Entrega de seis mil 600 Tarjetas a Adultos Mayores de 68 Años

derechos humanosFecha: 31 AGOSTO DE 2016

Lugar: Auditorio Nacional.

¿Cómo están todos y todas? ¿La están pasando bien? Qué bueno. A mí me da mucho gusto saludarlos y saludarlas el día de hoy, la verdad es que nos faltarían días para poder celebrarlos y poder agradecerles todo lo que han hecho a lo largo de su vida por la ciudad, por la gente de la ciudad, por sus familias, por todo lo que significa la fortaleza de una capital de la República, como es la Ciudad de México.

A ustedes les debemos mucho, muchísimo, de todo lo que hoy somos y de lo que hoy tenemos y ese siempre será un reconocimiento que tengamos en el día a día.

Hoy nos acompañan aquí para poder agradecerles, para decirles gracias, los titulares de los poderes de la Ciudad de México, del Tribunal Superior de Justicia, del Poder Judicial, el presidente de la Comisión de Gobierno, que es el titular de la Asamblea Legislativa, del órgano legislativo de la ciudad; y vienen jefes delegacionales, jefas delegacionales, vienen diversos integrantes de Gabinete; que hoy todos juntos les queremos decir: muchas gracias.

Gracias por todo lo que han hecho por la Ciudad de México, gracias por su esfuerzo, gracias por su paciencia también, gracias por apoyarnos en las tareas que tenemos al frente de esta capital.

Y quiero decirles que los vamos a seguir cuidando mucho. Vamos a seguir trabajando para ustedes, vamos a seguir dándoles cada vez más para poder retribuir un poco de todo lo que significan nuestros adultos mayores, los queremos mucho de verdad, de corazón se los digo, que los queremos y los queremos bien y los queremos mucho.

Hoy estamos entregando, más o menos, unas seis mil tarjetas, seis mil tarjetas para los adultos mayores. Estas tarjetas hoy en la Ciudad de México no significan solamente una entrega de dinero, significan una cobertura, significan un sistema integral de protección.

Hoy tener una de estas tarjetas —como aquí ya lo escuchamos— significa poder ir al cine gratis cada 15 días, significa tener protección jurídica porque hemos establecido agencias de Ministerio Público especiales para ustedes. Significa tener una clínica geriátrica especializada para los adultos mayores —la acabamos de ir a inaugurar a Iztacalco apenas hace unos días— es una clínica solo para ustedes; ahí hay de todo. Desde que entras, puedes hacer una revisión de todo lo que necesites: Odontología, Rayos X, ultrasonido, todo lo que se requiera, solo para los adultos mayores.

Por eso, decimos que la Ciudad de México es diferente, ¿no? ¿O no? Por eso decimos que acá es diferente, porque es especial, porque la atención que tenemos para ustedes es una atención que no se puede imitar por más que la quieran imitar, no se puede porque este ya es un sistema muy grande.

Ahora tenemos también Turismo —como aquí se dijo y se dijo bien—, ahora tenemos este Turismo Social, en donde con tu tarjeta puedes conocer diferentes partes de la República Mexicana o conocer más tu ciudad, si haces recorridos aquí mismo.

Hoy también tenemos una clínica especializada en odontología para los adultos mayores, para todos aquellos que requieren piezas dentales, para todos los que requieren una atención especializada. Solamente es para ustedes ésa, no es para todos los demás usuarios del sistema de salud, sólo para los adultos mayores.

Y bueno, otro ejemplo de los que tenemos en esta ciudad son los créditos que les acabamos de entregar a todos nuestros adultos mayores. Le preguntaba y le decía a uno de los beneficiarios: “bueno, y ¿qué vas hacer con el crédito?” y uno me dijo: “pues ya me lo gasté, todavía no me lo dan y ya me lo gasté”; y el otro —adivinen quién, a ver si logran adivinar—, me dijo: “Acapulquito”, ¿ya vieron quién? —se ve por la camisa, se delató—, yo creo que de aquí sale para Acapulco porque ya viene preparado, ya viene con todo el traje directo para irse a Acapulco.

Quiero agradecerles, puntualmente, a los diputados y diputadas que nos acompañan, al presidente de la Asamblea, porque hoy todos estos beneficios están en una ley. No es si mañana cambiamos de opinión y se nos ocurre otra cosa. No es si va a cambiar el gobierno y luego, se va ocurrir que haga algo diferente el que sigue. Esto ya está en una ley, es tu derecho, es el derecho de ustedes, nosotros tenemos que trabajar para cuidar ese derecho.

Sí tenemos que hacer algo importante para el próximo año, algo donde vamos a necesitar de su apoyo. El próximo año —y hoy lo decían algunos medios de comunicación—, el próximo año va a ser el año del recorte presupuestal más severo que hemos tenido. Y decía hoy alguna nota que será un recorte histórico, es decir, que va a ser muy, muy fuerte, va a ver una contracción del gasto muy severa.

Pero yo quiero decir algo: vamos a cuidar con todo que nuestros adultos mayores no tengan que pasar por ninguna preocupación. Les vamos a cuidar su dinero, les vamos a cuidar sus programas, vamos a cuidar que se atiendan bien, vamos a cuidar todo lo necesario. El gobierno es así, es para servirle a la gente y nosotros tenemos que estar en esta línea de servicio.

También quiero agradecerles, aunque estoy seguro que con el aplauso de ustedes como siempre es –y lo dicen los grandes y lo dicen todos los artistas– ese es el mejor pago que pueda haber, el aplauso de ustedes.

Pero, créanme que es muy importante reconocer a todos nuestros actores, actrices, cantantes que nos acompañan el día de hoy; están aquí de manera gratuita, no están cobrando, nosotros trabajamos con ellos y ellos nos ayudan. Eso me interesa mucho dejarlo claro y se los agradecemos como siempre, muchas gracias, muchas gracias de corazón, de corazón.

Bueno, quiero decirles otra cosa. El modelo que desarrollamos en esta Clínica Odontológica de Iztapalapa que está allá con Dione, en donde cada vez tenemos más pacientes porque llegan muchos de ustedes, muchos de los adultos mayores llegan allá a que les hagan sus placas, a que los atiendan.

Es un modelo muy bueno, pero nos dicen: “Pero, está en Iztapalapa y yo vivo hasta el otro lado, ¿qué hacemos?”. Vamos a hacer otra, ¿verdad? Vamos a hacer otra, ahora la vamos a hacer en Gustavo A. Madero para que estén, para que tengamos esta cobertura.

Y, ¿saben qué? Que estoy seguro que sí sigue siendo tan exitoso, después vamos a tener que hacer en otras partes de la ciudad este mismo modelo para poder atenderlos —también, hasta allá, también, vamos a andar en toda la ciudad pues, toda la ciudad, toda, toda—. También quiero recordar otra cosa, tenemos descuentos para ustedes en predial, solamente por el hecho de ser adultos mayores de la ciudad.

Hay transporte gratuito también en esta capital, eso a veces no se sabe. Le platico ahora a mis amigos los actores, las actrices. Ustedes a lo mejor esto no tienen por qué saberlo, no tendrían por qué estar tan interesados en este tema, pero es parte de la ciudad y quiero decirles que le damos el transporte gratuito a los adultos mayores.

Que trabajamos con ellos porque, pues esta ciudad tiene que ver por la gente, decimos que es la Capital Social, ¿no? Es la Capital Social, ¿o no? Pues si es la Capital Social, entonces tenemos que seguir trabajando así.

Ahora, vamos a entregar seis mil tarjetas. Estas seis mil tarjetas que tienen todos ustedes y que van a tener en sus manos deben tener ya recurso, como debe tener recurso, yo me voy a trasladar para aquel lado al finalizar el mensaje porque a partir de que demos ese botonazo ya tendrán ustedes todos sus depósitos en todas sus tarjetas.

Queremos que salgan de aquí y ya salgan con su dinero, con sus tarjetas abonadas, cargadas para que las utilicen. Mira, otra cosa porque les estamos entregando en la cajita ¬–no sé si en todas están¬–, ¿está en todas? O sea, ¿van a ir a los módulos? De acuerdo, esta tarjeta que estamos entregándoles y algunos ya les dimos también ¬–gracias¬–, algunos ya les dimos, les quiero platicar cual es la razón de ser de esta plaquita.

Esta placa es precisamente para que con tus datos, con los datos de la tarjeta, nosotros tenemos un número aquí en la placa, y para qué es.

Para que si te llega a pasar algo en la calle, nosotros sepamos con quien contactarnos, sepamos dónde vives, sepamos si tienes algún medicamento especial, si tienes algún cuidado especial, y nosotros podamos atenderte.

Me dicen: “Pero, ¿esto se usa?”. Bueno, el otro día que fuimos a Iztacalco, saliendo de ahí de Iztacalco, teníamos un adulto mayor perdido a cuatro cuadras de ahí, no sabía cómo regresar a su casa. Eso nos puede pasar en cualquier momento, no te avisa, es algo que sucede de repente, y nosotros queremos prevenir.

Y queremos decirte que utilices esto que se llama “Alerta Social”, además está de moda ¬–hay mucha gente que lo trae hasta de adorno¬–, pues si trae esta vinculación, es para servirte, es para atenderte, para que te podamos cuidar. Que mis adultos mayores traigan esta con ustedes y que nosotros podamos atenderlos bien.

Ahora, que para quien quiera otra presentación, también tenemos esta pulserita; si prefieren la pulsera, viene con el color de la Ciudad de México. ¿Por qué este color? Porque es de las mujeres, porque aquí cuidamos a las mujeres, que me perdonen ahorita los hombres, pero cuidamos a las mujeres y sí me gusta el color rosa y sí seguimos defendiendo el color rosa.

Nuestras auxiliares –todos los chalecos rosas que están aquí–, un aplauso porque es el contacto directo con los adultos mayores, todas nuestras promotoras, nuestras trabajadoras sociales.

Mi reconocimiento a todas las secretarías que estamos trabajando de manera conjunta con los adultos mayores, a Turismo, a la Procuraduría, Desarrollo Social, a Salud, que ahora tiene el programa “El Médico en Tu Casa”, ¿lo conocen?

“El Médico en Tu Casa” es para que nosotros vayamos a donde tú vives, y allá te atendamos de todo lo que requieras. “El Médico en Tu Casa” también es Ciudad de México, ahora ya lo tenemos en diferentes estados –creo que ya, ¿verdad?–, y en varios países.

Varios países están pidiendo “El Médico en Tu Casa”, que es tuyo, es de tu ciudad, así que con ustedes vamos a seguir creciendo, vamos a seguir. Y vamos para adelante.

Hoy me da mucho gusto decirles felicidades. Acaba de ser el Día de los Abuelos, quienes sean abuelos: gracias. Un beso a mis abuelos también, a mis abuelas. Y a ustedes todo mi cariño. Gracias a todos los que han hecho posible esto, a los jefes delegacionales, a los diputados, a todo mundo, gracias.

En la Ciudad de México, con la fuerza de los adultos mayores siempre vamos para adelante. Muchas gracias, que la pasen muy bien. Vamos a cuidar su presupuesto, y ahora vamos a cargar sus tarjetas para que de aquí se vayan a comprar lo que quieran.

Hoy como tienen la suerte de que sea 31 de agosto, en esas tarjetas va a estar depositado agosto, pero mañana ya está septiembre. O sea, que luego, luego van a tener. Cuídense mucho, que la pasen bien, hasta luego. Vamos a dar el botón.