Segunda Etapa de la Nueva Cultura Laboral de la Ciudad de México “Permisos Retribuidos”

Fecha: 10 DE MAYO DE 2016

Lugar:Patio Oriente del Antiguo Palacio del Ayuntamiento

Muy buenos días a todas las mujeres, a todas las mamás, felicidades en su día; muchas, muchas felicidades a todas las mamás, a todas las mamás, a todas, a todas, a todas.

Es verdaderamente difícil de poder abarcar con una descripción todo lo que implica una madre, poder describir realmente y poder contener en unas palabras todo lo que significa una madre en el contexto de sacrificio, de dedicación, de amor, de entrega; difícilmente pudiéramos nosotros encontrar la definición exacta, solamente se puede sentir.

Y se puede sentir y se sigue sintiendo y qué bueno que así sea todavía en el mundo. Este sentimiento hacia la madre y por supuesto, esta devoción que se tiene hacia la figura materna va a ser interminable, esto va a ir de la mano con la humanidad.

Porque es tan grande el amor de una madre, es tan desinteresado, es tan lleno de entrega, que difícilmente tú puedes compensar a lo largo de toda tu vida, todo el sacrificio que tiene una madre en la formación y el cuidado de sus hijos.

La madre se transforma cuando uno de sus hijos es tocado o cuando uno de sus hijos o hijas es molestado, lo hemos visto, es una transformación inmediata, es una protección.

A mí me quedo muy grabado, y hoy traigo a la memoria con todo respeto por la memoria de algunas compañeras de gobierno que hoy están en el cielo, y que me recuerda, me recuerda también aquel difícil momento que vivimos con el Hospital de Cuajimalpa.

Cuando en una reacción instintiva, las mamás que estaban ahí con sus bebés, pusieron su cuerpo para evitar que sus bebés fueran lastimados; es el instinto maternal, es el instinto de una madre.

Y nosotros estamos hoy obligados a que en esta misma lógica se puedan realizar las mejores prácticas y las mejores políticas públicas desde el gobierno mismo.

Me parece que es una gran equivocación de muchos gobiernos, y hablo de muchos gobiernos y no quiero decir cuáles, porque pueden ser muchos y habrá que ir haciendo el análisis, que prefieren cargar la fuerza de trabajo, que prefieren justificar una jornada laboral o que prefieren evitar este tipo de beneficios a las madres contra todo lo que significa ese tipo de decisiones.

¿Por qué?, ¿por qué digo esto? Porque, por ejemplo, cuando nosotros pudimos revisar las Condiciones Generales de Trabajo del Gobierno de la Ciudad de México, nos dimos cuenta que había varios puntos en donde solo había que hacer algunos ajustes para mejorar las condiciones de quién, de las madres, precisamente de las mamás.

Todavía recuerdo a una mujer que encontré en un viaje en un aeropuerto, en el aeropuerto de Guadalajara, llegó, se me acercó y me dijo: “Qué bueno, qué bueno que le están dando ahora a las mujeres –ella se refirió a las mujeres del Gobierno de la Ciudad de México- los viernes”. Esto cada 15 días, ¿no? Lo que implementamos acá.

“Qué bueno –me dijo–, ¿sabe por qué? Porque yo no pude convivir con mis hijos, porque yo llevo 25 años trabajando en el gobierno y yo no pude convivir con mis hijos, cuando me iba a trabajar, ellos salían a la escuela y cuando yo regresaba estaban dormidos o por dormirse. Y así crecieron y después, pues se fueron de la casa”.

Esa es una realidad, ahora lo estamos cambiando en el Gobierno de la Ciudad de México; ahora que agradezco la presencia de la representante de ONU Mujeres, de Ana, que nos ha acompañado en muchas de estas tares, doctora, muchas gracias por tu presencia, por tu compañía y por supuesto, también por seguirnos orientando en esto que es el trabajo con las mujeres.

Porque aquí en la Ciudad de México cuidamos a nuestras mujeres, respetamos a nuestras mujeres y vamos a seguir implementando todas las acciones necesarias para que las mujeres estén mejor.

Si las mujeres están bien, créanme, está bien todo. Es desde cualquier ejemplo que quisiéramos buscar, es más desde el noviazgo, los que tienen novia, aquí ninguno porque todos son casados. Entonces, voy a voltear para aquel lado, pero los que tengan novia, si la novia está bien, todo está bien. Bueno, y después los que están casados, si está bien su esposa, está bien, todo va bien.

Hay que cuidar a la mujer. En el trabajo si están bien las mujeres. Acá tenemos todo un ejemplo de directoras generales de Oficialía Mayor, puras mujeres, puras mujeres.

Qué bueno que el Oficialía Mayor tome esas decisiones de tener puras mujeres en su equipo porque son más cuidadosas, acuciosas y detallistas para todas estas tareas que son tan delicadas, propias de la Oficialía Mayor.

Y entonces, qué es lo que estamos haciendo nosotros, qué es lo que estamos planteando. Ahora lo que le vamos a anunciar a nuestras mujeres trabajadoras, y qué bueno que están nuestras compañeras de limpia, muchas gracias por toda su labor, gracias de veras. Las vemos y valoramos mucho lo que hacen. Cada una de nuestras mujeres tiene algo muy especial. Ustedes, porque están en tareas verdaderamente difíciles.

También a nuestras compañeras de salud, que son ángeles y que están siempre con nosotros, las enfermeras, las doctoras, las trabajadoras sociales, toda la gente, nuestras trabajadoras de Desarrollo Social, las trabajadoras en oficina, mi área secretarial también compuesta por mujeres, todas las mujeres del Gobierno de la Ciudad.

Bueno, pues estas medidas que hemos estado tomando, que han beneficiado a las mujeres, hoy queremos anunciar que vamos por más.

Vamos ahora a dar un fomento muy particular a lo que tiene que ver con la licencia de maternidad, vamos a trabajar ahora el concepto de permiso retribuido con mayor fuerza, ¿qué significa? Esto significa más o menos así.

Es una segunda etapa de la Cultura Laboral en la Ciudad de México, en el Gobierno de la Ciudad de México.

Licencia de maternidad bajo este concepto de permiso retribuido y que consiste en lo siguiente. Las madres –aquí para mis amigos y amigas de los medios de comunicación, ahí va—, las madres trabajadoras de base, de confianza y de estabilidad laboral, podrán solicitar un permiso retribuido hasta de cuatro meses y medio para efectos de lactancia, cuatro meses y medio.

Quiere decir que si a esto le sumamos el mes y medio que tendrían por Ley, ¿cuánto van a tener para lactancia? Seis meses para este efecto de maternidad.

Y lo mejor, lo mejor de esto, porque en las condiciones anteriores, en las condiciones generales anteriores se les pagaba 30 y 40 por ciento, ¿no? 30 y 40 por ciento. Ahora les vamos a pagar el 100 por ciento de su salario.

Cien por ciento de salario a las madres porque tenemos que fomentar este tema de la lactancia, lo hemos platicado mucho con ONU Mujeres, lo hemos platicado con varias de las organizaciones feministas y este asunto de la lactancia es vital, es toral.

Tan importante es, que solamente quiero dar un dato, dejar un dato también para mis amigos de los medios de comunicación. El gasto en México, en nuestro país, por la no cultura de lactancia, es decir, por limitarnos a mes y medio de licencias de maternidad, por restringir el salario o la retribución en 30 ó 40 por ciento, como lo teníamos antes aquí. ¿Saben cuánto nos cuesta en materia de salud? De 740 a dos mil 400 millones de dólares, eso es lo que cuesta en materia de salud el no fomentar la lactancia en México.

Así que me parece que esto va a ser un antes y un después en el Gobierno de la Ciudad. Ya no habrá pues, ninguna mujer que nos diga: “No, nosotros no vamos a poder, no estamos en condiciones”, porque estamos abarcando todo el universo.

Yo ya dije aquí que las madres trabajadoras de base, confianza y estabilidad laboral, tendrán 100 por ciento de su salario y tendrán cuatro meses y medio.

Pero también, también quiero decirles, las mamás que sean enlaces, líderes coordinadores, mandos medios y mandos superiores, también van a poder solicitar licencia, una licencia de hasta tres meses y medio percibiendo hasta el 80 por ciento de su salario.

Es decir, que ahí estamos abarcando prácticamente todo este universo.

Y quiero complementar dos anuncios más. Ahora que estamos hablando de las mamás y que de veras, todas las mamás, todas las que han tenido la fortuna de ser mamás, es una bendición.

Hoy quiero dirigirme a todas ellas, muchas gracias por todo lo que nos dan, muchas gracias por todo su amor, por todo su cuidado, por toda esa energía; porque yo estoy seguro que todavía les pasa a ustedes y si no díganme si no es así.

Cuando tu mamá se acerca y cuando tu mamá te toca, te toca sobre todo en esta parte, ¿no? Es una energía muy especial, es algo que te da tranquilidad, es algo que, de ahí que venga la bendición y de ahí que venga el toque de la mano de la mamá, es un toque milagroso.

Que estamos trabajando por la gente de la Ciudad de México y que vamos a seguir trabajando por la gente de la Ciudad de México.

Ahora bien, otra cosa. Tradicionalmente se publica en la Gaceta y se entrega a todo el personal sindicalizado, este día, Día de la Madre, 500 pesos de retribución para todas y para todas las mamás sindicalizadas.

Hoy quiero dar la instrucción de que esto no sea limitado solamente a las sindicalizadas; sino que ampliemos a todas las mujeres que están trabajando en el gobierno, para el Oficial Mayor y para todos, hagamos esta prestación para que no se distinga.

Porque luego me encuentro a las compañeras que no están sindicalizadas y dicen: “¿Nosotras qué, no somos mamás o qué?”.

Bueno, pues hasta ahí ya llevamos dos anuncios. Vamos a cerrar con el tercero, que también creo que va a ser de mucho beneficio en esta misma política que estamos siguiendo y que es la política de mejorar las condiciones de trabajo.

Porque si mejoramos las condiciones de trabajo, se mejora el ánimo para trabajar, haces las cosas con más ganas.

Si te dan los instrumentos de trabajo, si te dan tus uniformes, si te dan tu salario a tiempo; sí precisamente se fomenta esto, que es el amor hacia la Ciudad de México, yo sé que lo hacen con todo corazón y que lo hacen con mucha dedicación.

Y por eso, esta política pública que nos ha funcionado muy bien, de otorgar los viernes cada 15 días, para efectos de que ya no haya confusiones.

Para efectos de que no haya complicaciones, le damos la instrucción al Oficial Mayor para que ahora todos los viernes, absolutamente todos los viernes, a las tres de la tarde se retiren a sus hogares y se retiren a sus casas a convivir con sus familias.

Eso se lo digo a los hombres, a los hombres, eso es para los hombres, es para estar en casa con su familia, para estar con sus hijos. Aprovéchenlo ustedes que pueden estar más con sus hijos; el tiempo se va muy rápido.

Mamás, estoy seguro que van a poder convivir más con ellos. Programen sus viernes, váyanse al cine, váyanse a los parques, váyanse a lo que tenemos.

Tenemos muchas cosas en la Ciudad que está generando cultura, convivencia, esparcimiento, aprovéchenlo. Estoy seguro que vamos a tener trabajadoras mucho más contentas, mucho más comprometidas.

¿Qué estamos haciendo hoy por sus hijos? Hoy estamos luchando por el salario mínimo. Ojo, eso después ustedes lo van a reconocer. Eso después sus hijos cuando crezcan, ya no se van a enfrentar a un salario mínimo como hoy lo tenemos, tan bajo.

Yo estoy seguro que habrá sensibilidad para que en el próximo aumento del salario mínimo, podamos ganar lo que estamos trabajando.

Hemos venido trabajando ya un largo trayecto, allá empezamos con Salomón esta lucha un 1 de mayo, pero estoy seguro que pronto México tiene que despertar.

Y México tiene que darse cuenta que no se puede seguir oprimiendo a esos siete millones de trabajadores y trabajadoras que ganan el salario mínimo.

Eso no es justo, eso no podemos seguir nosotros construyendo con un piso de la gente que menos gana y de la gente que menos tiene.

Y lo mismo, lo mismo, conste que se los estoy diciendo hoy. Nuestro programa de “cero rechazados”, que es para sus hijos y para sus hijas también, para que encuentren una oportunidad en la Preparatoria, para que encuentren una oportunidad en la universidad y no los tenga yo marchando en las calles de la ciudad, protestando.

Ese programa “cero rechazados”, acuérdense de mí, porque también vamos a ganar esa batalla. Nos han dicho que no vamos a ganar muchas, todas las hemos ido ganando. Esta la vamos a ganar también.

También por el Día de la Madre, también para las mamás, también para todas ustedes, todo nuestro amor, todo nuestro cariño. Feliz Día de la Madre, hoy y siempre a las mamás de la Ciudad de México, de México y de todo el mundo. Gracias.