RECIBE GOBIERNO DE CDMX RECONOCIMIENTO “VA POR MI CUENTA”

Mancera-CDMX

Fecha:10 NOVIEMBRE DE 2017

Por su contribución y respaldo a las acciones de la sociedad civil organizada para acabar con la desnutrición infantil, el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por Miguel Ángel Mancera Espinosa, recibió el reconocimiento “Va por mi Cuenta”, otorgado por la Fundación Alsea.

La entrega se realizó en el marco de la inauguración de un comedor infantil instalado en la colonia Lomas de Zaragoza, en la delegación Iztapalapa, cuyo predio fue cedido por el gobierno capitalino, en el que se ofrecerán hasta 500 raciones de alimento al día para menores de 4 a 16 años, mujeres lactantes y embarazadas, que forman parte de la población considerada como de alta marginalidad en esa zona.

“Gracias por ser un héroe, por darnos esta grata sorpresa y decir la gran frase: Va por mi Cuenta. Juntos acabemos con la desnutrición infantil invitando a un niño a la vez, 2017”, se lee en la distinción que se entregó al Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESO), la cual colabora con la Fundación Alsea y su socio operativo Comedor Santa María.

La administración de Miguel Ángel Mancera Espinosa respalda la labor de las organizaciones de la sociedad civil organizada, que comparten el objetivo de cumplir con el derecho humano a consumir al menos una comida diaria, sana, nutritiva y balanceada.

El nuevo comedor infantil impacta a una comunidad de muy alta marginación, contribuye a la alimentación de personas vulnerables y permite que mujeres de la zona trabajen en él para sacar adelante a sus familias.

La directora de Fundación Alsea, Ivonne Madrid Canudas, indicó que gracias a la donación del predio se pudo construir el comedor infantil, noveno en su tipo, en una de las zonas que más lo requieren en la Ciudad de México.

En tanto, la presidenta del Comedor Santa María, Alicia Mier y Terán, detalló que su asociación aporta el trabajo operativo para el funcionamiento de este proyecto.

Agradeció el compromiso cumplido por parte de las autoridades capitalinas para hacer posible que las personas vulnerables tengan acceso a una alimentación nutritiva.

Para ser beneficiarios del servicio se debe pagar una cuota mensual de 8 pesos; además, las mamás adquieren el compromiso de lavar los trastes una vez en ese periodo, participar en una plática y llevar a sus hijos a comer ahí de lunes a viernes.

Además, los menores reciben un seguimiento de control de peso y talla trimestral; cuando se detecta alguna alteración, se les brinda un complemento alimenticio para superar la deficiencia.