8º. Seminario de Alimentación Escolar para América Latina y el Caribe

Fecha:24 ABRIL DE 2017

Lugar:Anfiteatro Simón Bolívar

Muy bienvenidos y bienvenidas todas y todos ustedes, me da mucho gusto saludarlos, saludarlas. Agradecer de manera muy cumplida la presencia del director General del Programa Mundial de Alimentos, porque con él tenemos un trabajo y tenemos un camino andado, tareas que nos hemos señalado como metas en la Ciudad de México, que hoy podemos estar compartiendo también.

 

De la misma manera, agradezco al presidente Ejecutivo de la RAE (Red de Alimentación Escolar de América Latina) por su presencia, por su acompañamiento y por todo el compromiso que estamos adquiriendo en esta suma de esfuerzos que acabamos de testimoniar.

 

A Laura Barrera, a la directora General de DIF Nacional, muchas gracias también por tu presencia, gracias por el acompañamiento y por la coordinación porque este es un esfuerzo que requiere de coordinación y requiere de trabajo conjunto.

 

Hoy también agradecemos por eso a la Universidad Nacional Autónoma de México,  con la presencia del director de la Facultad de Estudios Superiores de Cuautitlán; al tiempo que le envío un afectuoso saludo a nuestro jefe, al jefe de los universitarios, al señor rector de la Universidad Nacional Autónoma de México. Si fuera tan amable director, de hacerle llegar un afectuoso saludo a él.

 

A todos los que nos acompañan hoy, a este distinguido presídium, a esta mesa principal; muchas gracias a diputadas, a ministros, a viceministros, a directores de instituciones públicas que tienen relación con los alimentos.

 

A todos y cada uno de los estudiosos, a todos y cada uno de los académicos que nos acompañan el día de hoy y de manera muy particular, a todos los que nos visitan de otros países, de otras ciudades. Muchas gracias por estar en la Ciudad de México, muchas gracias por compartir con nosotros todo su conocimiento en esta tarea que para la ciudad es fundamental.

 

Están ustedes y déjenme poner un poco en contexto nada más para que sepan, porque a veces cuando llegamos a un lugar y como son estas tareas,  porque nos invitan a los seminarios y estamos tan ocupados en el trabajo que cuando nos preguntan: “oye ¿y qué tal estaba la ciudad?” “pues quién sabe hermano, eran como seis cuadras, porque nada más salíamos del hotel al seminario y del seminario al hotel”. Pero les quiero decir más o menos, están ustedes en una ciudad que tiene mil 500 kilómetros cuadrados.

 

Que a esta hora, más o menos, a las 12 del día se compone de entre 16 y 17 millones de personas que estamos conviviendo en diferentes tareas, casi seis millones de vehículos circulan en esta ciudad; así que si notan un poco de tránsito ya saben ustedes a qué se debe.

 

También quiero comentarles que esta es un ciudad que tiene varios sistemas de movilidad, ustedes van a observar desde los BRT, que aquí se llama Metrobús; hasta el Sistema de Transporte Colectivo Metro, con 225 kilómetros de Metro en toda la ciudad; tenemos uno de los Sistemas de Transporte Colectivo Metro más grandes o subway  más grandes de todo, del mundo.

 

Tenemos bicicletas también, para quienes quieran utilizar las bicicletas las pueden utilizar, tenemos un sistema compartido de bicicletas que resulta muy interesante en todas y cada una de sus estaciones.

 

Tenemos una ciudad que es la segunda ciudad más importante en museos, después de Londres, y la segunda en cartelera también teatral después de Nueva York. Hoy está en Reforma, muy cerca seguramente de algunos de los hoteles en donde ustedes se están quedando, una exposición de Dalí, por ejemplo.

 

Está en la calle, no la busquen en algún museo en específico, está sobre Reforma, no hay más que caminar ahí a lado, van a encontrar 20 piezas de Dalí que pueden observarse así, al aire libre.

 

Y aquí, estamos en uno de los edificios más hermosos que tenemos en la Ciudad de México. Este lugar que es administrado por la Universidad, por el Gobierno de la Ciudad y por supuesto, también en colaboración con la parte del gobierno Federal y que es custodiado por la UNAM y bueno, está lleno de historia.

 

Aquí desde que se conquistó a nuestros antepasados, a los que ocupaban precisamente lo que está aquí cruzando la puerta que es el Templo Mayor; si ustedes abren, van a ver unos vestigios prehispánicos que es el Templo Mayor. O sea, que a unos metros de distancia tienen ustedes esta parte que fue parte de la cultura de la época de la colonia. Como les decía, uno de los edificios más hermosos.

 

Si cruzan la calle encuentran los vestigios del Templo Mayor, del Centro Histórico, que además ahora lo encuentran ustedes con un pasaje que se llama “Las Ventanas” precisamente porque hay unas ventanas hacia la historia que ustedes pueden disfrutar en este paso y llegan a nuestro Zócalo que es pues esto, una reunión de la política del Gobierno de México, ahí está Palacio Nacional, la oficina o el Palacio Virreinal que es la oficina de la Jefatura de Gobierno y, del otro lado, la Asamblea Legislativa, donde está la sede, una de las sedes de los diputados de esta localidad y la Catedral de la Ciudad de México.

 

Si caminan unos metros más, van a llegar a una de las zonas más modernas de la Ciudad de México que es Reforma, en donde tenemos todo nuestro pasaje financiero y ya no les quiero seguir diciendo más cosas porque aquí muy cerca también está el Tenampa que es donde están los mariachis, donde está el tequila y donde no quiero que se me vayan a desbalagar porque si no el seminario va a perder la esencia.

 

Pero si tienen tiempo pueden dar una vuelta. Sé que habremos de atenderlos   con el Turibús para que conozcan de manera rápida pues todo lo que tiene la ciudad, pero aquí hay hasta a los que les guste el tema esotérico está el Mercado de Sonora en donde pueden darles una limpia de amor, pueden ayudarlos a conseguir todos aquellos sueños también con otras expectativas.

 

Así que hay de todo un poco. Pero volviendo a nuestro tema, la Ciudad de México también tiene 2.3 millones de niños y niñas que tenemos que atender, que tenemos que cuidar y que por eso hemos estado trabajando de manera integral.

 

Hemos estado construyendo un sistema de reforzamiento hacia los niños y las niñas en esta ciudad. ¿Qué hicimos? planteamos una ley que se llama “Ley de 0 a 6”. Esta “Ley de 0 a 6”, es una Ley que protege a los niños y las niñas de la Ciudad de México desde su nacimiento hasta cumplir 6 años de edad. Hay una cartilla de todos los servicios que tienen los niños y las niñas que de ninguna manera podrían quedarse sin comer en la ciudad porque ahí está garantizado ese derecho.

 

Está en Ley, no es un programa del Gobierno, es una Ley. De la misma manera y observando las buenas prácticas de otros países, hoy la Ciudad de México tiene un programa que se llama “Tarjeta Bebé Seguro” ¿cuál es esta esencia o de qué trata este programa? Es precisamente un empadronamiento de los bebés que en situación de vulnerabilidad, el Gobierno de la Ciudad les garantiza su alimentación. Es una tarjeta para comprar alimento hacia los bebés.

 

Esto no es nuevo, sé que hay en otras partes del mundo, pero la Ciudad de México lo tiene como una medida de reforzamiento. Lo hacemos en el momento mismo que entregamos las cunas, que esta práctica la observamos de Finlandia y que hoy entregamos a las mamás, las cunas para asegurar eso, que es el desarrollo de un bebé que no duerma en la misma cama con su mamá o con su papá porque hay lesiones o hay riesgos.

 

Entonces vamos construyendo todo un sistema de acompañamiento para garantizar el desarrollo. ¿Por qué la tarjeta “Bebé Seguro”?, es una tarjeta que solamente se entrega a partir del nacimiento y hasta el primer año, porque es cuando está la formación más importante desde el punto de vista médico de los niños y las niñas. Y ahí tenemos la necesidad de asegurarnos de que van a tener el mejor desarrollo, de que va a estar garantizada su alimentación. Con esa tarjeta pueden ir a las tiendas los papás, las mamás, y digo los papás porque también tenemos casos de papás solteros o de papás o de abuelitos que están enfrentando el cuidado de los bebés. Entonces esa tarjeta va directamente hacia eso.

 

Y bueno, en nuestra ciudad tenemos también otro tema que es la garantía con el programa de desayunos escolares. En el programa de desayunos escolares tenemos aproximadamente a 700 mil niñas y niños, 700 mil, porque como les decía esta es una ciudad grande y entonces así hay que trabajar. Todos los días se entrega este número de desayunos. Todos los días se está entregando.

 

Cuando finalizamos esta entrega en 2 mil 600 planteles de educación, son millones y millones y millones de alimentos que se han entregado a los niños y las niñas.

 

¿Qué estamos buscando ahora, en esto que se recorre semanalmente, que puede llevar hasta ocho mil kilómetros de distancia en lo recorremos en la Ciudad de México? lo que estamos buscando ahora es que estas 24 mil mamás y papás que nos ayudan en dos mil 600 Comités que equivalen a las escuelas; puedan encontrar cada vez una mejor nutrición.

Estamos caminando de la mano precisamente con el programa mundial de alimentación, estamos caminando de la mano de toda esta experiencia chilena en la RAE, estamos caminando de la mano con la ciencia y la tecnología, nuestros desayunos escolares están siendo evaluados y analizados.

 

Por eso la firma de este convenio que es tan importante con la universidad, porque no queremos solamente entregar un paquete de desayuno sino queremos garantizarle a los papás y a las mamás que ese paquete tiene una garantía nutricional.

 

Nuestra ciudad también enfrenta un problema de obesidad. México enfrenta un problema de obesidad y por eso tenemos que mejorar los hábitos y tenemos que mejorar la alimentación de nuestros niños y nuestras niñas.

 

¿Cuál es el reto que veo yo? El reto que veo es que no haya un niño y una niña, ni un niño, ni una niña en nuestro país que no tenga garantizada su alimentación, no podemos enviarlos a la escuela sino estamos garantizando su alimentación.

 

Aquí en la Ciudad de México desarrollamos un programa piloto que lleva como denominación “Aliméntate”. En ese programa piloto atendimos a las escuelas de mayor vulnerabilidad, llegamos con ese universo que si no mal recuerdo está alrededor de  20 mil niños y niñas.

 

Y esos niños en condiciones de vulnerabilidad; cuando les dimos de comer, cuando les forjamos hábitos de higiene, cuando los hicimos participar en actividad deportiva y cuando les inculcamos actividades artísticas, al final lo que tuvimos fue —evaluado, certificado por el Instituto Nacional de Nutrición— evaluado, certificado  con los indicadores.

 

Tuvimos un descenso en caries, tuvimos una mejoría sustancial en sus pesos, en su control de obesidad y lo más importante también, o digamos dentro de lo importante también, tuvieron un mejor aprovechamiento escolar, comprobado y lo que nunca se pensó es que estos niños, en condiciones vulnerables en escuelas pues que no tenían una gran capacidad para el desarrollo, tuvieran también actividades artísticas y de repente escucháramos a los niños tocando instrumentos musicales o desarrollando una pieza de teatro.

 

Eso fue todo lo que se hizo con la alimentación, por eso me parece que es tan importante y que nuestro país debería de focalizarse –ahora- en temas específicos, no vamos a cambiar a todo el país de un momento a otro, no vamos a cambiar todo el país solamente en un lapso de tiempo, pero si podemos enfocarnos en tareas específicas y esta es una muy importante.

 

Porque México tiene muchos privilegios y eso tenemos que aprovecharlo, estamos en un país en donde hay agricultura, en un país en donde hay mar, hay costas, en donde el clima es óptimo para poder generar los alimentos necesarios para tener un sistema nutricional de gran alcance. Por eso, vamos a estar trabajando muy de cerca con los expertos.

 

Hoy quiero decirles que la Ciudad de México está comprometida con la alimentación de los niños y de las niñas, yo sé que debemos seguir trabajando en esto. Tenemos un sistema de comedores en esta ciudad, que todos los días están entregando comida, a quienes no tienen dinero de manera gratuita y a quienes pueden pagar algo por 10 pesos, digamos 50 centavos de dólar puedes tener una comida completa en esta ciudad.

 

Ustedes van a comer estos comedores, creo que pasado mañana, conocerán exactamente de qué les estoy hablando y van a ver cuál es la calidad que tenemos. En esta misma tarea, hoy quiero anunciarles y comentar con ustedes que en este compromiso nutricional, estamos trabajando ya en un programa que la Ciudad de México estará impulsando de “Micronutrientes”.

 

“Micronutrientes” que van a ir acompañando a “Bebé seguro”, ya que garantizamos que un bebé este alimentado de 0 a 1 año, con esa tarjeta, esta cobertura que nos lleva la “Ley de 0 a 6”, vamos a irlo acompañando con esta tarea de los “Micronutrientes”.

 

“Micronutrientes” que están respaldados por UNICEF y que vamos a trabajar también con todo impulso aquí en la Ciudad de México, por eso yo estoy convencido que en este trabajo coordinado, como lo que estamos haciendo con Laura Barrera, en este trabajo coordinado con los diputados, con las diputadas y con los expertos internacionales, la Ciudad de México puede seguir avanzando y puede ser un motivo después de análisis para el cambio.

 

Es el segundo Congreso que se realiza aquí en la ciudad, es el segundo Seminario de Alimentación Escolar y nos da muchísimo gusto que estén en la capital de la República.

 

Miren no solamente lo dejamos en el terreno de los dichos, pasamos a los hechos y hoy ustedes están en una ciudad que, no obstante tener una historia de cientos de años, desde 1325, acá esta una escultura que está en la Plaza de la Fundación frente a la Suprema Corte de Justicia y ahí está pues todo esta historia que hay de que la fundación de la Ciudad de México se dio precisamente donde se observó a una serpiente siendo devorada por un águila que se posó sobre un nopal y cuando se encontró esta figura, se dijo: “ahí es donde se tiene que fundar, ahí es donde se va a fundar la Ciudad de México”.

 

Ustedes lo van a encontrar aquí cerca y no es una casualidad, pero desde 1325 que se fundó la Ciudad de México hasta ahora, no habíamos tenido una Constitución; hoy ya tenemos una Constitución; hoy con este Gobierno llegamos a tener una Constitución.

 

Y yo les quiero decir que el Artículo 9º de esta Constitución, de la Constitución de la Ciudad de México dice: Artículo 9º “Ciudad solidaria. Derecho a la alimentación y a la nutrición. Toda persona tiene derecho a una alimentación adecuada, nutritiva, diaria, suficiente y saludable; accesible, asequible y culturalmente aceptable, que le permita gozar del más alto nivel de desarrollo humano posible y la proteja contra el hambre, la malnutrición y la desnutrición. Las autoridades, de manera progresiva, fomentarán la disponibilidad, distribución, abastecimiento equitativo y oportuno de alimentos nutritivos y de calidad”. Sigue el artículo, pero esta es la esencia.

 

Es la esencia de la Ciudad de México, es con lo que queremos seguir trabajando y gracias a todos ustedes por la experiencia que aquí nos van a dejar y que aquí se va a aportar.

 

Es para mí verdaderamente grato dar la bienvenida a tantos expertos y expertas y decirle que la Ciudad de México está comprometida en esta lucha, en la lucha contra la desnutrición y por supuesto, garantizar que todos los niños y todas las niñas en su escuela vayan perfectamente alimentados para que tengan un mejor desarrollo en sus vidas.

 

Mucha gracias a todos y cada uno de ustedes, gracias, disfruten de la ciudad en todas las medidas. Me dio mucho gusto saludarlos el día de hoy.

 

Bueno, estos temas de la formalidad así son, así que hay que hacer la declaratoria inaugural —aunque hemos inaugurado ya los trabajos—; pero diría yo que, siendo las 12 horas con 33 minutos del día lunes 24 de abril de 2017 en este Antiguo Colegio de San Ildefonso declaro formalmente inaugurado el 8º. Seminario de Alimentación Escolar para América Latina y Caribe.

 

Enhorabuena, que disfruten y nos vemos muy pronto. Hasta luego.