente la aquejan. He sido testigo, pero también he sufrido en carne propia la inseguridad, la impunidad, las desigualdades, y por ello en mi trabajo y el de toda mi administración, siempre hemos orientado el esfuerzo a revertir estas inercias, tan nocivas para la sociedad.

Haciendo eso, mi máximo esfuerzo, poniendo en cada acción todo mi empeño y toda mi dedicación.

Medio ambiente y gestión de residuos urbanos. Una parte importante de mi gestión, se vio empañada por la controversia y el malestar que trajeron consigo las medidas tomadas ante una racha de contingencias ambientales. Pero hay que aclararlo todas las veces que sea necesario, las contingencias ambientales no significan que la Ciudad de México tenga más contaminación; eso es falso, así lo demuestra la información vertida por especialistas y los medios que nos da la tecnología.

También es falso que seamos la ciudad más contaminada, la misma Organización Mundial de la Salud, se refirió a 8 ciudades antes que la nuestra. Con un incomparable número menor de habitantes y de automóviles.

Hace 30 años, la capital de la República llegó a registrar hasta 400 puntos IMECA y desde entonces se ha venido trabajando yo sí lo sé reconocer, no me interesa menospreciar el esfuerzo previamente realizado. Sé reconocer que se tomaron acciones que permitieron a la ciudad, salir de esa poca honrosa clasificación.

Cuando asumí el cargo de jefe de gobierno, se exigía que el registro de IMECAS no pasara de 185 puntos, bajo pena de entrar en la llamada “pre contingencia”. La fase 1 se decretaba después de 200 puntos, sin embargo de un día para otro eso cambió; se impuso una nueva exigencia a esta ciudad, se estableció la obligación de no rebasar 150 puntos. Además se eliminó la pre contingencia y se estableció el pase automático para la Fase 1 de contingencia ambiental.

Ante ello y conscientes de que se trataba de un tema de salud pública, la Comisión Ambiental de la Megalópolis determinó la necesidad de implementar medidas drásticas, como el doble no circula y otras acciones de mitigación. Las cuales no partieron de una iniciativa del Gobierno de la Ciudad de México, sino de un acuerdo de las entidades y autoridades federales ahí representadas, y aunque mi gobierno cargó con toda la responsabilidad de la medida, incluso con la de la zona metropolitana hoy reitero que estas acciones abonan al mediano y largo plazo en la mejora de la salud y de la calidad de vida de todos los que vivimos y convivimos en la zona de la Ciudad de México y la zona metropolitana.

Estas acciones demandaron un enorme sacrificio por parte de la ciudadanía, por ello quiero informarles que después de toda esta adversidad, hemos tenido hasta dos meses y medio, 75 días, sin rebasar siquiera los 100 puntos de contaminación y cero contingencias de PM10; además llevamos 255 días sin rebasar 150 puntos, que hoy son los que se exigen, así vamos a entregar a la Cuidad de México.

Todas estas medidas nos han permitido mejorar parámetros de salud de niños, niñas y adultos mayores que son los que más recienten los efectos de la contaminación y con ellas también contribuimos de manera sistemática a los objetivos de reducción de emisiones y mitigación, que tiene nuestro país a nivel internacional.

El cambio climático es real y en función de ello y durante toda mi administración, hemos trabajado de manera sostenida, con instrumentos como el Programa de Acción Climática, el Inventario de Emisiones y la Estrategia de Resiliencia. Acciones y políticas públicas con las que hemos alcanzado el liderazgo de la región de América Latina de la Organización Internacional de Ciudades Globales más grandes del mundo.

Hoy se reconoce a la Ciudad de México en el C40, como un líder mundial. Así en el C40 la Ciudad de México es integrante del Comité Ejecutivo General; además participamos en la red de 100 ciudades resilientes de la Fundación Rockefeller, de la cual fuimos parte del primer grupo de 30 ciudades que la integraron. Y vaya que dejan beneficios, porque por ahí estaba la pregunta, ahora tenemos fondos de Banco Mundial, ahora tenemos fondos de la Fundación Rockefeller y ahora tenemos fondos de C40, que nunca habían llegado a la ciudad.

Aunado a ello, implementamos el programa denominado Basura Cero, con el cual nos estamos ocupando de la gestión adecuada de los residuos sólidos, que todas y todos generamos en esta ciudad, las cuales llegan a alcanzar hasta 13 millones de toneladas por día.

En ese sentido me da mucho gusto informar que en 5 años de gobierno, hemos logrado que se aproveche alrededor del 50 por ciento del total de residuos sólidos que producimos, que antes sólo iba y se tiraba fuera de la Ciudad de México, y antes se tiraba muy cerca de la Ciudad de México y antes en la propia Ciudad de México.

Durante mi gestión inauguré la planta compactadora de residuos urbanos Iztapalapa II, es una de las más grandes de América Latina que se sumó a otras dos que previamente pusimos en operación. Destinamos una inversión sin precedente para la adquisición de 354 camiones recolectores de basura.

Recibimos camiones que databan desde 1970, ya se podrán imaginar cómo estaban; 136 cajas de transferencia, dado que las que tenían, derramaban lixiviados por toda la ciudad, todo el mundo se quejaba de olor que iban dejando en las principales vías; 25 barredores y barredoras mecánicas de última generación. Se remodelaron ocho centros de transferencia, para dignificar el trabajo de nuestros compañeros del servicio de limpia.

En esta misma línea de trabajo iniciamos la planeación, diseño y ruta de ejecución para contar con dos nuevas plantas para el tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos. Una de Biodigestión y otra de Termovalorización pioneras en el país, de las más grandes, con la tecnología más avanzada. Con ellas se solucionará la gestión del 50 por ciento de la basura restante y además se generará energía eléctrica.

Vale la pena destacar que buena parte de estos proyectos ha sido posible gracias a que el año pasado nos convertimos en la primera ciudad en América Latina en emitir un ‘bono verde’ por mil millones de pesos.

El éxito de esta acción y la confianza que genera nuestra disciplina fiscal y financiera entre inversionistas e instituciones ha permitido que apenas hace unos días lográramos la emisión de un segundo ‘bono verde’ ahora por 2 mil millones de pesos, lo que nos posiciona como la ciudad más avanzada en esquemas financieros compatibles con la lucha contra el cambio climático en toda América Latina.

Asimismo, esta semana firme el decreto para la creación de la primera agencia de resiliencia del país con la Fundación Rockefeller que públicamente nos reconoció por los protocolos, normatividad y sistemas preventivos ante movimientos sísmicos como el que vivimos el pasado 7 de septiembre.

Quiero aprovechar la ocasión para reconocer el desempeño de los cuerpos de seguridad y Protección Civil de esta ciudad, los cuales fueron movilizados inmediatamente y garantizaron a la población que estuviera a salvo, que la integridad de los edificios y espacios no estuviera comprometida.

A estos reconocimientos quisiera sumar uno muy especial, a nuestro Heroico Cuerpo de Bomberos, por el valor y el sacrificio que han demostrado no solo en esta ocasión extraordinaria, sino durante cada día de todos estos años de servicio.

Como se los había dicho antes, mi administración llamó a la mesa de acuerdo a los bomberos y logramos una revisión de sus condiciones salariales y contractuales. Juntos conseguimos la apertura de plazas de nuevo ingreso, juntos también una inversión de 500 millones de pesos en equipamiento de primer nivel y vehículos de última tecnología. Hoy nuestros bomberos tienen equipo personal y operativo a la altura de los mejores cuerpos de bomberos del mundo.

Y hoy también estamos compartiendo un nuevo logro que hay que reconocer y hay que destacar. Después de 29 años de ausencia en el desfile del 16 de septiembre, mi administración gestionó y consiguió con el Gobierno de la República que nuestro cuerpo de bomberos tuviera de nueva cuenta un lugar en esta importante marcha de la ciudad, ganando una vez más el espacio que comprometí con ellas y con ellos. Reconocimiento al Gobierno de la República por esta acción, muchas gracias.

Asimismo les anunció aquí que en las próximas semanas daremos a conocer el proyecto arquitectónico y de inversión de lo que será el edificio de la nueva estación Central de Bomberos de la Ciudad de México, un proyecto que modernizará y modificará su centro de trabajo, mi más sincero agradecimiento por la labor que realizan todos los días. Van a tener su nueva estación como se los prometí.

Seguridad Vial, otro de los problemas sensibles que ha sido atendido de manera contundente por esta administración es el que se refiere a la seguridad vial. Sabemos que los incidentes de transito representan un verdadero problema de salud pública. La pérdida de vidas no puede pasar inadvertida. Por ello con hechos, con responsabilidad, sin cálculo político, asumí los compromisos de la iniciativa internacional ‘Visión Cero’, un enfoque del que partió el desarrollo de innumerables instrumentos normativos como lo es la Ley de Movilidad y el nuevo Reglamento de Tránsito.

Bajo esta idea instruí la instalación de sistemas de monitoreo y sanción de aquellas conductas que ponen en riesgo la integridad de la ciudadanía.

Se trata de salvar vidas, pese a ser una acción cuestionada, quiero informarles que las lesiones y muertes ocasionadas por hechos de tránsito han disminuido notablemente. Estoy hablando de cientos de personas que son pruebas vivientes de que estas medidas funcionan y que es indispensable seguir trabajando por el camino de la prevención y el respeto a la cultura vial.

Pero si con esta acción solo hubiéramos logrado salvar una solavida, esta estrategia valdría el esfuerzo y seguiría defendiéndola con total decisión.

Gracias a esto la Ciudad de México puede decir con orgullo que los motociclistas usan casco obligatoriamente, que los automovilistas respetan la zona peatonal, que se circula a velocidades que la comunidad internacional estima más seguras y que se cuida a los ciclistas y a los peatones.

Si hay algo más gratificante que servir a la ciudadanía es eso, salvar las vidas y lo estamos logrando.

Con este compromiso recibimos el ‘Cinturón de Oro’ de la Federación Internacional de Automovilismo y reconocimiento expreso de ONU por sumarnos a su red de ciudades con calles seguras.

Capital Social, somos una capital social. Luchar por una ciudad de derechos y libertades nos ha llevado a la construcción de la plataforma jurídica y programática más grande del país, una de las más grandes del mundo y que después de cinco años nos coloca como un referente en la creación de garantías que aseguran el ejercicio pleno de derechos.

No solamente atendemos a los adultos mayores, como a veces se afirma. Hoy tenemos atención, derechos y salvaguarda de muchos grupos susceptibles de ser vulnerados. Así, tenemos a niños y niñas en la Ciudad de México que gozan la protección de un sistema homologado a nivel internacional, arropados por la ley de la primera infancia que vela por su integridad durante los primeros 6 años de crecimiento; por la Ley de Bebé Seguro que da certeza a madres y padres que contarán con un recurso económico mensual durante todo el primer año de vida para el alimento y cuidado de su bebé; por “Cunas CDMX” que ha aprobado con creces su eficiencia para evitar enfermedades, lesiones y consecuencias mortales en bebés hasta un año de vida.

A los niños y a las niñas en edad escolar les aseguramos por ley que contarán con libros y uniformes gratuitos, herramientas indispensables para su desarrollo académico e igualitario, así como con apoyos económicos para evitar deserción escolar pues contamos con un amplio programa de becas.

Estos logros se ven fortalecidos por medio de la colaboración que hemos mantenido con UNICEF México a través de la iniciativa ‘Diez por la infancia’. Dentro a la voz de los jóvenes, no he quitado la mirada a la meta de cero rechazados. Hoy son más de 15 mil estudiantes que gracias a dicha estrategia, han encontrado continuidad en su educación. Contamos con nuevas preparatorias, nuevos tecnológicos, centros de estudios universitarios como son los edificados en Venustiano Carranza, en Cuauhtémoc, en Magdalena Contreras y en Gustavo A. Madero.

Además, mi gobierno ha buscado convertirse en un aliado de miles de jóvenes con un fondo específico y programas que dan valor al espíritu de los emprendedores. Mi apuesta ha sido alentarlos a que echen a andar sus ideas y por primera vez en esta ciudad se les ayude a explotar todos sus talentos.

Por eso los rodeamos de herramientas que los ayuden en el camino, con incubadoras donde interactúan con expertos y plataformas digitales para mantenerlos actualizados.

Por primera vez la Ciudad de México cuenta con un Green Lab, creado en colaboración con la empresa (inaudible) de Los Ángeles, California, y con la (inaudible) Challenge, la iniciativa que impulsa la creación de grandes empresas de todo el mundo. Liberar el cuello de botella que se sigue generando en este país al dar el paso a la vida académica y de ésta a la profesional, es otro tema que nos ocupa.

Con el programa ‘Mi primer Trabajo’, ayudamos a nuestros jóvenes a salvar el requisito de la experiencia para conseguir empleo. Otorgamos becas para que realicen prácticas laborales en empresas y los capacitamos. Más allá de esto hemos logrado que miles de jóvenes fueran contratados al término de sus prácticas.

Somos pioneros en el desarrollo de una estrategia de atención a la salud emocional cuya punta de lanza fue el primer Hospital de las Emociones en Venustiano Carranza, espacio de atención gratuita y referente a nivel internacional que ha brindado atención a más de 22 mil jóvenes. Su éxito ha sido tal que recientemente inauguramos una segunda sede en Milpa Alta y pronto tendremos otro en Magdalena Contreras.

Esta es una ciudad que también lucha por los derechos de las mujeres, una ciudad libre de la violencia para las mujeres, adolescentes y niñas, esa es otra de nuestras principales tareas.

Con el seguimiento y revisión del memorándum de entendimiento de ONU Mujeres –que por cierto es el único que dicha organización internacional ha firmado en nuestro país– hemos avanzamos a la implementación de nuevas políticas públicas para brindar seguridad a mujeres y niñas en espacios públicos y en sus traslados en la red de transporte.

Hoy las mujeres cuentan con dos Centros de Justicia Integral para ellas, con un refugio especializado para víctimas de trata y con un modelo de casas para mujeres que trabajamos con el gobierno federal de El Salvador, donde reciben información, orientación y apoyo.

Cuentan también con un sistema y apoyo a madres jefas de familia para dar garantía a la rehabilitación y educación de sus hijos con discapacidad; o bien, para incentivar el desarrollo de sus hijos sobre dotados con un apoyo integral de salud que les ofrece campañas enfocadas a la prevención de enfermedades y detección de padecimientos como el cáncer, que incluye clínicas especializadas donde se realizan cirugías reconstructivas después de la extirpación de tumores mamarios.

Con apoyos especiales para mujeres trabajadoras como los que reciben todas las mujeres que laboran en el Gobierno de la Ciudad de México, más y mejores prestaciones, licencia de maternidad remunerada, lactarios en edificios de Gobierno, bancos de leche diarias para el cuidado y desarrollo diario de sus hijos.

Además de toda una estrategia, toda una estrategia para que nuestras trabajadoras puedan continuar y concluir sus estudios profesionales y de posgrado en aulas equipadas precisamente ahí, en sus lugares de trabajo.

Hablar de los adultos mayores. En este espacio de derechos, los adultos mayores han encontrado un modelo de atención y apoyo, cuidado sin igual en todo el país, incluso en la región.

Llevamos cinco años garantizando su apoyo económico con la pensión alimentaria, programa que en mi Gobierno ha superado la meta de 500 mil beneficiarios.

Está claro que con los adultos mayores nosotros vamos más allá de la entrega de dinero. Con su tarjeta pueden acceder a beneficios como descuentos en establecimientos comerciales, medios de transporte nacional, atención en clínicas especializadas, viajes a través de una consolidada plataforma de turismo social, cine gratuito, restaurantes, incluso acceso a créditos que no requieren más que su palabra.

En la capital del país también las personas con discapacidad son protegidas por una normatividad que nos exige considerar el principio de acceso universal con beneficios fiscales para las empresas que los contraten y con oportunidades en su gobierno para que desarrollen sus experiencias laborales.

También cuentan con el apoyo para la rehabilitación de clínicas especializadas, prótesis para la mejor calidad de vida, unidades móviles de terapia, así como una plataforma digital que vuelve totalmente inclusivas nuestras páginas de Gobierno.

Precisamente acabamos de dar una inclusión más a nuestras filas a los trabajadores con discapacidad, ya llegamos a un número de dos mil trabajadores con discapacidad en este ejercicio de gobierno. Ahí están, sí existen.

Otro sector de la sociedad del que se ha ocupado nuestra capital es el de las comunidades indígenas, personas de barrios originarios, pues ya cuentan con apoyo económico para el desarrollo de proyectos productivos, acceso a becas para sus hijos, servicios médicos, medicina gratuita y hasta vivienda digna.

Voz en el reconocimiento de sus costumbres y sus formas de comunicación, de su culturas, de sus cuidados, de sus saberes ancestrales, y algo fundamental: son grupos protegidos por primera vez y por ser la única Constitución Política en el mundo en incluir de manera integral la declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. La única Constitución en todo el mundo.

De igual manera, en la ciudad de México conviven comunidades LGBTTTI que avanzan como en pocos lugares enel mundo en el reconocimiento de sus derechos, los cuales han quedado establecidos en nuestra Constitución también; la consolidación del matrimonio igualitario, la creación de la Unidad de Prevención de Violencia, el desarrollo de un modelo de atención clínico especializado avalado por la ONU y por Cruz Roja internacional, la simplificación para el procedimiento de la reasignación sexo genérica, son pilares de una política que nos ha valido el reconocimiento como Ciudad Amigable.

Con mucho gusto observo que estas medidas comienzan a potenciar cambios muy positivos en la convivencia de la Ciudad de México, así lo plasmó la última encuesta de discriminación de nuestra ciudad, que muestra una tendencia a la baja en este tema. Estas son precisamente el tipo de transformaciones que he buscado impulsar desde mi gobierno, iniciativas que sean significativas, que permitan a la diversidad de sectores superar sus condiciones de vulnerabilidad.

No solo buscamos beneficiarlos en el corto plazo con programas de asistencia, queremos empoderarlos, dotarlos de herramientas para que puedan seguir y asegurar su porvenir. Este es el caso de las poblaciones callejeras, las cuales por primera vez en la historia de la capital han sido censadas para contar con información clara y así diagnosticar acciones adecuadas a sus necesidades.

Para todas y todos ellos dignificamos los espacios de apoyo y pernocta, que se encontraban en estado de abandono, insalubres, con una infraestructura absolutamente dañada.

Para todos ellos y ellas, desarrollamos el primer Modelo de Reintegración Social, que les permite abandonar la calle y convertirse en inquilinos de un espacio donde desarrollen sus capacidades y se reincorporen a la dinámica laboral, con instancias educativas para sus hijas y para sus hijos, Seguro de Desempleo, tratamiento contra adicciones y acceso a los servicios de salud porque estamos convencidos de que la calle no les quita sus derechos. Debemos continuar la labor sostenida en este sector de la población.

Sustentabilidad hídrica. Me es grato informar también que en materia de sustentabilidad del servicio de agua potable, mi gobierno ha trabajado de manera conjunta con la academia, centros de investigación y la autoridad federal en el estudio del posible Acuífero Profundo del Valle de México. En este renglón tenemos buenas noticias, muy buenas noticias para Iztapalapa sobre todo.

Concluimos la perforación del segundo pozo a dos mil metros de profundidad que podrá proporcionar más de 10 millones de litros de agua diaria a Iztapalapa para reforzar el abasto a esta delegación.

Aproximadamente en un mes, no en un año ni en dos ni en tres, en un mes los beneficios de este proyecto serán tangibles. Esa agua va a llegar a 40 mil personas que habitan en cinco de las colonias más grandes de Iztapalapa, en la zona donde menos infraestructura hay, donde más se necesita.

En este gobierno impulsamos la ciencia y la tecnología, y así, hoy también quiero agradecer a PEMEX porque gracias a los equipos que en coordinación fueron suministrados a la Ciudad de México hoy estamos perforando a más de dos mil metros de profundidad, dándole estabilidad a nuestro acuífero, dándole sustentabilidad a la Ciudad de México, será el primer pozo que entregue a esta ciudad más de 105 litros por segundo y sobre todo me da mucho gusto que sea para Iztapalapa.

Modelo de atención a tu casa. Es indispensable seguir trabajando para que nuestro país, y en nuestro país, se entienda que la salud es un derecho.

Estamos obligados y obligadas a garantizar que no es nada más para quienes tienen la posibilidad de acudir a hospitales, clínicas o centros de salud.

Por ello en mi administración se instauró el programa “El Médico en Tu Casa”, que gracias a esta asamblea es ley y quedará como garantía para la ciudad, sin lugar a dudas una de las estrategias de salud de mayor interés en la comunidad especializada nacional e internacional, por eso vamos al extranjero. De puerta en puerta.

En tres años de operación hemos logrado llevar la atención médica a más de 3 millones de hogares en la capital del país. Hemos dado consulta y control periódico a más de 267 mil personas entre adultos mayores, enfermos postrados y mujeres embarazadas sin control prenatal, un despliegue nunca antes visto, nutrido del compromiso de profesionales de la salud, de voluntarios, estudiantes, como es el caso del Politécnico, a quien siempre le agradecemos, de la Universidad La Salle, de la Panamericana, de la Anáhuac, de la UNAM, de todos los centros educativos del país que se sumaron a esta tarea.

Hoy 14 entidades del país, 17 ciudades en el mundo y 13 países colaboran con nosotros para replicar este esfuerzo, que tenga eco en la vida de millones de ciudadanos de todo el mundo. Mi gobierno ha dado su mejor esfuerzo para garantizar los derechos a la ciudadanía, pero no solamente los que tienen qué ver con las necesidades básicas, como estos que hemos hablado ya de educación, de salud, de alimentación o de sustento.

Hemos ido más allá, asegurando el derecho a la identidad y a la certeza jurídica, el patrimonio a las personas. En este sentido, quiero reconocer “El Abogado en Tu Casa” que ha retomado el modelo de las brigadas casa por casa para atender las necesidades legales y de trámites que tenga la ciudadanía.

Con este esquema de atención nos ha permitido beneficiar a la población con 100 mil escrituras. Aprovecho para agradecer a la presidenta de los notarios por todos los beneficios otorgados a la población de la Ciudad de México, los descuentos a las personas que más lo necesitan. Muchísimas gracias a los notarios.

Más de 400 mil actas de nacimiento, 22 mil testamentos y cerca de mil 500 registros de matrimonio, porque aquí también se casan. En la Ciudad de México también estamos por todos los matrimonios igualitarios y por todos los que tienen derecho, acceso a una vida de reconocimiento de esos derechos.

Nuestra plataforma de programas sociales es hoy la mejor calificada en México por el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información. Organizaciones como la FAO la han reconocido, por sus alcances en materia de seguridad alimentaria. Por ley todos y todas tienen un espacio en esta ciudad y aquí se trabaja arduamente para traducir la acción de gobierno en beneficios tangibles.

Esta ciudad a la que he definido como Capital Social, trabaja por ti, por tu bienestar, por tu familia, por tu felicidad. Sé que todo trabajo es perfectible, pero hoy la Ciudad de México está destacando y atrae cada vez más las miradas del mundo entero en esfuerzos que no tienen precedente.

No solo atendemos a nuestros habitantes, brindamos servicio a más de 20 millones de personas que vienen a trabajar, que conviven, que nos visitan, que todos los días ven como una oportunidad de vida estar en la Ciudad de México.

Estos programas, políticas y estrategias, son para todos y para todas ellas. Mi gobierno se ha encargado de consolidarlos. Estoy seguro de que hemos dejado huella al fortalecer la vocación social de esta capital.

Política Laboral y Salario Mínimo. Creo firmemente que trabajando en garantizar el acceso a la salud y a la educación, damos la batalla contra la desigualdad, pero también con alternativas laborales que fomenten la formalidad y la remuneración justa, es que contribuimos a que la Ciudad de México sea una verdadera fuerza productiva a nivel nacional, uno de los motores económicos más importantes del país.

Las cifras consolidadas que durante mi gestión se han creado, son de poco más o menos 548 mil nuevos empleos, prácticamente uno de cada cinco empleos formales en el país. En congruencia la tasa de desempleo ha tenido una clara tendencia descendente, de 7.3 por ciento en 2014, a 3.8 por ciento en la medición más reciente.

En este punto me permito realizar un reconocimiento a la fuerza laboral de mi gobierno, del Gobierno de la Ciudad de México. Más de 340 mil mujeres y hombres que todos los días contribuyen con su esfuerzo y dedicación a mantener en marcha esta gran capital del país.

Por supuesto destaco la labor del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad, su empuje y compromiso han sido claves para obtener logros que hemos cosechado en cinco años.

Revisión de condiciones generales de trabajo. 14 años que no se revisaban las Condiciones Generales de Trabajo. Es que luego se les olvida.

La incorporación al programa de estabilidad laboral a más de 32 mil personas que prestaban servicios como eventuales u honorarios, ayuda de marcha, escalafón digital, para que no se acceda a mejores plazas por compadrazgos; la incorporación de dos mil personas con discapacidad, como acabo de mencionar a diversas áreas de la administración local; y la asignación de dígito sindical a cerca de dos mil trabajadoras de los Centros de Desarrollo Infantil.

Aumento de 32 por ciento en sus percepciones, licencias de paternidad y de maternidad, aumento de su salario con base en la profesionalización; y hoy, hoy les anuncio, con el testimonio del presidente del Sindicato Único de Trabajadores y por supuesto con una responsabilidad plena de las finanzas de la Ciudad de México, de finanzas sanas de la Ciudad de México, hoy les anuncio a todas mis trabajadoras y trabajadores que a partir de la primera quincena de octubre serán basificados 10 mil trabajadoras y trabajadores de Nómina 8.

Cinco mil mujeres y cinco mil hombres, para que haya paridad. Cinco mil mujeres y cinco mil hombres, tomando como referencia su antigüedad. No beneficiamos nada más este ejercicio de gobierno, vamos a basificar a trabajadores con antigüedad de cinco, 10 y 15 años en la Ciudad de México.

Es innegable, se pueden tener finanzas sanas y trabajadores que mejoren sus condiciones laborales, debemos de luchar por ofrecer salarios dignos y competitivos de acuerdo a la necesidad y bienestar de la población; es indispensable aumentar el salario mínimo.

La Ciudad de México ya ganó este debate, acompañada de Cámaras empresariales, organizaciones políticas, civiles, obreras, campesinas e instituciones académicas hemos demostrado que hoy es posible seguir en una ruta de incremento del salario mínimo; un incremento que no causa inflación, que por el contrario, inyecta una nueva dinámica al consumo y al comercio. Solo así lograremos saldar esta deuda histórica de justicia laboral para con los que menos ganan en el país.

Ya dimos los primeros pasos, tuvimos la valentía de pasar del discurso a los hechos, dejamos fuera del cálculo político, y a pesar de recibir críticas y descalificaciones, impulsamos la publicación de la Ley de Unidad de Cuenta Pública para que a nivel local se liberara el salario de sus ataduras; medida que posteriormente fue aprobada a nivel nacional por unanimidad en el Congreso de la Unión.

Promoví y sigo impulsando la figura de empresassalarialmente responsables para que tanto los trabajadores de nuestros proveedores, como los trabajadores del gobierno perciban salarios arriba del salario mínimo oficial y de la línea de pobreza alimentaria.

La lucha no ha terminado. Es fundamental que logremos un gran acuerdo nacional que permita este incremento al salario mínimo, tengan por seguro que no vamos a desmayar en este esfuerzo, no vamos a dejar de insistir hasta lograrlo.

Seguridad ciudadana. La seguridad es un tema de trabajo diario, de análisis y de innovación, porque las realidades cambian, los marcos normativos exigen mayor esfuerzo y la delincuencia evoluciona en sus formas operativas también.

Tengo claro que en los últimos meses han ocurrido eventos que trastocan el orden y la percepción que guarda la ciudadanía sobre la misma, nunca lo he desdeñado, nunca lo he ocultado, este es un tema fundamental para la gobernabilidad. No obstante, los hechos y las cifras dan cuenta del trabajo sostenido que se ha venido generando con importantes resultados.

Cuando tomé el cargo en 2012, en la ciudad se cometían poco menos de 48 mil 430 delitos de alto impacto, al cierre de 2016 se tienen registrados 28 mil 100 hechos delictivos.

Estamos hablando de que en cinco años de gobierno hemos logrado disminuir la actividad delictiva al punto de registrar 41.5 por ciento menos de los que se contaban en 2012 y 48.4 menos de los registrados en 2016; es que luego se nos olvida, pero hay que recordar las cifras.

Con el trabajo de todas y de todos registramos una baja con respecto a la actividad delictiva que se puede leer así: 2000-2006 la ciudad mantuvo un promedio de 179 delitos diarios y la administración 2006-2012 un promedio de 158 por día; hoy tenemos 91.8, lo que de ninguna manera hace que nos confiemos.

Esta es una estrategia en la tarea de todos los días, es una estrategia donde se exige coordinación.

Hoy refrendamos nuestro compromiso de coordinación con el gobernador del Estado de México que nos acompaña, así como lo hicimos en su momento con Juan Zepeda —que está aquí presente también—, a quienes saludamos con mucho gusto y refrendamos esta tarea y este compromiso, tanto con el municipio de Neza, como con el gobierno estatal del Estado de México.

La Ciudad de México tiene presiones extraordinarias en materia de seguridad, presiones que no tiene ninguna otra entidad federativa, que pocas concentraciones urbanas en el mundo podrían imaginar. Reitero, somos evaluados como si solamente tuviéramos que cuidar a nueve millones de habitantes, cuando todos los días tenemos una concentración cercana a las 20 millones de personas.

A lo que se suma el padrón vehicular más grande de todo el país, casi seis millones de vehículos circulando; sin embargo hemos cumplido con dar solución a retos planteados, se ha presentado a las instancias de justicia a quienes dañan a la sociedad.

El trabajo de las áreas encargadas de seguridad y procuración de justicia de la Ciudad de México, en coordinación con las legisladoras y legisladores de la Asamblea Legislativa, el personal del Tribunal Superior de la Ciudad de México —agradezco a su presidente por todo el apoyo— y las autoridades federales en coordinación —y reconozco también el apoyo del secretario de gobernación— logramos la consolidación e implementación de su Nuevo Sistema Penal Acusatorio, un reto mayúsculo para la Ciudad de México; un reto equivalente a la implementación de un país completo como Argentina o como Chile inclusive.
El Nuevo Sistema Penal Acusatorio gana en muchas cosas: gana en transparencia, gana en seguridad jurídica, gana en celeridad para la impartición de justicia; aunque considero y sigo sosteniendo que como todo sistema de nueva implementación requiere de ajustes.
La Ciudad de México también ganó en derechos humanos, cuando asumí el cargo de Jefe de Gobierno lo recibí con 137 recomendaciones, 497 puntos recomendatorios por cumplir, incluso una recomendación de 1995.
Hoy hemos concluido ya 340 puntos recomendatorios de estos, es decir, prácticamente el 70 por ciento, también hemos cumplido con más de 246 de esta administración aunado al pago de 11 indemnizaciones de otros gobiernos, incluida la recomendación 2002 de más de 122 resarcitorios. Además, hoy tenemos un diagnóstico y el programa de derechos humanos actualizado, agradezco a esta instancia por el camino y la comunicación que se ha sostenido.
Cercanía y prevención, inversión y equipamiento, innovación y desarrollo tecnológico, todas ellas son claves de nuestro modelo de construcción de policía, porque esa es precisamente una de las deudas que tenemos los gobiernos estatales de este país: construir policía para asumir cabalmente nuestra responsabilidad en tareas de seguridad. Estoy seguro que esta idea la comparten todos mis compañeros gobernadores y gobernadora.
Hoy disponemos de un estado de fuerza, en la Ciudad de México, que supera los 88 mil elementos, es la más grande del país, con un modelo de mando único, destacando que en mi administración se han graduado nueve mil 290 policías, quienes tras concluir su capacitación, se han incorporado a servir a esta ciudad.
Este cuerpo de seguridad se ha profesionalizado, se mantiene en constante capacitación y dispone de un parque vehicular que supera las siete mil 800 unidades. No les regateemos a los municipios lo que necesitan cuando podemos ayudarlos, ahí hay pruebas claras. Este gobierno va a seguir apoyando a los municipios con toda convicción, no hagamos caso de esas críticas, son intrascendentes.
Esta ciudad, les reitero, dispone de un parque que supera las siete mil 800 unidades de última generación, nos hemos dado a la tarea de modernizar progresivamente este parque vehicular.
Les anuncio que en el próximo presupuesto de la Ciudad de México, en congruencia con un estudio que recibimos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, he dispuesto, he ordenado a la Secretaría de Finanzas que prepare el presupuesto a fin de que en el próximo que se presentará a esta Asamblea se incorporen mil nuevas plazas de policía para la Ciudad de México, mil nuevas plazas para policía de esta ciudad en el próximo presupuesto.
Y también en las próximas semanas les anuncio la adquisición de las primeras patrullas híbridas para la Ciudad de México, que estarán sirviendo en la Secretaría de Seguridad Pública y en la Procuraduría General de Justicia.

Asimismo equipamos a la ciudad con una incomparable red de 22 mil cámaras de video vigilancia, como me comprometí, siete mil cámaras nuevas de video vigilancia en esta ciudad para el C5; sin temor a equivocarme es el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano más importante del país y de América Latina, dado su alcance y la incorporación del call center más potente, que es el de LOCATEL.
Por eso les anuncio que en el próximo mes de diciembre, el C5, nuestro C5 de la Ciudad de México tendrá todas sus cámaras sustituidas y actualizadas así como garantizada la operación y mantenimiento en el mediano y en el largo plazo, vamos a sustituir también las que fueron de otra administración.
Fortalecemos la seguridad ciudadana con más de 240 mil alarmas vecinales repartidas en unidades habitacionales en toda la ciudad y para el final de mi administración tendremos cien estaciones de policía que nos han permitido llevar el esquema de “policía de proximidad” a toda la ciudad.
Este es un modelo innovador, es un modelo que estoy seguro que será referente en todo el país, sacar a la policía de los cuarteles para colocarlos en bajo puentes, en espacios públicos que se encontraban olvidados o en estado de deterioro; estas son medidas que nos han permitido reducir los tiempos de respuesta.
Quiero informarles que el próximo 27 de septiembre presentaremos a la ciudadanía la nueva plataforma de LOCATEL y que en días pasados presenté también una nueva manera de comunicarnos con el C5 a través del canal “Alerta C5 CDMX” con apoyo de la aplicación “Zello”.
Otro asunto muy importante que he impulsado desde la jefatura de gobierno de manera enérgica es el relacionado con la legislación para endurecer la portación ilegal de armas de fuego, iniciativa que se ve reforzada con el apoyo de mis compañeros gobernadores y de la gobernadora, que hemos hecho nuestra esta iniciativa desde la CONAGO.
Es un asunto de vital importancia, puesto que las cifras de INEGI para 2016 indican que México registró cerca de 24 mil homicidios de los cuales más de 15 mil 500 fueron producto de agresiones con armas de fuego. Esta ciudad de manera muy importante ha tenido este embate, el embate de los homicidios dolosos, de los homicidios que se colocan y que se cometen a través de armas de fuego.
Por ello hago un respetuoso llamado a las diputadas y diputados federales para agilizar la discusión sobre la iniciativa que ya fue aprobada en el Senado, la seguridad de la población está en riesgo y esta reforma es vital. Estoy convencido que la lucha contra la inseguridad no solo se puede hacer con armas, es indispensable devolver el espacio público a su legítimo dueño: a la ciudadanía.
Teniendo como punta de lanza la rehabilitación del corazón de la Ciudad de México, la Plaza de la Constitución, nos dimos a la tarea de impulsar un plan para cambiar por completo el rostro del Centro Histórico, rehabilitamos la Plaza Seminario, la conexión peatonal Argentina–Guatemala, las ventanas arqueológicas que muestran a los peatones parte del Templo Mayor, la calle de Moneda Santísima, Academia, Alhóndiga, Buen Tono, la casa de Antonieta Rivas Mercado, los mercados 2 de abril, Pugibet; además de que en mi administración decenas de parques, jardines y plazas públicas, corredores y espacios de alta concentración para la población han sido rescatados, renovado y dotados de elementos de accesibilidad.
Ejemplo de ello, el Parque de los Compositores, la Plaza de la Identidad, la Segunda Sección de Chapultepec, el Parque Constituyentes, la Plaza de la Caricatura, el Parque de La Bombilla, el Jardín Pushkin, el bajo puente de Tlaxcoaque, aunado a las pinturas urbanas de las cortinas de locales comerciales de 20 de noviembre, de Pino Suárez, el parque de la planta de asfalto y el rescate de Coyotes, a lo que se suma también el Parque de La Mexicana.
El Parque de La Mexicana merece un señalamiento especial, el Parque de La Mexicana será el parque urbano más moderno de México y el más grande en su tipo en la ciudad, un lugar en el que en otras administraciones pensaron construir ocho mil viviendas y que ahora se convierte en un pulmón estratégico y sitio de convivencia para todas las familias.
Por cierto, en este Parque de La Mexicana vamos a utilizar el sistema de actuación por cooperación al que se refirieron hace rato para los CETRAM, el primer sistema de actuación por cooperación en un CETRAM fue el que usaron en el Metro Zapata por ahí del año 2002.
La capital del país mira con decisión y rumbo hacia el futuro, la proyección que hemos adquirido a nivel nacional e internacional no tiene comparación, me comprometí a darle identidad de una marca a nuestra ciudad. Hoy CDMX está considerada dentro de las primeras 20 marcas ciudad a nivel mundial, es la tercera en nuestro país, sus siglas CDMX dan cuenta de una urbe urbana, cosmopolita y llena de cultura.
En turismo pasamos de 11 a 13 millones de visitantes, hemos sostenido y contamos con una de las tasas de ocupación hotelera permanente más grande de todo el país, con una red de museos y espacios para la expresión cultural, que en cantidad solo nos coloca por debajo de la capital británica y una cartelera de espectáculos solo por debajo de Nueva York.
Nuestro auge como sitio de visita y no solo de tránsito, se debe también a que hemos hecho de ésta una verdadera “Capital del Deporte” para la activación de todas y de todos. Año con año recibimos eventos deportivos de clase mundial, desde enero hasta diciembre, absolutamente todos los deportes y sus máximos exponentes.
Una muestra significativa de ello es el Maratón de la Ciudad de México, que lo recibí en el lugar número 300 y hoy es uno de los 10 maratones más importantes del circuito internacional. Y les confirmo que este año nuestra ciudad organizará, por primera vez, la competencia internacional de triatlón.
Muy distinguidas señoras y señores, han sido cinco años de hechos, no de cálculos políticos. Estoy convencido de que lo que hice y las decisiones que tomé fueron pensando en el desarrollo sustentable de nuestra ciudad, en el recuento de los realizado siempre he colocado el interés de los demás, por encima del propio.
Todos los planes y proyectos que he impulsado están sustentados en la idea de una ciudad con menos desigualdad, con más oportunidades para todos y para todas, con desarrollo garantizado, con finanzas sanas y responsables, que crece en infraestructura.
Es un invaluable privilegio servir a la Ciudad de México, ser parte de la historia de sus transformaciones acompañando de la gente, porque es claro que nada se puede hacer sin el concurso de la sociedad; gobernar es interpretar y en muchas ocasiones acompañar decisiones, convivir y convivir en armonía.
El ejercicio serio del gobierno es una vocación, pero también es una oportunidad inmejorable y quizá única para la transformar la realidad; con convicción, decisión y deseo de servir he desempeñado mi tarea para la ciudad y lo seguiré haciendo por México.
Aquí informo a ustedes de cinco años de esfuerzos y de trabajo cuyos resultados están al escrutinio público; agradezco a todo mi equipo de trabajo, me refiero a todos y todas los que de manera leal y sin dobles intenciones se entregaron a servir a la Ciudad de México, a ellos y a ellas todo mi reconocimiento, todo mi reconocimiento.
No soy perfecto, pero en el defecto de lo humano construyo la superación para servir mejor.
Hoy la Ciudad de México ha registrado cambios conducidos por el gobierno que yo encabezo, pero originados en las demandas populares. Por eso la ciudad tiene una constitución política garantista y de avanzada, por eso la ciudad es más humana y más habitable, con más libertad, oportunidad e igualdad.
En estos cinco años de labor se han corregido muchos errores del pasado, se ha puesto el derecho de las personas por encima de los privilegios de las clases. Esta no es una ciudad de favoritos, es una ciudad de mujeres y hombres libres, espacio de inclusión, de convivencia, de amplitud.
Mi vocación de servicio no se agota con el termino de ningún encargo, mi convicción es la política ciudadana, mi compromiso la democracia participativa; sin compromisos oscuros, sin mirar al pasado, sin ataduras ideológicas o cadenas en el pensamiento.
Sin dogmas, ni rencores, con apertura seguiré sirviendo a la gente, así, así he buscado la consolidación de una ciudad más fuerte; una ciudad que resista a las transiciones turbulentas, que se ajuste a la realidad que marcan los tiempos y sobre todo a las necesidades de su población.
La Ciudad de México no está sola, hoy somos una urbe que ha privilegiado las relaciones productivas por encima de los enfrentamientos estériles; seguiré trabajando con una visión que ofrezca garantías y que sea eficaz al momento de resolver los problemas del día a día.
Estoy convencido de que este es el camino, de que esta es la manera en la que vamos a transformar un proyecto de ciudad en un verdadero proyecto de nación —en el que todas y todos tienen cabida—, de que esta es la vía hacia el progreso y hacia la construcción de un México justo, incluyente y próspero para esta y las generaciones por venir.
Permítanme señoras y señores que mis últimas palabras en este estrado en este rendimiento de cuentas, sean para todas y todos ustedes, para quienes han depositado su confianza en mí. Es a todas y a todos ustedes a quienes me debo y es a todas y a todos ustedes a quienes les extiendo mi más sincero agradecimiento. Muchísimas gracias, gracias por todo, gracias, muy amables.